Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ferrocarriles suizos preparan una celebración discreta

Los ferrocarriles helvéticos recuerdan su siglo de vida

(Keystone Archive)

En el umbral de su centenario, los Ferrocarriles Federales Suizos, FFS, prefieren concentrar su atención en el futuro en vez de mirar el pasado.

El jefe de la empresa, Benedikt Weibel, considera que cuando los FFS cumplan 125 años de vida, allá por el 2027, la gente podrá ver el pasado y constatar que los últimos 30 años presenciaron la transformación de la red de ferrocarriles de Suiza en un sistema moderno, capaz de cumplir las exigencias del siglo 21.

Eso significa que el próximo año no habrá actos de ostentación para marcar el acontecimiento. Tal actitud no causa gran sorpresa.

"Una de las razones son los solemnes actos realizados en 1997 para destacar el 150 aniversario de los ferrocarriles en Suiza. Además se aproxima la Exposición Nacional 2000, evento que tendrá muy ocupada a la empresa. Por eso pienso que nuestra misión es mirar al futuro y no pensar demasiado en el pasado", declaró Weibel a swissinfo.

Servicios mejorados

Una de las tareas de los Ferrocarriles Federales Suizos es llevar adelante los preparativos para la segunda fase del proyecto denominado "Rail 2000", cuya finalidad es mejorar los servicios con más trenes, menos tiempo de viaje y mayor comodidad.

En algunas rutas muy frecuentadas, por ejemplo entre Berna y Zúrich, ya se han introducido cadencias de cada media hora.

"En ciertos tramos intensos estamos pensando incluso incorporar, en el periodo 2010-2020, trenes cada cuarto de hora", precisó Weibel.

Los costos proyectados de la primera fase de "Rail 2000" se elevan a 6.000 millones de francos, y para la segunda etapa, se calcula una suma similar.

Perforación de túneles

Además de Rail 2000, se ejecutan otros proyectos de infraestructura, entre ellos la perforación de dos túneles en el Gotardo y Lötschberg, con el fin de descongestionar el tránsito que une el Norte con el Sur, sobre todo acrecentando el tránsito de camiones por Suiza en tren.

"La utilización de nuestras ambiciones exige sacrificios... tenemos que hacer inversiones enormes para el transporte de carga en una época en la que el futuro de la economía es incierto y la competencia aumenta", sentenció.

"Sobre todo espero que podamos desarrollar el corredor de carga Norte-Sur, porque ahí tenemos una tarea inmensa que no sólo atañe a Suiza, sino también Europa", añadió.

Agenda completa

La agenda de los Ferrocarriles Federales Suizos para el futuro no es poca. Debe definir con la Confederación los objetivos de rendimiento y el tope de los gastos. La segunda fase de la reforma ferroviaria se encuentra también en perspectiva.

Los Ferrocarriles Federales Suizos deben completar hasta 2004 la primera fase de "Rail 2000", así como consolidar y ampliar cinco redes de cercanías en áreas urbanas e incrementar el tráfico internacional en las zonas fronterizas.

Desde el punto de vista presupuestario, la situación no es tan sencilla.

"Nuestros ingresos sufren a raíz de la declinación en la economía, pero las inversiones hechas cifran miles de millones; por ejemplo para financiar el nuevo material rodante, la renovación de 600 estaciones y el establecimiento del 'Centro de Control Ferroviario'", añadió Weibel.

"Nuestra almohada financiera no es muy mullida. No se trata de una situación nueva, sino de algo que ha surgido con el tiempo y debemos encarar otra vez".

Afición a los trenes

Con todo, Weibel puede estar satisfecho de que la mayoría de los suizos quiera a sus trenes.

"Con su masivo 'sí' al financiamiento de los transportes públicos, hace tres años, los suizos han dado un firme apoyo a la continuidad del desarrollo de la red ferroviaria," dijo.

A Weibel no le intimida ser el jefe de los FFS durante el centenario de la compañía. "No es mi primera consideración. Me preocupa siempre el futuro, y en una gran empresa como ésta no faltan problemas en algunas áreas. Mi tarea es asumir esos retos", precisó.

Preguntado si se imagina al frente de otra empresa de transporte, por ejemplo de una aerolínea, Weibel no duda al responder que los ferrocarriles son parte de su vida. "En realidad, lo he aceptado como mi destino y no imagino otra cosa".

"No creo que en otra parte del mundo haya una relación tan fuerte de la gente con los ferrocarriles. Tal vez sea porque no tenemos una industria automotor. Tener el apoyo de toda la población de Suiza es una sensación maravillosa", concluyó el jefe de los FFS.

Robert Brookes


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes