Entre ente público y liberalización

En los últimos años el ente público ha perdido cuotas de audiencia.

(Keystone)

La nueva ley audiovisual se propone adaptar las normas a la realidad que reina hoy en el mercado.

La próxima semana comienza el debate en el Parlamento. Liberales y demócrata cristianos se oponen al proyecto.

Cerca del 90% de los hogares están equipados para recibir televisión por cable. Es la razón por la que los televidentes helvéticos tienen a disposición una cincuentena de canales, número que podría duplicarse con la creciente digitalización.

En el último decenio, el satélite e Internet han transformado completamente la comunicación electrónica. Hoy el mundo de los medios electrónicos está sometido a constantes cambios, lo que modifica también los hábitos televisivos de los usuarios.

En un país plurilingüe como Suiza, los televidentes están casi predestinados a sintonizar canales de televisión de Alemania, Francia, e Italia.

El mercado helvético es limitado. No puede ofrecer una variedad de programas análoga a la competencia extranjera y sufre las consecuencias de esta situación. La mayoría de los países europeos liberalizaron el sector televisivo a comienzos de los años 80. Desde entonces, los programas del ente público han ido perdiendo cuotas de audiencia.

Una ley para frenar la erosión

La nueva ley audiovisual se propone conservar una oferta amplia que garantice la calidad de los programas de producción nacional y una mayor audiencia.

Está descartado tocar el denominado canon (impuesto directo que pagan los televidentes y con el que se financia el ente público), incluso si es uno de los más elevados en Europa, y se quiere abrir el mercado a la competencia privada.

Esta apertura sería beneficiosa tanto para el ente público SRG SSR idée suiza, como para los canales privados de carácter local.

Muchos de los proyectos televisivos regionales lanzados en la Suiza de expresión alemana en los últimos años fracasaron, porque no disponían de medios suficientes para asegurar su supervivencia.

“El objetivo de la ley es crear mejores condiciones marco para los canales comerciales”, señala Martin Dummermuth, vicedirector de la Oficina Federal de Telecomunicaciones.

El segundo instrumento para respaldar a los canales privados es la publicidad, eliminando algunas disparidades con respecto a la competencia extranjera en la franja publicitaria y el ‘sponsoring’. Pues la ley actualmente en vigor impone restricciones que no conoce la competencia europea.

Entre otras medidas se prevé autorizar la publicidad de bebidas alcohólicas como la cerveza y el vino y aumentar las franjas horarias destinadas a la publicidad. En los canales públicos, en cambio, se mantendrán limitaciones estrictas y la radio seguirá sin espacios publicitarios.

La nueva ley no contempla, por el contrario, los nuevos medios tecnológicos como Internet. “Con la ‘neutralidad tecnológica’ del texto, se ha intentado mantener las puertas abiertas a la evolución que vivirán esos medios”, explica Martin Dummermuth.

Operadores en desacuerdo

El proyecto de ley es el tema central que debatirá el Parlamento suizo en la sesión de primavera. Pero el caso es que el texto suscita tal cantidad de críticas que es improbable que sea aprobado sin reticencia.

La ley consta de diez capítulos y más de sesenta artículos: “demasiados párrafos estropean el panorama televisivo”, según comentaba el diario ‘Neue Zürcher Zeitung’ en alusión al proverbio de que demasiados cocineros estropean el caldo.

Y tampoco los afectados directos están satisfechos. El ente público SRG SSR idée suisse no quiere que se reduzcan los espacios publicitarios en beneficio de los canales privados, evocando que tiene que repartir los ingresos de los que dispone entre cuatro regiones lingüísticas.

Las televisiones privadas, por su parte, sostienen que los ingresos de canon que perciben hoy no son suficientes. Y tampoco hay acuerdo sobre el tema de la publicidad: los canales privados quieren normas más liberales. Sostienen que el texto legislativo no contempla con la necesaria atención la nueva realidad del mercado.

Oposición

La semana pasada dos partidos de derecha lanzaron una cruzada contra la nueva ley que consideran demasiado burocrática, complicada y dirigista.

Además reforzaría sin crítica la posición de monopolio que tiene hoy el ente público, afirman. La Unión Democrática del Centro y el Partido Radical proponen remitirla al Ministerio de Telecomunicaciones que la ha elaborado, en lugar de debatirla en el Parlamento.

Tras varios años de discusiones, el proyecto parece estar en peligro. Todos quieren una comunicación electrónica nacional eficaz, con reglas en adecuada y constante adaptación a la realidad del momento, pero las posiciones son todavía muy divergentes.

swissinfo, Daniele Papacella y Christian Raaflaub
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

El ente público domina el mercado audiovisual suizo

Cuenta con 7 canales de TV y 17 programas de radio en 4 lenguas

swissinfo forma parte del ente público



Enlaces

×