Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Estudian en Washington delitos financieros

Revisan procedencia de fondos para terrorismo.

(Keystone Archive)

El Grupo de Acción Financiera para el Lavado de Capitales (GAFI) inició este lunes una reunión para analizar ilícitos vinculados con el terrorismo.

¿Los autores de los atentados del 11 de septiembre utilizaron los mismos métodos que las mafias para financiar sus acciones? En otras palabras, ¿incurrieron en tráfico de drogas, extorsión, secuestros o contrabando?

Los 29 países y gobiernos miembros del GAFI, entre los que se encuentra Suiza, trabajarán durante 3 días, a partir de este lunes, sobre el tema.

La reunión, convocada de urgencia, cuenta entre sus oradores con el secretario del Tesoro estadounidense, Paul O'Neill., un cercano colaborador del presidente George Bush, quien declaró alguna vez que la lucha contra los paraísos fiscales no era una prioridad para su país.

Considerado como muy dependiente de los principales países que lo integran, el GAFI ha perdido gran parte de su credibilidad. Francia, por ejemplo, intervino para tachar a Mónaco de la lista de países que no cooperan. Por su parte, Gran Bretaña protegía a la isla de Man y y las islas anglo normandas.

Sin embargo, ese organismo internacional posee excelentes especialistas. Mucho antes de los atentados del 11 de septiembre, el grupo había iniciado investigaciones en torno al lavado de dinero de acciones terroristas. En su informe 2000-2001 constata que los métodos elegidos no difieren generalmente de aquellos que son practicados por los criminales vulgares.

Apoyos financieros multiformes

Sin embargo, los grupos terroristas disfrutan también de donativos y contribuciones, de fondos procedente de actividades comerciales legítimas e inclusive, en ocasiones, del apoyo directo de ciertos Estados.

En todos esos casos "los países concernidos corren el riesgo de no poder recurrir a la legislación antilavado para ayudar a los investigadores a buscar el origen de los capitales".

Durante esta reunión plenaria, el GAFI pretende debatir particularmente los métodos para seguir la pista de los fondos destinados al terrorismo y, por supuesto, para bloquear el dinero.

Según el FBI los atentados del 11 de septiembre habrán costado apenas 200.000 dólares, una gota de agua en comparación con los montos que arroja el tráfico de drogas o la corrupción.

Ian Hamel

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes