Navigation

Filósofo suizo diserta sobre el placer de lo indefinido

Universidad Humboldt. www.hu-berlin.de

Gottfried Boehm, de la Universidad de Basilea, abordó en profundidad temáticas que habitualmente parecen simples y banales.

Este contenido fue publicado el 05 febrero 2002 - 16:19

No es un asunto para cualquiera, hacer una exégesis de cuestiones sencillas. Pero el historiador de arte y filósofo suizo demostró este lunes (04.02) que puede ser un arte analizar en profundidad cosas que parecen tan fáciles de contestar.

El experto, quien actualmente cumple una estancia de un año en el Instituto de Estudios Avanzados de Berlín, explicó ante una sala repleta, en la Universidad Humboldt de la capital alemana "¿Qué es realmente un cuadro?"

Puede haber historiadores de arte que tengan una respuesta a mano sobre este tema. Sin embargo, todo visitante de una galería de arte ha pasado por la compleja experiencia de tratar de interpretar con palabras el significado de los lienzos y de las composiciones que ve expuestas.

Boehm, uno de los teóricos más reconocidos y prestigiosos en materia de historia del arte en el ámbito de los países de habla germana, señaló que uno de los motivos de esa dificultad reside en que "el público confunde la gramática del lenguaje con la gramática de la realidad".

Otras leyes

Los cuadros, los colores, las imágenes, obedecen a otras leyes, diferentes a las del lenguaje hablado, "nuestra herramienta principal para comprender la realidad" y "por eso su sentido nos parece a menudo tan oscuro".

La peculiaridad de la representación pictórica fue resumida por Boehm con los conceptos de "foco" y "fondo", en su conferencia "La contemplación de un cuadro". Con cada mirada que fija el espectador sobre un punto del cuadro, encuentra nuevos contextos y trasfondos.

Así por ejemplo, con el trasfondo captado en cada contemplación de un cuadro se crea un campo de indefinición que en el arte no representa una carencia, sino todo lo contrario "una saturación de la intuición".

"Mientras que las frases en las expresiones del lenguaje tratan de eliminar toda indefinición, los cuadros crean precisamente a través de la indefinición su propia lógica", subrayó el catedrático.

La cuestión aparentemente sencilla de qué es un cuadro tiene para Boehm ribetes multidisciplinarios que van más allá de las preguntas que se formulan los filósofos. El proyecto sobre la "ciencia de la pintura", en el que trabaja el teórico suizo, involucra además a otras ciencias como la psicología, la teología y muchas más.

La conferencia se centró más en las pequeñas diferencias que hacen a nuestra captación del mundo real y no tanto en el ambicioso proyecto científico que persigue Boehm. Un proyecto de este tipo puede mantener también su fascinación si no es concebido como un "instituto con escritorio y teléfono", dijo el historiador de arte y filósofo, quien se manifestó escéptico sobre los aportes que se habían hecho hasta ahora "a vuelo de pájaro" sobre el significado del cuadro entre los grandes académicos y maestros franceses, desde Derrida hasta Merleau-Ponty. Con respecto a este tema Boehm prefiere "continuar yendo a pie", tal y como lo expresó en su discurso.

Juan Carlos Tellechea, Berlín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.