Navigation

Entre aislamiento y apertura al mundo

Cada romanche está apegado a su valle, a su aldea swissinfo.ch

¿A qué puede parecerse la identidad de un pueblo cuya lengua, extremadamente minoritaria, está además fragmentada en cinco idiomas locales?

Este contenido fue publicado el 23 agosto 2006 - 15:08

Detrás del espíritu provinciano que parece caracterizar esta situación se observa paradójicamente una cierta apertura al mundo a través del multilinguísmo.

El romanche ha sido y sigue siendo fagocitado por la presión económica y cultural suizo-alemana. Además es poco reconocido por los suizos de lenguas latinas, en particular por los de expresión francesa que a menudo consideran a los romanches como tránsfugas que se sumaron al mundo de lengua alemana.

Ahora bien, esta cultura muy minoritaria parece amplificada por el hecho de que el romanche está dividido en cinco idiomas ligados a regiones minúsculas con fronteras lingüísticas durante mucho tiempo casi impermeables.

¿Riqueza o freno?

Para un francófono, habituado a la idea del centralismo político y cultural, una lengua sirve sobre todo para comunicar. Aunque la riqueza cultural de la diversidad romanche es innegable no puede dejarse de pensar que este regionalismo lingüístico es también un freno en términos de comunicación y desarrollo.

Chasper Pult, experto romanche, lo admite. "Es una riqueza porque hay identificación directa con una región. Un freno porque la unidad romanche no es un hecho, sino que es más bien teórica. Sin embargo, en los últimos años, al margen de la mundialización, se comprende poco a poco que, como minoría, se debe tener una identidad común".

"En los Alpes es así: pertenecemos siempre a la aldea o al valle donde hemos crecido", dice Andrea Rassel, de la "Lia Rumantscha". "En la medida en que el romanche es una lengua nacional suiza nos sentimos pertenecientes a un grupo étnico de Suiza. Esperamos que el Rumantsch Grischun contribuya a desarrollar la identidad romanche como conjunto", agrega.

Ahora bien, en lo que se refiere a esta lengua unificada los romanches están actualmente en una fase transitoria con una generación que no la domina aún y otra que está en vías de adquirirla. "Y esta fase transitoria no puede durar mucho tiempo; no tenemos tiempo", subraya Chasper Pult.

Del repliegue a la apertura al mundo

Está claro: cada romanche está visceralmente apegado a su rincón de país natal. ¿Es posible, a pesar de todo, evocar una "identidad romanche" más general?

"Si encuentro a un romanche de otro valle en Zúrich o en los Estados Unidos, nos diremos que, más o menos, somos hermanos. Si lo encuentro en Chur no pasa nada. La identidad romanche es más bien una utopía", asegura Ursin Lutz, redactor jefe de la publicación mensual "Punts".

No obstante, algunos quieren creer en esta famosa identidad. Y quizás sea a través de un doble punto común que esta identidad se refleja mejor.

Por una parte –ya lo hemos dicho-, el apego exacerbado a las raíces, al perímetro cultural del nacimiento. Por otra, la apertura real que necesita la condición minoritaria. Este es un estado de espíritu que entre los romanches se traduce en su aptitud para emplear varias lenguas.

"Todos hablamos igualmente el alemán y a veces el italiano. Somos pues bilingües o trilingües y por consecuencia es difícil decir que somos típicamente romanches, incluso si, desde luego, tenemos nuestras tradiciones", indica Andrea Rassel.

Bernard Cathomas, director de la RTR, va más lejos: "El romanche es una lengua de identidad, de raíz, pero también de comunicación. Si se tiene como base el romanche se tiene una clave para las otras lenguas latinas. Puedo leer en español, en portugués, en italiano y en francés. Además, muy tempranamente se adquieren las dos bases: latina y germana".

No es un azar que el símbolo de la "Lia Rumantscha" es una llave.

Saber dónde situarse

Vivir en la condición de minoría no es anodino. Tiene un impacto en la concepción del mundo de cada individuo. "Ser romanche significa tener un sistema de coordenadas que permite situarse en un mundo globalizado y esto es una carta de valor para jugar. El hecho de hablar una lengua minoritaria al mismo tiempo que el francés o el inglés, da una seguridad para situarse mejor en el caos mundial", afirma Chasper Pult.

"Antes, los romanches se veían por contraste; minoría contra mayoría. Los suizos alemanes tienen el poder, son dominantes; ¿cómo entrar entonces en esta mayoría? Hoy se ha comprendido –sobre todo las jóvenes generaciones-, que no hay antagonismo, que se puede formar parte de una minoría y vivir en una perspectiva global internacional".

El punto de vista de este hombre de cultura no es necesariamente compartido por el hombre de la calle. (Leer "En busca del romanche"). Sin embargo, el sociólogo romanche Clau Solèr, lo corrobora.

"En el siglo XIX se quería copiar el alemán, tener todo como el alemán. Hoy esta tendencia aún existe parcialmente, pero la población se identifica más con el lugar donde se vive que con la lengua hablada. Todo lo que es local es identificable", señala.

swissinfo, Bernard Léchot
(Traducción :J.Ortega)

Datos clave

El romanche son en realidad cinco idiomas ligados cada uno a una región de los Grisones: sursilvano (Rin anterior), sutsilvano (Rin posterior), surmirano (valles de l'Alva y de la Gelgia), puter (Alta Engadina), vallader (Baja Engadina y valle Müstiar).

Desde 1982 existe una lengua supraregional, el Rumantsch Grischun (RG).

End of insertion

Bandera de los Gritones

La bandera del cantón de los Grisones está dividida en tres espacios que representan las tres "Ligas" históricas:

El primer campo está integrado por dos bandas verticales en color plateado, por la Liga Grise.

En el segundo, en azul y oro, figura la cruz del uno en el otro, por la Liga de las Diez Jurisdicciones.

En el tercer espacio, en color plata, destaca un macho cabrío alpino en color negro, por la Liga de la Casa de Dios.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?