Navigation

ESTADIOS_Berna festejó su nuevo "Estadio de Suiza"

Modernidad y comodidad en el nuevo "Estadio de Suiza". swissinfo.ch

Cuatro años después de su demolición, y en el mismo lugar del viejo coloso, el legendario Wankdorf resucitó en el Estadio de Suiza.

Este contenido fue publicado el 19 noviembre 2007 - 18:40

Berna, la capital helvética, lo celebró durante 72 horas. Tras la fiesta espera el trabajo para rentabilizar el moderno complejo funcional.

Los festejos concluyeron al atardecer del lunes 1 de agosto. El día fue dedicado a las "puertas abiertas" para que miles de capitalinos apreciaran las nuevas instalaciones construidas en el mismo sitio donde hasta julio del 2001 se imponía su predecesor.

La celebración comenzó el sábado 30 de julio a la tarde, bajo una inicial persistente lluvia desplazada más tarde por el buen tiempo. Una variada oferta musical dentro y fuera del estadio amenizó estas jornadas. Lo cultural y lo deportivo fueron de la mano, anticipando el perfil futuro del Estadio de Suiza.

Además de escenario dotado con 32.000 butacas para los partidos de fútbol -donde el dueño de casa Young Boys (YB) jugará de local-, el coloso servirá también de lugar de conferencias, actividades culturales para todo público. Para sus múltiples fines cuenta con escuela, ambientes de oficinas, almacenes, así como un gran centro comercial que será inaugurado el próximo 24 de agosto.

Un complejo importante

Positivamente sorprendido por la calidad del estadio, Roberto Sensini, –leyenda del fútbol argentino y actual capitán del plantel italiano Udinese–, se mostraba entusiasta. "Es muy lindo, un complejo importante...estuve recorriendo también las inmediaciones y es sorprendente la oferta que tendrá: restaurantes, comercios, escuela...", enfatizaba en entrevista exclusiva con swissinfo.

Pocos minutos antes había concluido el campeonato triangular internacional de inauguración, que se adjudicó el Udinese. Ante más de 20.000 espectadores la escuadra transalpina, ubicada 4ta en el último campeonato nacional italiano –y por eso con posibilidad de acceso a la Liga de Campeones- había derrotado tanto a Young Boys de Berna y al Stuttgart de Alemania.

"Estoy convencido que este tipo de estadios le hace muy bien al fútbol...porque cuando se trata de instalaciones tan cómodas y seguras, la gente, incluso en familia, viene con muchas ganas a ver los partidos", subrayó categórico Sensini.

"¡Ojalá que cada equipo de fútbol pudiera contar con un terreno como éste!", señaló el defensor argentino, que a punto de cumplir los 39 años y con una carrera futbolística de más de dos décadas, anticipó a este corresponsal que se retirará definitivamente en el 2006.

"Recordar sin caer en la nostalgia"

"Es realmente maravilloso como complejo deportivo y marca el comienzo de una importante etapa para el fútbol suizo al tener un estadio tan hermoso aquí en Berna", subrayó en diálogo exclusivo cono swissinfo Ralf Zloczower, presidente de la Asociación Suiza de Fútbol y ex-dirigente del club capitalino durante 8 años.

"Cuando miro este terreno me vienen muchas imágenes emotivas de momentos que viví: por ejemplo la final histórica de la Campeonato mundial de 1954 cuando Alemania derrotó a Hungría y yo, como estudiante, ayudaba a ubicar la gente, así como un partido muy simbólico en 1942, en plena guerra mundial, entre Suiza y Alemania, al cual vine con mi padre", recuerda Zloczower. "Me pone un poco triste pensar en todo eso y no ver más al viejo Wankdorf", subraya.

Alrededor del antiguo estadio -que tenía capacidad para más de 60.000 espectadores- se vivió una parte significativa de la leyenda del deporte helvético y europeo de la segunda mitad del siglo pasado.

La final de la Copa Europea de 1989 donde Barcelona derrotó al Sampdoria de Génova; o los partidos clasificatorios para los mundiales donde participó Suiza; o el Benfica-Barcelona de 1961...Así como todas las finales de la Copa Suiza entre 1937 y el 2000, con una pequeña pausa en 1947.

A pesar de toda esa historia, "no hay lugar para la nostalgia" enfatiza el presidente de la Asociación Suiza de Fútbol. Quien deja rápidamente de lado los recuerdos del pasado para lanzarse en el futuro.

"Es un gran logro todos los nuevos estadios que se han construido en Suiza y los que están en proceso. El fútbol profesional moderno vive de este tipo de complejos, sin los cuales es casi ya imposible practicarlo", precisa el alto directivo.

El lugar de las futuras finales de la Copa Suiza queda como un dossier abierto y pendiente, explica Ralf Zloczower. Se deberá decidir en los próximos meses. "No puedo decir que siempre se jugará en Berna como en el pasado...Lo que hoy puedo asegurar es que algunas de las copas, como mínimo, se realizarán en este terreno"

Precios caros

Joven estudiante bernés, Daniel Steffen es un fanático del deporte. Juega en uno de los clubes capitalinos y se asoció a la fiesta del nuevo complejo deportivo, trabajando los tres días como empleado en uno de los puestos de comida.

"Sin duda es muy hermoso como estadio, grande, cómodo. Me gusta. Tiene espacio. Es maravilloso que en una parte del mismo no haya alambres que separan la tribuna del terreno. Tal vez es un inconveniente para los hinchas más activos que saltan y cantan que no haya ningún espacio de pie en la tribuna, todo son lugares sentados" subraya encantado.

En cuanto a la asistencia mediana de los dos primeros días de festejo dentro del estadio, "pienso que es normal, ya que los precios eran muy caros, especialmente para los jóvenes que no tienen todavía ingresos" señaló críticamente Steffen recordando que la entrada costaba 100 Francos.

"Seguro que en los partidos de campeonato, a partir del sábado próximo (6 de agosto) habrá más concurrencia porque los billetes serán normales", anticipa.

"Los precios son relativos", explica por su parte a swissinfo Steffan Stauffiger, portavoz y responsable de prensa de Young Boys, quien explica que en la entrada estaba incluido el regalo de un reloj de marca.

Se seguirá mejorando

Lo más importante, señala Stauffiger, es que finalmente "el estadio está abierto y funcionando". Lo que se vivió este fin de semana en el ámbito deportivo fue sólo "de carácter amistoso". Ahora vienen "los grandes desafíos para el equipo local. Hay que ganar los puntos".

Después de esta apertura "vienen los grandes retos para nosotros". Mejorar todos los aspectos, desde el funcionamiento del estadio hasta la atención de los medios de prensa pasando por la agilidad de la entrada de los espectadores, aunque "no puedo hacer une evaluación completa porque no pude seguir todos los sectores...Sin duda sacaremos conclusiones para mejorar".

"Pienso que en septiembre-octubre, después de 4 o 5 partidos como locales, podremos sacar las conclusiones definitivas. Por el momento todo es muy fresco", enfatiza Stauffiger. Berna dijo sí a su estadio. Luego de la fiesta...el trabajo

swissinfo, Sergio Ferrari

Contexto

Con tres días de festejos, la capital Berna celebró su nuevo "Estadio de Suiza", construido en 4 años, en el mismo lugar donde se emplazaba el legendario Wankdorf.

Autoridades nacionales , entre ellas Samuel Schmid, presidente de la Confederación, estuvieron presentes en los festejos.

Además de la múscia, una jornada de puertas abiertas y un triangular de fútbol, donde participaron Young Boys, Stuttgart (Alemania) y Udinese (Italia) incluyó el programa.

Stéphane Chapuisat, delantero de fama internacional que jugó en Young Boys del 2002 al 2005, marcando 53 goles en 103 partidos, fue designado por un jurado especial, como "el mejor jugador de YB de todos los tiempos".

El estadio no se llenó en las dos primeras jornadas.
El precio por billete era relativamente caro, especialmente para los más jóvenes. En el tercer día, de puertas abiertas, gratuito, miles de capitalinos llegaron para conocer el nuevo estadio.

El Estadio de Suiza, que costó 350 millones de francos, constituye un centro multifuncional, con salas de conferencias, restaurantes, espacios amplios para grandes eventos culturales. Un amplio centro comercial abrirá sus puertas en la tercera semana de agosto.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo