Navigation

Al menos 2,3 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Tigray

Este contenido fue publicado el 05 febrero 2021 - 12:49

Ginebra, 5 feb (EFE).- Al menos 2,3 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Tigray debido al conflicto que comenzó en esa región etíope hace tres meses, y el acceso a la zona sigue siendo muy restringido y dificulta la entrega de ayuda humanitaria, señalaron hoy agencias de Naciones Unidas.

"Una creciente cantidad de cargamento humanitario sí que ha podido llegar a Tigray, pero sin nuestros equipos y el acceso, no llegará a las personas que más lo necesitan, sobre todo en áreas rurales", declaró en rueda de prensa el portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Jens Laerke.

La asistencia humanitaria sí que ha podido llegar a la capital, regional, Mekele, y a los pueblos que están en la carretera de acceso a ella, controlada por las fuerzas del gobierno federal.

Sin embargo, el acceso a las zonas rurales, que no están controladas por el Gobierno y donde viven dos tercios de la población, está completamente bloqueado tanto para las agencias de la ONU como para las ONG, por falta de permisos por parte de las autoridades.

"Las negociaciones de la ONU con el Gobierno han resultado improductivas pero las autoridades entienden el deterioro que puede causar que se siga limitando la ayuda humanitaria", dijo Laerke.

La situación alimentaria es muy grave porque el conflicto comenzó durante la temporada de cosecha y se ha reportado la falta de productos esenciales en los mercados, lo que ha provocado grandes niveles de malnutrición, que ya estaba aumentando antes del combate por las consecuencias de la pandemia.

Por su parte, el portavoz de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Babar Baloch advirtió del deterioro de la situación de los refugiados eritreos, 20.000 de los cuales se encuentran en zonas donde no se tiene acceso, como los dos campos ubicados en el norte de la región de Tigray.

Unos 4.000 eritreos llegaron a los campos de refugiados del sur, donde ACNUR sí que está presente, y reportaron haber tenido que alimentarse con hojas de los árboles por la escasez de comida y haber presenciado matanza y secuestros por parte de personas armadas en los campos del norte.

También reportaron la presencia de fuerzas eritreas en la zona que están obligando a algunos de los refugiados a volver a Eritrea, mientras que otros han decidido volver dada la situación de inseguridad en Etiopía.

Más de 70 trabajadores humanitarios esperan en Addis Abeba a poder entrar en Tigray y distribuir ayuda, y algunos equipos de la ONU y de ONG han llegado a Mekele y están recibiendo permisos para moverse fuera de la ciudad, aunque su número es aún insuficiente. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.