Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fiesta Federal: Nyon coronó al nuevo rey de lucha suiza

Arnold Forrer (izq) destronó por puntos a Jörg Abderhalden (der).

(Keystone)

La victoria por puntos de Arnold Forrer ante el ex monarca de "Schwingen", Jörg Abderhalden puso epílogo a la Fiesta Federal de Lucha Suiza y Juegos Alpestres en Nyon. Más de 110.000 visitantes en tres días resume el eco de este acontecimiento popular que cada tres años amalgama,a su modo, deporte, cultura y expresión autóctona. El presidente Leuenberger ponderó su significado.

Lucerna acogerá la Fiesta dentro de tres años. Hasta entonces durará el reinado de Arnold "Nöldi" Forrer, luchador de 23 años del cantón de San Gall y camarada de club del depuesto Jörg Abderhalden.

Ganó por puntos, y ahí radica la particularidad de esta disciplina muy helvética. El torneo se realiza en ocho "vueltas" o rondas de siete minutos. Los casi 300 luchadores asistentes a esta cita importante, repartida en siete ruedos de aserrín en la arena hexagonal de l'Asse, fueron acumulando puntos.

Muchos de ellos quedaron en el camino después de la sexta vuelta. La lucha del calzón de yute (traducción libre en español del término alemán 'Schwingen') puede, como en esta edición, coronar un campeón que empató en el encuentro final. Tanto es así que, Forrer arrebató la corona a Abderhalden por la diferencia de ni siquiera un punto (77,25 - 77,00).

Siendo un deporte amateur, los premios no son en efectivo, sino en animales o artículos donados. El campeón Forrer se hizo acreedor al toro "Fígaro", cuyo precio ronda los 12.000 francos.

En realidad, todos los luchadores se llevan un premio donado por personas o firmas, desde animales, muebles, cencerros y vinos hasta una motocicleta o una impresora, que - como señaló a swissinfo Jean-Daniel Gallag del comité organizador -, será el recuerdo de su participación.

Por una mayor compresión entre la ciudad y el campo

El presidente de Suiza, Moritz Leuenberger elogió el espíritu de la lucha suiza, es decir el respeto que el vencedor patentiza al dar la mano y sacudir el aserrín de la espalda del adversario como muestra de "fair play".

Esta tradición debería servir de referencia a "algunos políticos, agencias de relaciones públicas y empresas" anotó el jefe del Ejecutivo helvético a tiempo de señalar que no le preocupa la pretendida barrera idiomática, "Röstigraben", que separa a francófonos de alemánicos, sino los malentendidos entre la ciudad y el área rural.

"Sólo quienes son conscientes de las tradiciones y las raíces de este país, y las respetan, pueden cambiar Suiza. Y son sólo aquellos que preparan a Suiza para los retos de mañana los llamados a mantener el espíritu de nuestras tradiciones, a saber, una Suiza de cultura múltiples, fuerte y neutral que asume su lugar en el mundo con empeño" enfatizó el presidente Leuenberger.

El ministro de Defensa, Protección a la Población y Deportes, Samuel Schmid y el asesor del Secretario General de la ONU para Asuntos del Deporte, Adolf Ogi, visitaron también, entre otras personalidades, el coliseo hexagonal y las instalaciones adyacentes.

Curiosidad de los suizos francófonos

"Yo lo veo más como entretenimiento que como una fibra nacionalista" declaró a swissinfo Fabio Bettinelli aludiendo al carácter cultural enraizado más bien en la región alemánica del país.

"Es la primera vez que vengo a ver una fiesta como ésta. Es alucinante, muy raro. Diría que 50% de los suizos se ven en esta cultura, pero aquí en la parte francófona tenemos más influencia, de Francia, de París." Esta impresión comparte su esposa Jacky y el visitante español, Javier Ullé, que, sin embargo, destaca el respeto que merecen.

No cabe duda, la lucha suiza y la Fiesta en sí es poco familiar en la Suiza de expresión francesa, se llevó a cabo en Nyon después de más de 50 años (Vevey 1923 y Lausana 937), pero varios miles de francófonos "curiosos" aprovecharon la ocasión para enterarse un poco más de la Fiesta Federal de Lucha Suiza y Juegos Alpestres.

Más de 110.000 espectadores (52.000 pagaron entrada y otros 50.000 "curiosos"), 50.000 litros de cerveza, 300.000 de agua mineral y 40.000 botellas de vino blanco, amén de la múltiple variedad culinaria, reflejan el imponente marco humano que recorrió y presenció las manifestaciones deportivas, culturales y musicales en la enorme superficie de 60 hectáreas de l'Asse, al norte de la ciudad de Nyon.

Gracias a la complicidad de un clima soleado, los organizadores rescatan un balance positivo, considerando que este acontecimiento federal tiene sus raíces en la Suiza de expresión alemana. Nyon es, después de Vevey en 1923 y Lausana en 1937, la tercera ciudad helvética francófona que organiza la Fiesta Federal de Lucha Suiza y de Juegos Alpestres.

Por lo demás, el juego mítico del lanzamiento de la piedra fue dominado por Markus Maire, del cantón de Friburgo, cuyo mejor lanzamiento midió 3,92 metros.

Las demostraciones y las explicaciones de hornussen (béisbol o golf de los Alpes) atrajeron también el interés de los visitantes.

La próximo cita con la Fiesta Federal de Lucha Suiza y Juegos Alpestres es dentro de tres años en Lucerna, lapso en el que los más de 5.000 luchadores de la cinco asociaciones del país darán todo de sí para no faltar a ella.

Juan Espinoza


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×