Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

EMPRESA FAMILIAR Cuchillería con más de 160 años de historia

Forjar, afilar, aguzar. Detrás del corte preciso de una navaja suiza hay todo un saber hacer combinado con aceite y polvo. Visitamos el taller de Klötzli, donde una familia de cuchilleros domina el metal desde hace más de 160 años.

El olor es lo primero que se siente al entrar por la puerta de la fábrica Klötzli, ubicada en la zona industrial de Burgdorf, cerca de Berna. La nariz tiene la misma sensación que si estuviera en el taller de un cerrajero o un mecánico. Huele a hierro, acero, aceite y grasa. Y este olor nos acompaña hasta el final de la visita.

La empresa de cuchillería Klötzli está dirigida por la sexta generación de los Klötzli: Nina y Samuel. Nina se encarga de la administración, de la contabilidad y a veces también de las ventas en una de las dos tiendas que tienen en Burgdorf y Berna. Había trabajado en la hostelería, pero a los 34 años decidió hacer formación profesional como cuchillera. Su hermano Samuel se encarga sobre todo del marketing.

Utensilios como salidos del cajón de la abuela

Rita Beer trabaja en el montaje. Perfora los orificios en el mango de madera de un simple cuchillo de cocina; y una vez atornillada la hoja, se obtiene un cuchillo como aquellos que tenían nuestras abuelas. Una herramienta sencilla pero eficaz para frutas y verduras. Un utensilio discreto, no particularmente caro, pero resistente y sin plástico.

Entre los muchos productos del taller, destaca del resto una hoja con una forma rara. La mayoría conocemos la imagen solo a través de la publicidad: un quesero arroja una gran piedra de molino sobre la mesa, con una especie de taladro de quesos le hace un agujero, y saca un trozo pequeño, que analiza y saborea. Las cuchillas circulares para perforar el queso se fabrican aquí y se exportan a todo el mundo.

Afilar y aguzar

El taller familiar dedica gran parte de su trabajo diario a labores de mantenimiento. Afilan herramientas de precisión utilizadas en la industria y en el ámbito médico, por ejemplo. Y también, los cuchillos de cocina de chefs y cocineros aficionados.

En las estanterías del almacén hay hojas en bruto, navajas a medio montar y materia prima para los mangos de los cuchillos más nobles: piedra de luna, cuerno de ciervo, carbono. Hoy en día la empresa es conocida sobre todo por sus navajas hechas a mano: sobrias, impecables mecánicamente y no necesariamente baratas, según los modelos.   

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes