Falta lado femenino en la construcción de túneles

Los mineros bautizan con frecuencia a las máquinas que cruzan los túneles con nombres femeninos. Keystone

Escasas son las mujeres que trabajan en las obras de los túneles de las nuevas líneas ferroviarias transalpinas. Es lo que constata un estudio coproducido por la historiadora Elisabeth Joris.

Este contenido fue publicado el 02 enero 2007 - 18:07

Santa Bárbara, patrona de los mineros y la prostitución, es una de las pocas figuras femeninas que aparecen entre la mano de obra predominantemente masculina. Entrevista.

swissinfo: ¿Cuáles son los aspectos más sorprendentes de sus investigaciones sobre más de un siglo de historia de la construcción de túneles en Suiza?

Elisabeth Joris: Primero, la complejidad de los lazos sociales que tejen la comunidad de los trabajadores, en un contexto provisional por definición. Sobre todo está la importancia del papel femenino en el sector de la mano de obra, pero también detrás de la actividad de los hombres: en el transcurso de las décadas, ésta se ha reducido hasta casi desaparecer.

Al sumergirme en ese universo, me di cuenta de que sólo las cuestiones técnicas y financieras se toman en consideración, en detrimento de los aspectos humanos y sociales. Incluso cuando las Obras de las Nuevas Líneas Ferroviarias Alpinas (NLFA) tienen una reputación que las coloca como la obra del siglo.

swissinfo: Actualmente, las mujeres se encuentran formando parte activa en todos los oficios. ¿Porqué para ellas siguen cerradas las puertas de las obras de construcción, particularmente esa de las NLFA?

E.J.: El mercado de trabajo divide aún como siempre los dos sexos. Incluso si las escuelas politécnicas federales hacen importantes esfuerzos para atraer a las mujeres hacia los oficios técnicos, ciertas profesiones permanecen casi exclusivamente en manos de los hombres.

A esto se suma que tenemos la imagen de un oficio de minero caracterizado por un duro esfuerzo físico, lo que ya no es del todo cierto. También aparece el carácter provisional de estas grandes obras, que generan una forma de nomadismo profesional, mientras que la gran parte de las mujeres siguen siendo el pilar central de la estructura familiar.

swissinfo: La evolución de la movilidad también ha provocado cambios, ¿no es así?

E.J.: Efectivamente. Antes, las esposas, hijas o hermanas acompañaban a los hombres a las obras en construcción lejanas. Entonces realizaban una actividad en segundo plano: cocinera, encargada de la limpieza o vendedora.

Actualmente, el auto, los enlaces ferroviarios rápidos y las compañías aéreas de bajo costo han transformado esos parámetros. Cuando un minero dispone de algunos días libres, parte a encontrarse con los suyos.

swissinfo ¿Hay algunas mujeres en las obras de las NLFA?

E.J.: Sí, pero son muy raras y sobre todo están presentes en el lado sur de la obra de base del Gottardo. Pienso en esa conductora de camión o en una ingeniera, ambas en el Tesino.

Pero no hay ni una mujer minera en todo el conjunto de sitios de las futuras NLFA. Además, aún persisten esos viejos clichés que dicen que la presencia de mujeres traería consigo la mala suerte a las obras...

Recordemos que los túneles son sólo son una actividad subterránea. Una parte importante de los trabajos de desarrolla en la superficie. Y allí es donde las mujeres encuentran con más frecuencia empleo, en los restaurantes para empleados, los kioscos, pero también en la comunicación o como guía de obra. Y, por supuesto, en la prostitución...

swissinfo: En el terreno político también se percibe que las mujeres aparecen raramente en el tema de las NLFA.

E.J.: Allí se refleja aún cómo se encuentran cerrados los sectores propios de ambos sexos. En la política, las mujeres se encuentran muy presentes en los desafíos de la política social, cultural o de la formación. Las cuestiones financieras y las grandes infraestructuras técnicas siguen siendo terreno de los hombres.

swissinfo: Regresemos al espacio subterráneo para hablar de esas grandes máquinas perforadoras de túneles que cruzan las entrañas de la tierra. Con frecuencia tienen nombres de mujeres.

E.J.: La máquina de la obra en Uri fue bautizada con el nombre de 'Gabi', porque Gabi Hutter, miembro del gobierno de Uri, es la madrina de la obra. Esas maquinas llevan nombres femeninos relacionados con los países donde han sido instalados o en razón de la fuerte presencia de obreros de una cierta nacionalidad, como 'Sissi', para los mineros austriacos.

También se puede observar una connotación erótica. El hecho de perforar y explorar una montaña aún virgen es un acto altamente simbólico que recuerda la tensión y el temor que puede caracterizar el primer acto sexual de una mujer.

swissinfo: A propósito, hay una figura femenina muy presente, la de Santa Bárbara, la patrona de los mineros.

E.J.: Santa Bárbara debe proteger a los trabajadores de los peligros propios de la obra en la montaña, que siguen siendo muy numerosos.(Durante las labores para las NLFA ya han perdido la vida siete mineros.)

La importancia de Santa Bárbara, que se recuerda cada 4 de diciembre, se explica por el hecho de que durante varias décadas, la gran mayoría de los mineros que trabajaban aquí venían del sur de Italia.

swissinfo: Esta paradoja, entre la santa y las prostitutas, que puede uno imaginar que son numerosas en las regiones de las obras, no le sorprende un poco?

E.J.: Uno oscila entre la tentación y la pureza, entra Eva y María. Sí, se trata de una paradoja pero, que se inscribe en una cierta continuidad cultural. Es cierto que la prostitución está presente cerca de las obras pero, ya que ningún estudio ha analizado el comercio del seco al margen de la NLFA, prefiero no hacer comentarios sobre el tema.

Quiero decir que estoy convencida de que el fenómeno no desaparecerá con la inauguración de los túneles, en el Tesino como en el Valais. Mientras los trabajos continúen, la clientela local puede al menos hacer creer que la prostitución sólo concierne a los trabajadores de las obras.

Entrevista swissinfo, Nicole della Pieta
(Traducido del francés por Patricia Islas)

Sobre la autora

Elisabeth Joris es historiadora. Es coautora del libro 'Tiefenbohrungen. Frauen und Männer auf den grossen Tunnelbaustellen der Schweiz, 1870-2005', Baden 2006, 268 páginas. La investigación fue realizada por encargo de Pro Helvetia.

De origen valesano, Joris vive desde hace cuarenta años en Zúrich.

Se desempeña como encargada científica del proyecto T.romm, el proyecto internet interactivo lanzado por la Fundación suiza por la Cultura, Pro Helvetia.

T.room es un proyecto para las mujeres que viven y trabajan en las regiones afectadas por la construcción de las nuevas líneas ferroviarias alpinas del Gotardo y del Lötschberg.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo