Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Es difícil que los partidos pequeños lleguen al poder



Las encuestas prevén que los Verdes liberales estarán entre los vencedores de las próximas elecciones.

Las encuestas prevén que los Verdes liberales estarán entre los vencedores de las próximas elecciones.

(Keystone)

Desde hace un siglo, los grandes partidos en Suiza acaparan más del 80% del electorado y dejan solo migajas para las formaciones menores.

Pero en las elecciones federales del próximo 23 de octubre podrían surgir dos nuevas fuerzas políticas con posibilidades de consolidar sus aspiraciones a escala nacional.

En las elecciones federales de 1918, fecha que marca la introducción del voto proporcional en Suiza, el Partido Liberal Radical (PLR), el Partido Demócrata Cristiano (PDC), el Partido Socialista Suizo (PSS) y la Unión Democrática del Centro (UDC) conquistaron el 88% de los votos. Aunque la relación de fuerzas ha cambiado desde entonces, las riendas de la política suiza sigue en manos de los mismos cuatro partidos que cuentan con el apoyo de cuatro de cinco electores.

Decenas de otras formaciones políticas - desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha-, han intentado escalar el poder en el último siglo. Solo dos de ellas han logrado superar el umbral del 5% en dos elecciones consecutivas.

Tal es el caso del Eslabón de los Independientes en los años 60 y 70, que hoy ha desaparecido de la política nacional. En los años 80 emergió el Partido Ecologista Suizo (PES) -los Verdes, que aprovechó la creciente sensibilidad medioambiental para obtener casi el 10% de sufragios en las últimas elecciones de 2007. Aún así, el PES permanece a la sombra de los ‘grandes’ que le siguen negando un escaño en el Gobierno.

Nuevo partido verde

Además de los cuatro principales partidos y el PES, siete formaciones políticas menores están actualmente representadas en el Parlamento. Pero los ‘pequeños’ disponen juntos de apenas una quincena de los 246 escaños. Según los sondeos sobre intención de voto, solo dos de ellos pueden aumentar su potencial electoral el próximo 23 de octubre.

Se trata, en primer lugar, de los Verdes Liberales (VL), un partido creado en el año 2004 por algunos disidentes del PES en el cantón de Zúrich que se oponían a la pronunciada línea izquierdista de su antiguo partido.

Los VL también luchan por una política más ecologista, pero en el ámbito económico y social defienden posiciones próximas a las de los partidos de centro. De acuerdo a su punto de vista, el medioambiente no se protege con prohibiciones e imposiciones, sino recurriendo a los instrumentos de la economía de mercado y respaldando a las empresas innovadoras en el sector de las energías renovables.

Los VL obtuvieron el 2,1% de votos en las elecciones de 2007. Desde esa fecha han logrado asentarse en una quincena de cantones y parecen estar en condiciones de conseguir un 5% de sufragios en los próximos comicios nacionales. Este partido propone un mensaje atractivo a los electores,  sobre todo a los jóvenes: preservar el medioambiente para las generaciones futuras, sin sacrificios en el ámbito económico.

Futuro incierto del PBD

Otra de las fuerzas emergentes es el Partido Burgués Democrático (PBD), surgido en 2008 tras la escisión en tres secciones cantonales de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora). El PBD agrupa al ala moderada de la UDC que consideraba demasiado intransigente la política que dicta la dirección del partido de derecha.

La nueva formación política se alinea en el centro, defiende posturas pragmáticas y respalda en particular los intereses de las empresas pequeñas y medianas. Provisto de una buena base electoral en muy pocos cantones, el PBD podría obtener un 3% de votos en los comicios del próximo 23 de octubre.

El futuro de este partido está estrechamente vinculado con la permanencia en el Gobierno de Eveline Widmer-Schlumpf, ministra de Justicia, quien hace tres años pasó a las filas del PBD tras ser expulsada de la UDC. Si logra conservar su cargo cuando las dos cámaras del Parlamento elijan a los miembros del Gobierno en diciembre, el BDP dispondrá de visibilidad mediática para ganar terreno en los próximos años. En el caso de una no reelección, riesgo de ser confinado en un rol marginal.

Electorado 'de nicho'

Dotados de recursos humanos y financieros inferiores de los que disponen las principales fuerzas políticas, los partidos pequeños aspiran generalmente a conquistar algunos mandatos parlamentarios en los grandes cantones donde están en juego numerosos escaños. Pese a e sus reducidas posibilidades de éxito, las elecciones federales siguen teniendo una gran importancia para ellos.

La campaña electoral también permite a los partidos menores atraer la atención y acrecentar su visibilidad en los cantones donde están presentes. Además, sus representantes pueden hacer escuchar su voz en el Parlamento y acaparar la atención de los otros partidos y de la opinión pública sobre temas específicos en los que fundan su visión política.

Visibilidad mediática

Dotati di risorse umane e finanziarie molto inferiori a quelle delle principali forze politiche, i piccoli partiti riescono generalmente a strappare dei mandati parlamentari soltanto nei grandi cantoni, in cui sono in palio numerosi seggi. Nonostante le scarse chance di successo le elezioni federali rivestono tuttavia una grande importanza anche per loro.

La campagna elettorale permette infatti anche ai partiti minori di attirare l’attenzione e di rafforzare la loro visibilità nei cantoni in cui sono presenti. Inoltre, i loro rappresentanti eletti possono far sentire la loro voce in parlamento e attirare l’attenzione degli altri partiti e dell’opinione pubblica sui temi specifici sui quali si fonda la loro visione politica.

la fuerza de los partidos

La política suiza ha estado tradicionalmente dominada por los cuatro grandes partidos del Gobierno: la Unión Democrática del Centro (28,9% del electorado en el 2007), el Partido Socialista Suizo (19,5%), el Partido Liberal Radical (17,7%) y el Partido Demócrata Cristiano (14,5%).

De unos años a esta parte, sin embargo, se observa un constante crecimiento del Partido Ecologista Suizo – los Verdes que ya ha logrado rozar el umbral del 10% (9,6%).

Otros dos partidos –nacidos de escisiones-, buscan espacios: los Verdes liberales (escisión de los ecologistas en 2004) y el Partido Burgués Democrático (escisión de la Unión Democrática del Centro en 2008). Según los sondeos, los Verdes liberales conseguirían en los comicios del 23 de octubre un 5% de votos y el PBD un 3%.

Los Verdes liberales cuentan actualmente con 7 representantes (5 diputados y 2 senadores), al igual que el Partido Burgués Democrático (6 diputados y 1 senador). Pero el PBD dispone de una ministra en el Ejecutivo (Eveline Widmer-Schlumpf, elegida para el cargo cuando era miembro de la UDC).

 

En el Parlamento también tienen presencia otros cinco partidos menores. Juntos abarcan el 5,5 % del electorado (uno a tres representantes cada cual).

En la presente legislatura son: Lega dei Ticinesi, la Unión Democrática Federal, el Partido Cristiano Social (todos de derecha) y el Partido Evangélico Suizo (de izquierda).

Fin del recuadro


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×