Navigation

Festival 'Blues to bop' en Lugano

Los ritmos del 'blues' inundan las calles de Lugano. www.bluestobop.ch

En el malecón del lago de Lugano comienza este jueves el espectáculo: 60 horas de música 'Blues' interpretada por un sinfín de grupos que eligieron esa cita anual para dar a conocer nuevas creaciones.

Este contenido fue publicado el 29 agosto 2002 - 13:32

Con la edición 2002, 'Blues to bop', celebra quince años de presencia ininterrumpida en el Tesino.

Para la celebración, decenas de grupos y de solistas que pasaron por los foros de Lugano antes de conocer la fama internacional, regresan ahora deseosos de renovar la afectuosa y familiar atmósfera de este región suiza de habla italiana.

El de Lugano es un público exigente pero generoso, dispuesto a dejarse contagiar dócilmente por los ritmos del 'Blues' en todas sus variaciones, y a terminar bailando gozoso por las placitas de la ciudad a las tres de la mañana.

El director artístico del Festival 'Blues to bop', Norman Hewitt, declaró a la prensa que "la fidelidad de la manifestación a la más pura tradición del Blues" no significa que "asistiremos a reproducciones pasivas de la música que se está tocando ahora".

"Conozco a los blueman y a los grupos que vendrán", añadió Hewitt, "y les pedí que prepararan ejecuciones originales para nuestro festival. Además, los bluistas suelen darse a la improvisación cuando uno menos se lo espera".

Una deliciosa mezcla

De hecho, el 'Blues' es imprevisible, como lo ha sido su historia, simple y complicada al mismo tiempo, iniciada en el Mississippi, en Memphis y en Chicago. La mezcla de 'Country', 'Soul' y cantos religiosos sentó las bases de lo que hoy llamamos el 'Blues'.

La primera catadura de buen vino musical tendrá lugar bajo los portales de la plaza de Morcote, a las afueras de Lugano, con el grupo de Jim Sullivan, el guitarrista inglés con más discos registrados en la historia del 'Blues' (más de mil best-sellers).

Ahí estará también Big Joe Louis, un genuino representante del 'Blues revival', de irresistible energía.

El viernes (30.08) la plaza más bella de Lugano, 'Piazza Riforma', se engalanará con la presencia del gran Zach Prather, procedente de Chicago y considerado la espina dorsal de la más actual de las músicas afro-americanas.

Zach comenzó su carrera en los 70, con influencias de los 'Rolling Stones' y de los artistas de la 'British invasion', luego conoció a Willie Dixon en Los Ángeles y más tarde se trasladó a París.

En Suiza es un artista apreciado y, desde luego, una razón más para no perderse el 'Blues to bop' de este año.

Debuta en el festival de Lugano el grupo tesinés 'Wave flow' (algo así como "ondas desbordantes"), centrado en el 'Blues', pero sin desdeñar el 'Jazz' ni la 'Roots music'. Sus miembros se propusieron presentar música de su autoría.

Una voz que surge en España

El 'Blues to bop' de este año tendrá su dosis de música clásica con el trío de Claire Powell, soprano de origen española, nacida en Inglaterra.

Claire comenzó su carrera a los 14 años en los clubes de música 'folk' y estudió después en la prestigiada 'Royal Academy of Music', de Londres.

No obstante los éxitos de su carrera operística, Powell recuerda con cariño sus primeros años.

De ahí que aceptara con gusto la invitación de Lugano, donde nuevamente hará gala de su voz, su notable presencia escénica y su original lectura de textos clásicos, adaptados para esta ocasión particular.

En vista de la amplia oferta del festival, lo ideal sería poseer el don de la ubicuidad para poder regalarse con todas sus delicias.

'Blues to bop' es una cita musical a la que habría que invitar a todos los amantes de los ritmos modernos, cultos y menos cultos, pues no existe música en nuestros días -del 'Rock' a la 'Techno' y del 'Jazz' al frenesí Latino- que no tenga una deuda con el 'Blues'.

Lupita Avilés, Lugano

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.