Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Empeora la situación de los estudiantes

Nueve de cada diez estudiantes cuentan con el apoyo económico de sus padres.

(Keystone)

Nueve de cada diez estudiantes universitarios en Suiza trabajan o cuentan con la ayuda de sus padres. Las becas son insuficientes y cubren sólo una mínima parte de los gastos.

Según un estudio de la Oficina Federal de Estadística, la situación social de los estudiantes se ha deteriorado en las últimas décadas.

"Mientras el número de estudiantes en las escuelas superiores suizas aumenta año tras año, su condición social se degrada", declara el secretario de Estado para la Educación y la Investigación, Charles Kleiber.

Según un estudio de la Oficina Federal de Estadística (OFE), solamente un 16% de los estudiantes perciben una beca para cursar estudios superiores (universidades, escuelas politécnicas y altas escuelas especializadas) en Suiza. El problema es que con los fondos públicos no logran cubrir ni la mitad de los gastos de formación.

Los resultados de la encuesta, publicada este martes, reflejan las dificultades económicas que tienen los estudiantes: los gastos mensuales de los jóvenes en formación se elevan en promedio a 1.650 francos.

Los padres echan una mano

Para los que han abandonado el hogar familiar, el alojamiento representa la principal carga financiera, seguida de la comida, la ropa y la salud. Los gastos ligados directamente a los estudios (transporte, matrículas, gastos de estudios) oscilan entre el 20% y el 36% del total del presupuesto.

Los jóvenes no podrían cursar estudios superiores sin la ayuda de sus progenitores que los respaldan en nueve de cada diez casos. Ese apoyo representa más de la mitad de los recursos de los que disponen los estudiantes. Algo menos del 40% de su presupuesto proviene de una actividad remunerada.

"El hecho de trabajar ya no es una excepción para un estudiante, sino que se ha convertido en una norma. Durante las últimas décadas, el porcentaje de estudiantes obligados a trabajar ha aumentado de forma preocupante", explica Charles Kleiber.

En 1973 los universitarios cubrían con sus ingresos solamente el 17% de los gastos de su formación.

Disparidad social

No sorprende, pues, que subsistan grandes disparidades sociales en lo que se refiere al acceso a una formación superior.

Más de un tercio (36%) de los estudiantes tienen al menos un progenitor con un título universitario y solamente un 9% proviene de una familia que ha cursado únicamente la enseñanza obligatoria.

Mientras que esa proporción es del 23% en las altas escuelas especializadas (HES, por su sigla en francés), el número de estudiantes cuyos padres tienen una formación de tercer ciclo es del 42% en las universidades.

La representación desproporcionada de las clases favorecidas es especialmente patente en las carreras de Medicina y Farmacia (universidades), así como en Teatro y Música (HES), donde llega hasta el 50%.

Según el secretario de Estado para la Educación y la Investigación, "la precariedad de la situación social de los estudiantes amenaza el principio de igualdad de oportunidades para cursar estudios superiores, así como la calidad misma de la formación".

Armonización de las becas

Además, la situación social actual tiene como resultado que los estudios se prolongan en duración y, por ende, aumenten los costes de la formación. Por ello es imperativo revisar el sistema de becas.

"Con los nuevos ciclos de formación y de diplomas de las universidades suizas, los estudios son más intensos y a menudo más pesados. Para los estudiantes, será incluso más difícil compaginarlos con un trabajo", apunta Charles Kleiber.

"El sistema de becas actual es muy problemático, ya que hay que llamar a la puerta de los 26 cantones del país para conocer las sumas y estadísticas", agrega.

Estudiantes satisfechos

También la Asociación de Estudiantes de las Altas Escuelas Suizas (AES) reconoce que es imposible compaginar carrera y trabajo sin perjudicar la calidad de los estudios y prolongar su duración.

Para garantizar la igualdad de oportunidades se necesita aumentar los recursos destinados a la ayuda a la formación, según la AES. Hay que incrementar el número y el monto de las becas.

"Este estudio desmiente el mito según el cual los estudiantes son todos unos privilegiados y holgazanes", subraya Rahel Imoberteg, copresidenta de la Unión Suiza de Estudiantes Universitarios.

"En Suiza, han aumentado las disparidades respecto a las oportunidades de acceso a estudios superiores. Aunque pretenden contrarrestar este fenómeno, las becas no son suficientes", concluye.

swissinfo y agencias

Datos clave

En Suiza hay 10 universidades, 2 escuelas politécnicas y 7 altas escuelas especializadas.
En 2005 había más de 110.000 estudiantes matriculados en las universidades y los politécnicos suizos.
Los estudiantes inscritos en las altas escuelas especializadas eran casi 50.000.
Las mujeres representan el 48% del cuerpo estudiantil y los extranjeros el 23%.

Fin del recuadro

Contexto

Según el estudio de la OFE, realizado en el 2005 y basado en una encuesta a 20.000 estudiantes, el presupuesto medio de un estudiante universitario es de 1.650 francos mensuales.

Los padres asumen el 50% de los gastos de formación; el 40% proviene de una actividad remunerada y el 10% restante de becas.

El sistema de becas es competencia de los 26 cantones. Actualmente existen grandes diferencias de un cantón a otro.

El 36% de los estudiantes tienen un progenitor con un título universitario.

Fin del recuadro


Enlaces

×