Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

EXPOSICIÓN EN EL MUSEO NACIONAL La Heidi japonesa

Portadas de los dibujos animados japoneses de Heidi

Gracias a los dibujos animados japoneses Heidi es famosa en el mundo entero.

(Isao Takahata )

Cuando en cualquier parte del mundo alguien piensa en Heidi, lo más probable es que tenga en mente la versión japonesa. Los dibujos animados creados en Tokio han influido enormemente en la imagen del personaje creado por Johanna Spyri. El Museo Nacional en Zúrich dedica una exposición a la serie de la niña de los Alpes suizos, que fue muy popular en los años setenta del siglo pasado.    

Exposición “Heidi en Japón”

Del 17 de julio al 13 de octubre el Museo Nacional de Zúrich acoge la exposición “Heidi au JaponEnlace externo”, que analiza el encuentro entre las culturas suiza y japonesa y la génesis de los dibujos animados japoneses.

Fin del recuadro

De hecho, la heroína de esta historia debería haber sido Pippi Calzaslargas y no Heidi. Isao TakahataEnlace externo y Hayao MiyazakiEnlace externo, los fundadores del Estudio GhibliEnlace externo, trabajaban a principios de los años setenta en una película de dibujos animados sobre la joven sueca de trenzas. Los primeros bocetosEnlace externo estaban ya listos, pero Astrid Lindgren (la creadora de Pippi Calzaslargas) se negó a que su historia se plasmara en dibujos animados. Y hasta principios de la década de 1990 no cedió.   

Como alternativa, los creadores japoneses buscaron otra figura femenina europea: Heidi. En su juventud Isao Takahata (al igual que muchos japoneses) había leído el libro. Y es que los cuentos infantiles escritos en Europa se han traducido al japonés ya desde el siglo XIX. Heidi llegó a Japón relativamente tarde, en los años 20 del siglo XX, cuarenta años después de que Johanna Spyri hubiera publicado el original. Pero, a pesar del retraso, tuvo mucho éxito. 

El paraíso suizo

La historia se hizo muy popular como un idilio contra la modernización que se estaba extendiendo en Japón; ya que difundía la imagen de una Suiza en paz y armonía con la naturaleza.

Esta percepción estaba tan extendida que la feminista Nogami Yaeko, que había traducido Heidi al japonés, durante una estancia en Suiza, se indignó al saber que el país vendía armas. “Mientras nosotros los turistas soñamos con ver esta tierra en la que reina la paz, esta utopía aislada del resto del mundo, sus habitantes ensamblan en secreto ametralladoras y fabrican cañones y bombas”. Pero su visión no logró imponerse y Heidi se convirtió en una de las traducciones europeas más leídas en Japón.  

En los años sesenta, la industria de animación japonesa atravesaba una situación difícil. La competencia mermaba los beneficios por lo que los productores intentaron abrirse camino en el mercado europeo. Para ello, utilizaron historias susceptibles de atraer tanto al público japonés como al internacional. Heidi fue el dibujo animado estrella que abrió el mercado a las películas japonesas de animación.  

Escultura de Heidi de los dibujos animados

El dibujo animado de Heidi ha conocido una gran notoriedad internacional y ha sido traducido a 20 idiomas.

(Isao Takahata )

Los creadores de la serie Heidi, la niña de los AlpesEnlace externo, mantuvieron la historia original prácticamente intacta. Eso sí, se inventaron el perro San Bernardo Joseph como mascota [Niebla en España y Latinoamérica] y omitieron las escenas religiosas porque pensaban que en Asia no se entenderían.  

Gloria internacional  

La serie de dibujos animados ha alcanzado fama internacional: traducida a 20 idiomas, se ha difundido en muchos países. Con Heidi comenzó el auge de las películas de animación japonesas para niños. Esta serie tiene unos estándares altos de calidad, mientras que hasta entonces los dibujos animados se hacían, muchas veces, con pocos recursos y escasas imágenes.  

El éxito de Heidi permitió asegurar la financiación del ya entonces famoso estudio de animación Ghibli, que ofrecía producciones apreciadas en todo el mundo. Esta serie también originó, entre toda una generación de japoneses, una especie de nostalgia por Suiza. Cientos de miles de turistas nipones (incluso en períodos de crisis económica) visitan cada año Maienfeld: el pueblo de los Grisones considerado como la patria de Heidi.


Traducción del francés: Lupe Calvo

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes