Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Eurocopa 2004: difícil, pero Suiza puede llegar

(swissinfo.ch)

Rusia, Irlanda, Georgia y Albania son los rivales de Suiza en el grupo 10 de la fase eliminatoria para la Eurocopa 2004, a celebrarse en Portugal.

El sorteo de grupos se llevó a cabo este viernes en la ciudad portuguesa de Porto. La presencia de Eusebio, legendaria figura del balompié lusitano, europeo y mundial destacó el acto de la UEFA. No era para menos tratándose del máximo goleador de la Copa Mundial de Inglaterra en 1966.

Aparte del organizador, Portugal, sólo 15 de los 50 postulantes a una plaza podrán asistir a tan importante cita del fútbol continental.

Ausente de la próxima Copa del Mundo 2002, en Japón y Corea del Sur, Suiza tiene la mira puesta en la cita europea del 2004 en Portugal. Integrada en el Grupo 10, puede barajar posibilidades realistas considerando el poderío futbolístico de sus rivales.

No cabe duda que Rusia, la escuadra que finalmente impidió la llegada del plantel helvético a Japón y Corea del Sur, volverá a ser el escollo más difícil, al menos en teoría, porque en el deporte nada está escrito.

Tal vez por eso, el entrenador de la selección suiza, Köbi Kuhn, prefirió moderar el tono en el Centro de Congresos Europa Park de Santa María de Feira, sitio del sorteo en Porto.

"Podía ser peor. Imagínense si terminábamos en un grupo con Turquía, Inglaterra y Eslovaquia. Irlanda es cabeza de serie pero no está sobrevalorada; en cambio a Rusia la conocemos bien. Es una escuadra sólida, con un juego estable en casa y de visitante. Pero tampoco hay que desdeñar a Georgia y Albania, si tomamos en cuenta que en el pasado perdimos puntos ante escuadras del calibre de Azerbaiyán", precisó el técnico suizo.

El director técnico del plantel suizo puso énfasis en la necesidad de constituir un verdadero grupo humano, con suficiente capacidad futbolística y, sobre todo, con el firme propósito de luchar por una de las plazas vacantes.

Considerando el material humano actual, conformado por legionarios suizos enrolados en importantes clubes europeos y figuras jóvenes con suficientes argumentos deportivos, Kuhn podría repetir la hazaña lograda por Roy Hodgson, artífice de la única presencia suiza- por méritos propios - en un Mundial de Fútbol, el que se llevó a cabo en Estados Unidos, en 1994.

El pensar en la Eurocopa 2004 de Portugal no es una quimera, y aunque nada está escrito, Suiza tiene una posibilidad con bases concretas.

Juan Espinoza y agencias


Enlaces

×