Es "inútil" negociar con Estados Unidos, dice el presidente del parlamento iraní

El nuevo presidente del parlamento iraní, Mohammad-Bagher Ghalibaf, el 28 de mayo de 2020 tras ser electo afp_tickers

Negociar con Estados Unidos es "inútil", declaró este domingo el nuevo presidente del parlamento iraní, Mohamad-Bagher Ghalibaf, en su primer discurso oficial en la cámara, donde los conservadores disponen de una amplia mayoría.

Además, se refirió al caso en Estados Unidos de George Floyd, un afroestadounidense que murió durante su violento arresto por parte de la policía en el estado de Minnesota (norte), cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo y provocaron cólera y disturbios en varias ciudades del país y protestas en el exterior.

El nuevo parlamento "considera que las negociaciones y el apaciguamiento con Estados Unidos, eje de la arrogancia global, son inútiles y dañinas", dijo Ghalibaf.

"Nuestra estrategia frente al terrorista Estados Unidos debe ser terminar de vengar al mártir Soleimani", afirmó, en un discurso transmitido por la televisión.

Eso se logrará con la "expulsión total del ejército terrorista de Estados Unidos de nuestra región", agregó Ghalibaf.

El general iraní Qasem Soleimani, jefe de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución (ejército ideológico iraní), fue asesinado por Estados Unidos en Irak.

Irán debe mejorar las relaciones con sus vecinos y con "las grandes potencias que fueron amigas en los tiempos difíciles y comparten con nosotros relaciones estratégicas importantes", dijo Ghalibaf en otro momento del discurso.

Mohamad-Bagher Ghalibaf, de 58 años, ex jefe de policía, integrante de los Guardianes de la Revolución y alcalde de Teherán, entre 2005 y 2017, fue tres veces candidato a la presidencia.

En su discurso ante el parlamento, el nuevo presidente del hemiciclo fustigó a Estados Unidos por la muerte de George Floyd durante su detención en Minneapolis, lo que provocó protestas en todo el país que exigen justicia y denuncian los excesos de la policía, en particular contra los afrodescendientes.

Desde el lunes circula un video grabado por transeúntes que se volvió viral y muestra a un policía blanco de Minneapolis cuando derriba a George Floyd, y una vez en el suelo mantiene su rodilla sobre el cuello de éste durante varios minutos, mientras el afroestadounidense dice que ya no puede respirar, hasta que finalmente muere.

- "Gran Satán" -

Las tensiones entre Teherán y Washington no cesan de aumentar tras la retirada unilateral de Estados Unidos, en mayo de 2018, del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní, firmado en 2015, lo que supuso también la restauración de las fuertes sanciones estadounidenses que asfixian la economía de Irán.

La crispación llegó a su punto máximo a principios de enero, cuando el general Soleimani fue asesinado en un ataque de un dron estadounidense cerca del aeropuerto de Bagdad, lo que conmocionó a los iraníes al margen de sus divisiones políticas, aumentando el temor a un conflicto abierto entre ambos enemigos acérrimos.

Días después, Irán respondió disparando misiles contra bases en Irak que albergan a soldados estadounidenses, sin que Washington tomara represalias militares.

Galibaf denunció el sábado en un tuit "la estructura política, jurídica y económica" de Estados Unidos, que atiza "la guerra, la pobreza, la corrupción moral y fratricida en el mundo, así como el racismo, el hambre, la humillación, y 'asfixia con las rodillas' en su propio país ".

"¿Cómo podemos llamarlo de otra manera que no sea como el Gran Satán?", escribió, utilizando el término por el cual Teherán designa a su enemigo jurado. "Estados Unidos es la #fuente_del_mal. #GeorgeFloyd", agregó.

En la misma tónica se refirió el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, quien en un tuit también hizo un alegato contra el racismo.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo