Estudiar para conseguir un empleo

La enseñanza en Suiza es selectiva pero orientada a conseguir un empleo. RTS

El sistema educativo suizo, basado en cinco niveles y sustentado en filtros de selección, dirige a los estudiantes hacia oficios y profesiones en los que tendrán oportunidades laborales.

Este contenido fue publicado el 05 octubre 2004 - 14:28

Ante los cuestionamientos, refuta: el nivel de desempleo suizo es de 3,7% contra 10% promedio de los vecinos de la UE.

Cada año, unos 195.000 niños inician en Suiza una “maratón” educativo que para la mayoría durará 15 años y para el resto, entre cuatro y seis años más.

El objetivo de todos es el mismo: ir desde la alfabetización básica hasta el oficio o profesión que les permitirá incorporarse a un mercado laboral que hoy tiene 4,2 millones de integrantes y que es cada vez más competitivo.

Y como nadie tiene 100% garantizado un empleo o un sitio como empresario, el sistema educativo suizo ha trazado una estrategia política que busca que los egresados corran el menor riesgo posible de engrosar las filas del desempleo.

En Suiza, 4 de cada 100 trabajadores está en paro en el 2004; en los países vecinos de la Unión Europea, la proporción es de 10 de cada 100, según datos de la autoridad estadística del Eurostat.

La particularidad del sistema educativo suizo está sin duda en que tiene tantos esquemas de enseñanza como cantones tiene la Confederación; es decir, 26.

Algunas voces del Partido Radical, uno de los cuatro integrantes del Consejo Federal, han sugerido en estos últimos días la posibilidad de lanzar una iniciativa para uniformar la educación dejándola en manos del gobierno federal.

Tal idea no pasa, por ahora, de ser eso: una idea.

Una educación “global”

“La convulsión económica y técnica que vive el mundo impone nuevos retos a la educación suiza; lo que obliga al país a reconsiderar estructuras y contenido de los programas”, afirma la Oficina Federal de Estadística (OFS) en sus “Indicadores sobre la Enseñanza 2004”.

Esto explica también que los 26 cantones nacionales apliquen una serie de controvertidos “filtros” que, desde la perspectiva familiar, pueden ser cuestionados por su rigidez, ya que desde temprana edad los profesores enjuician el potencial de cada estudiante.

Desde el punto de vista puramente económico, defienden una selección que busca preparar una fuerza laboral “a la medida” de las necesidades económicas dentro de un país y un mundo cada vez más globalizado.

Los cinco ejes

En Suiza, la educación se basa en el federalismo. Cada cantón define sus prioridades, programas y financiamientos.

No existe un Ministerio de la Educación como tal. Los esfuerzos comunes se coordinan a través de la Conferencia de los Departamentos Cantonales de la Educación (EDK).

Actualmente hay 1,8 millones de estudiantes de entre 4 y 25 años de edad en Suiza, y el sistema se basa en cinco grados fundamentales:

1)Preescolar: Inicia entre los 4 y 5 años, y puede durar uno o dos, según el cantón.

2)Primario: Comienza alrededor de los 6 años de edad y durará entre 4 y 6 años, según el cantón. Es la primera parte de la educación obligatoria.

3)Secundario I: Transcurre entre los 12 y 16 años de edad, aproximadamente, y constituye la segunda parte de la educación obligatoria suiza. Otorga cultura general y comienza a prepararlos para la formación profesional.

4)Secundario II: Sin ser obligatorio, es cursado por 83% de los estudiantes. Dura entre 3 y 4 años; y se desarrolla en escuelas de formación general (gimnasios, escuelas de madurez y escuelas de diploma); y en escuelas de formación profesional (directamente enfocadas a distintas disciplinas).

5)Terciario. Comprende la formación profesional superior, las escuelas especializadas de alto nivel, las escuelas pedagógicas y los politécnicos federales. Actualmente existen 100 escuelas de este nivel.

La ruda “supervivencia”

Eduardo Pardo tiene 38 años y nació en Zúrich. Es hijo de inmigrantes españoles, vive en París desde hace cinco años, pero recibió toda su formación en Suiza.

Entrevistado por swissinfo da su visión sobre el sistema educativo:
“No hay punto de comparación entre la educación suiza y, por lo menos, la española y la francesa, que son las que conozco.

“Yo hice el bachillerato superior de lenguas modernas en un instituto de Zúrich, y durante más de cinco años me levanté de lunes a viernes a las 6:15 horas para acudir a la escuela. Tuve que pasar las pruebas de selección –a través del promedio de calificación del grado secundario y un examen-. Y después, un periodo de prueba de tres meses en los que hicimos alrededor de 100 exámenes entre todas las asignaturas.

“Cada semestre era una prueba, si después de tres semestres alguien no daba resultados satisfactorios para el sistema educativo, sencillamente quedaba expulsado. En Suiza hay que valer para poder seguir estudiando. No hay otro camino posible”, detalla.

La inversión educativa

Suiza invierte alrededor de 5,5% de su Producto Interno Bruto (PIB) en educación, lo que implica unos 25.200 millones de francos suizos, según datos de la Oficina Federal de Estadística de Suiza (OFS).

Del gasto educativo total, 52% lo financian los cantones, 35% las comunas y el 13%, la Confederación.

Si acudimos a la estadística internacional, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ubica a Suiza entre los 30 países que más invierten en educación, con unos 11.000 francos suizos por alumno.

El resultado de toda esta estrategia política sobre el mercado laboral permite que el desempleo suizo sea equivalente a 3,7% de la población activa. El dato no es alentador, pero está lejos del 10% promedio que prevalece en las economías más poderosas de la Unión Europea, como Francia, Alemania o España.

Y aunque el esquema funciona con eficiencia, los cantones suizos y la Confederación tendrán que poner más atención y afinar sus programas, ya que en agosto del 2004, el desempleo afectó más a los jóvenes de entre 18 y 24 años, que a la población de más de 25.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

En el sistema educativo suizo:
380.400 alumnos están en etapa preescolar
418.700 cursan el grado primario
447.120 estudian el secundario I
433.212 se preparan en el secundario II
Sólo 15.000 alumnos obtienen anualmente el bachillerato.

End of insertion

Contexto

El sistema educativo involucra a 1,8 millones de estudiantes
Se basa en cinco grados de formación que dirigen a los alumnos -desde la adolescencia- al tipo de formación (técnica o profesional) en la que tienen más habilidades y obtendrán mejores oportunidades laborales.
Suiza es uno de los 30 países que más invierten en educación, según la OCDE.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo