Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de archivo de Pablo Beltrán, representante de la delegación del Ejército de Liberación Nacional en sus diálogos de paz con el Gobierno colombiano, en una rueda de prensa en Quito, feb 16, 2017. El Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) acordaron disminuir la intensidad del conflicto, protegiendo a la población civil no combatiente e iniciando un programa de desminado, dijeron el jueves las partes al concluir el primer ciclo de la negociación de paz que realizan en Ecuador. REUTERS/Mariana Bazo

(reuters_tickers)

QUITO (Reuters) - El Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) acordaron disminuir la intensidad del conflicto, protegiendo a la población civil no combatiente e iniciando un programa de desminado, dijeron el jueves las partes al concluir el primer ciclo de la negociación de paz que realizan en Ecuador.

El presidente Juan Manuel Santos y el ELN, la segunda mayor guerrilla del país, comenzaron en febrero una negociación formal de paz con la que buscan un acuerdo como el alcanzado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que permita poner fin por completo al conflicto armado más antiguo de América Latina que ha dejado 220.000 muertos.

"El propósito (...) es proteger a las personas no combatientes y a la población civil, de los efectos que el conflicto armado les causa, mediante acciones o acuerdos de carácter humanitario, de conformidad con el Derecho Internacional Humanitario", dijo un comunicado conjunto.

Santos y el ELN acordaron iniciar un diálogo formal después de más de tres años de contactos en los que concertaron los temas de la agenda de negociación y la logística.

"Estas primeras semanas de trabajo ya empiezan a arrojar resultados concretos en términos de acuerdos y compromisos, lo cual no es algo menor", dijo el jefe del equipo negociador del gobierno colombiano, Juan Camilo Restrepo.

El ELN, que cuenta con unos 2.000 combatientes y es considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, es acusado de secuestros, asesinatos y ataques a la infraestructura petrolera y energética de Colombia, además de extorsiones a multinacionales petroleras y mineras.

"Hemos llegado a un punto de confluencia, vamos a hacer una parte de las conversaciones dedicadas hacer acciones de carácter humanitaria (...) eso significando que vamos a ir progresivamente creando un clima que baje la intensidad del conflicto", dijo de su parte Pablo Beltrán, máximo líder negociador del ELN.

El próximo ciclo de diálogos comenzará el 3 de mayo en Quito.

Santos, quien asumió la presidencia en 2010, ha apostado todo su capital político a lograr la paz en el país de 49 millones de habitantes. Los esfuerzos del mandatario, un economista de 65 años, fueron reconocidos en 2016 con el Premio Nobel de la Paz.

(Reporte de José Llangarí, Escrito por Alexandra Valencia, Editado por Manuel Farías)

Reuters