Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En la dieta helvética, maíz genéticamente modificado

Una nueva clase de maíz transgénico, de Monsanto, entra en el mercado suizo.

(Keystone)

Con la autorización de la Oficina Federal de Salud Pública (OFSP), el maíz "Mon 810", de la firma estadounidense Monsanto, entrará en las alacenas de los suizos.

La luz verde a la comercialización alimentaria de esa especie de maíz genéticamente modificado se produjo después que las investigaciones llevadas a cabo por la OFSP determinaran que la variedad del grano, resistente a la larva del insecto conocido como piral, "no representa ningún peligro para la salud del hombre".

La Oficina Federal de Agricultura también le dio el sí al producto que de esa manera también formará parte del menú de las especies animales.

El grupo Monsanto había solicitado el ingreso de su producto en los supermercados suizos desde 1998.

Para que las autoridades helvéticas concedieran el permiso fue necesario un acuerdo entre los sectores encargados de la medicina veterinaria, el medio ambiente y de la agricultura, que analizaron las posibles repercusiones del empleo del grano.

El maíz modificado "Mon 810" se incluye desde hace varios años en la lista de alimentos de humanos y animales en Estados Unidos, Canadá, Japón Argentina y la Unión Europea.

De acuerdo con la información proporcionada por la OFPS en el mercado suizo no se encuentra prácticamente ningún producto alimentario genéticamente modificado, a pesar de que especies transgénicas como el maíz Bt176 y Bt11 de Novartis, cuentan con la autorización necesaria para su comercialización.

Otros productos genéticamente con ese permiso son la soja de Monsanto y la vitamina B12 fabricada por el grupo Rhône-Poulenc y distribuida en Suiza por la firma Roche.

A pesar de la autorización para el comercio del Mon810, especie protegida por un gen de bacilo thuringiensis (Bt), introducido por manipulación genética contra la larva del piral del maíz, su cultivo sigue prohibido.

La empresa Monsanto debe garantizar la estabilidad genética de la especie autorizada así como de sus componentes.

Los productos alimentarios que contengan el Mon 810 tendrán que dar cuenta de ello en sus etiquetas y la vigilancia respectiva queda a cargo de los laboratorios cantonales.

swissinfo y agencias

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes