Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Explicar antes de actuar

(Keystone)

La ley suiza contra el blanqueo de dinero rige desde abril de 1998, pero aún tropieza con algunas dificultades de interpretación, sobre todo en el sector parabancario. El Gobierno corrige las lagunas.

Un informe parlamentario de junio pasado calificó de "insuficiente" la aplicación de la ley contra el blanqueo de dinero. Conforme a esa evaluación, formuló 11 recomendaciones al Gobierno Federal para fortalecer la labor de la Autoridad de Control en Materia de Lavado de Dinero.

Dicha instancia, anclada en la estructura del Ministerio de Finanzas, se encarga de registrar y supervisar el funcionamiento legal de los intermediarios financieros, que pueden hacerlo previa inscripción en los Organismos de Autorregulación, AOR.

Para facilitar las tareas de control, el gobierno de la Confederación refuerza el número de efectivos de personal y las estructuras de organización de la Autoridad de Control en Materia de Lavado de Dinero.

Su plantilla será de 25 puestos de trabajo a tiempo completo. Por ahora son 23 las personas ocupadas en las cuatro secciones de dicha instancia de control.

El incremento de personal permite emplear toda la capacidad de trabajo en el tratamiento de solicitudes, pero aún persisten algunas incertidumbres acerca de la sujeción que deben todos los intermediarios financieros a la ley sobre blanqueo de dinero, precisó Dina Balleyguier, jefa de la Autoridad de Control.

Ilegalidad

"Según los datos que disponemos existen unas 600 empresas que practican una actividad de intermediarios financieros potenciales sin estar afiliados a un organismo de autorregulación, OAR, ni disponer de una autorización de la Autoridad de Control", anotó Dina Balleyguier para ilustrar que estas sociedades actúan de manera ilegal y corren el riesgo de ser sancionadas incluso con la liquidación.

"Algunos no están conscientes de que deben sujetarse a la ley contra el blanqueo de dinero", declaró a su turno Peter Siegenthaler, jefe de la Administración Federal de finanzas. La Autoridad de Control se limita, por tanto, a prevenir a esas sociedades antes de sancionarlas.

"Es necesario definir con exactitud lo que significa el deber de sujeción que tienen los intermediarios financieros. Sólo después de realizar el trabajo jurídico minucioso y de establecer la transparencia podremos actuar", enfatizó Siegenthaler.


Documentos futuros

La Autoridad de Control en Materia de Blanqueo de Dinero prepara una reglamentación para casos de menor importancia. Definirá los valores tope que permitan eludir a los controles obligatorios.

Asimismo toma decisiones de principio sobre las obligaciones legales que tienen quienes negocian con materias primas, según su naturaleza; o las de sociedades de domicilio que gestionan valores patrimoniales.

En las medidas futuras se considera igualmente la creación de una comisión de apelación independiente, que abordará las decisiones tomadas por la Autoridad de Control. Este hecho permitirá resolver el problema de las múltiples funciones asignadas al servicio jurídico del Departamento Federal de Finanzas.

swissinfo y agencias


Enlaces

×