Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Foro Davos: Divisas Los valores refugio seguirán vivos, pero no lo tendrán fácil

El mercado cambiario puede ser tan resbaladizo como el muelle del puerto de Ginebra en invierno.

(Keystone)

En tiempos de volatilidad, los inversores seguirán acudiendo al franco como valor refugio, pese a la decisión del banco central suizo de abandonar el tipo de cambio mínimo con el euro. Es lo que opinan varios expertos presentes en el Foro de Davos.

Uno de los paneles de debate celebrados esta semana en el Foro Económico Mundial de DavosEnlace externo (WEF, por su sigla en inglés) puso sobre la mesa la siguiente pregunta: ¿Existe actualmente un verdadero ‘valor refugio’? Los participantes expresaron un ‘sí’ rotundo que, de haber estado presentes, habría dejado consternados a los exportadores y representantes de la hotelería.

Glosario Valor refugio

El franco suizo es una divisa que suelen comprar los inversores y especuladores en periodos de crisis, por ejemplo, cuando otras monedas -como el euro o el dólar, están bajo presión.

De ahí la definición del franco suizo como un valor refugio.
Pero la fortaleza del franco se debe también a la estabilidad política y económica de Suiza.

Sin embargo, aunque los inversores siempre seguirán buscando zonas seguras en tiempos difíciles, los actuales niveles de volatilidad han demostrado que incluso la moneda más sólida tiene un talón de Aquiles.

El cambio de sentido que dio el Banco Nacional Suizo (BNS) en su política monetaria es un claro ejemplo de ello. En  teoría, el banco central helvético podría haber seguido defendiendo el franco indefinidamente. Pero llegó un punto en el que ya no tuvo otro remedio que aceptar que el tipo de cambio mínimo de 1,20 francos por euro era insostenible.

La presión política en Suiza, los vaivenes de Rusia, la caída de los precios del petróleo y el riesgo inminente de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara una expansión cuantifica –como se confirmó el jueves, 22 de enero –, crearon una gran tormenta que obligó al BNS a abandonar una política que aplicaba desde septiembre de 2011.

Reanimar economía Teaser BCE

PLACEHOLDER

El Banco Central Europeo (BCE) anunció este jueves que comprará deuda pública por 60.000 millones de euros mensuales entre marzo de este año y septiembre del 2016. La decisión forma parte de un ambicioso programa de expansión cuantitativa que busca reactivar el crecimiento y combatir la deflación en la zona euro. Para Suiza y su moneda, debe significar, a la larga, una buena nueva.

“Es necesario que el gobierno y la Comisión (Europea) actúen”, afirmó Mario Draghi, presidente del BCE al anunciar el esperado programa de compras masivas de deuda de estados de la eurozona.

“La política monetaria está en condición de sentar las bases para que las economías crezcan, pero para avanzar con paso firma se necesitan inversiones y son los políticos quienes deben generar las condiciones favorables para ello”, añadió.

Una posición que Alemania no comparte totalmente. Al participar en el Foro Económico Mundial de Davos (WEF en inglés), justo antes de que el BCE hiciera su anuncio, la canciller alemana Ángela Merkel dejo claro que ninguna decisión del banco central de Europa debe significar “que los países europeos se desvían del camino de las reformas”.

La recompra de deuda pública -una de las medidas que contempla el programa de expansión cuantitativa- es percibida como el último recurso del que podía echar  mano el BCE para relanzar la economía de la zona euro. Pero Alemania lleva meses insistiendo en que está en contra de una decisión que era aguardada por muchos, pero que puede animar a algunos países a simplemente apoyarse en el BCE sin realizar verdaderas reformas estructurales internas que les permitan ganar competitividad y un crecimiento económico sostenido.

En palabras del BCE, el objetivo central de la estrategia que hoy anuncia es relanzar el crecimiento de la zona euro y evitar la delación. Para memoria, la inflación es negativa desde diciembre pasado, cuando esta región registró un retroceso de 0,2% en los precios, un dato muy distante al objetivo de una inflación “ligeramente inferior al 2%”.

La determinación del BCE generará, no obstante, efectos colaterales sobre el euro, que perderá valor.

El euro, a la baja

Este jueves, el euro se depreció ante el dólar inmediatamente después del anuncio del BCE. Poco después de las 15h00, la moneda única cayó hasta 1,1483 dólares en París. Unos segundo antes del comunicado, la tasa de cambio era de 1,1620 dólares por euro y y el tipo de cambio de la jornada previa era de 1,1607 dólares.

El franco suizo, por su parte, se mantuvo relativamente estable en los primeros minutos, pero después se apreció. Cerca de las 15h20, un euro se negociaba en 0,985 francos, un nivel muy cercano al mínimo histórico que se observó la semana pasada cuando el BNS eliminó el tipo de cambio mínimo.

Franco aún más fuerte

En Suiza, el programa del BCE implicará una irremediable apreciación adicional del franco. Pero los expertos suizos estiman que la zona euro está enviando en realidad una señal favorable que, en el largo plazo, generará crecimiento para Suiza.

“Debemos considerar el anuncio del BCE más bien una noticia positiva”, dijo el jueves a ats Angelo Ranaldo, profesor de Finanzas y Riesgos Sistémicos en la Universidad de San Gall. El académico prevé una baja en los tipos de interés de las obligaciones de estado de los países pertenecientes a esta unión monetaria. Y como consecuencia, un euro débil frente al franco, al menos en el corto plazo

Sin embargo, en el largo plazo, el escenario mejorará para Suiza, según Ranaldo, ya que aumentará la demanda de bienes y servicios helvéticos, y el sistema bancario europeo estará en mejor forma.  Suma de factores que implicará menos presiones sobre el franco suizo en la calidad de “moneda refugio” que tiene desde hace años.

Crecimiento moderado

 “Nos enfrentamos a un periodo complejo para la economía suiza”, opina, por su parte, Andreas Höfert, director Economía Global del UBS. Tras la decisión del BNS de eliminar el ‘piso’ cambiario, el UBS corrigió a la baja su previsión de crecimiento para Suiza, llevándola de 1,8% a 0,5% en 2015. Tras conocer el anuncio del BCE, el gigante bancario suizo decidió mantener la misma estimación de crecimiento para Suiza y afirmó que la inflación pasará de 0,3% a -0,6% este año.

Añade que las medidas anunciadas por Mario Draghi son un arma de doble filo para Suiza porque impulsan la apreciación del franco, pero son también una buena noticia para Europa y como consecuencia, también para Suiza como socio comercial.

Contactado por swissinfo.ch, el BNS declinó hacer comentarios sobre la decisión del BCE.

¿Cómo funciona?

La principal herramienta de todo banco central son los tipos de interés a los que fija los préstamos que hace a los bancos comerciales. Son fundamentales porque estos determinan a su vez las tasas que los bancos cobrarán a las empresas y particulares.

La expansión cuantitativa anunciada hoy consistirá en recomprar deuda y obligaciones emitidas por los gobiernos de la zona euro, y el BCE irá directamente al mercado a realizar dichas compras.  Al recuperar estos títulos, el BCE inyectará billetes y monedas en el circuito financiero de la economía, recursos que las empresas y los particulares utilizarán para expandir empresas, desarrollar proyectos, o para consumir.

Ésta es la primera vez que la eurozona aplica una estrategia de expansión cuantitativa a que el Tratado de Maastricht, y posteriormente el Tratado de Lisboa, prohibían el financiamiento monetario a los estados cuando los fondos tienen por destino financiar un déficit. De hecho, esta última fue una de las condiciones que impuso Alemania para renunciar al marco y tomar al euro como divisa.

Sin embargo, en el presente,  el BCE justifica la decisión que ha tomado en la necesidad de evitar que la zona euro entre a una fase deflacionaria, ya que esto sería aún más riesgoso para las economías de la región (provocando caídas de salarios, cierres de empresas y más paro).

Esto no impide que los inversores sigan con la mira puesta en el franco suizo. El anuncio de tipos de interés negativos y la abolición del tipo de cambio mínimo entre el franco y el euro no le han restado atractivo a la divisa helvética. Según el BNS, la semana pasada los depósitos de los bancos comerciales totalizaban 402.000 millones de francos, una cifra superior a los 388.700 millones de francos que se registraban siete días antes.

David Puth, director general de CLS Group, una persona con una acertada visión de conjunto del mercado de divisas, ya que su compañía realiza operaciones cambiarias diarias por 5 billones de dólares, recuerda que el día del anuncio del BNS su firma duplicó el volumen de transacciones.

“Realizamos un volumen récord de 2,25 millones de transacciones por un total de 9,2 billones de dólares en pagos de divisas que se concretaron sin dificultad alguna en unos 45 minutos”, declaró Puth a swissinfo.ch. “Alrededor de la mitad de estas transacciones involucraban al franco”.

Refugios de moda

En pocas horas, el franco suizo se apreció un 30% frente al euro, para luego bajar y estabilizarse a razón de un euro por franco. David Puth, quien fuera operador del mercado cambiario y ejecutivo en el banco JP Morgan, afirmó que los inversores no se dejarán intimidar por la volatilidad y seguirán comprando francos, ya que es una moneda que ha hecho patente su estabilidad.

“Aunque el BNS intentó todo lo que pudo para disuadir a la gente de invertir en su moneda, no funcionó. El mundo entero es volátil en este momento. Los tipos de interés bajan en todos lados y en la mayoría de los países desarrollados se observan presiones deflacionistas. Creo que la gente seguirá viendo a Suiza como un lugar donde invertir, porque la realidad es que no hay mucho de donde escoger”, añadió David Puth.

Tobias Straumann, historiador económico de la Universidad de Zúrich, coincide con esta visión y estima que Suiza seguirá siendo víctima de su éxito, lo que implica que atraerá indeseables volúmenes de capital en periodos críticos.

“En 2007, los economistas creyeron que el efecto de ‘valor refugio’ del franco había desaparecido debido a la fortaleza del euro. Pero un año más tarde, las monedas que funcionan como un ‘sitio de resguardo’ volvieron a ponerse de moda”, dijo a swissinfo.ch.

Y del año 2011 a la fecha, añadió el académico, “la economía suiza no ha hecho mejor las cosas que la sueca o la noruega. Pero la historia muestra que los mercados suelen refugiarse en el franco, cuando las demás divisas relevantes tienen problemas. Los mercados no son del todo racionales”.

Problemas en puerta

En opinión de los participantes en el Foro de Davos, las cosas no van a mejorar pronto para Suiza. Especialmente ahora que algunos bancos centrales (como la Fed de EEUU) están abandonando las medidas que aplicaban para incentivar artificialmente sus economías y otros (como el BCE) han decidido seguir gastando.

Esta combinación de factores provocará un “periodo de gran e inesperada volatilidad”, según Anthony Scaramucci, fundador y director de la firma estadounidense de inversión alternativa Skybridge Capital.

Por su parte, Guillermo Ortiz, exgobernador del Banco de México, afirmó durante su participación en un debate del WEF que “las divergencias que se registran en la política monetaria de los distintos bancos centrales serán un factor que añadirá nuevos riesgos y aportará una nueva dosis de volatilidad e incertidumbre” a la economía mundial.

En los paneles de discusión del WEF también se hizo patente reiteradamente que los bancos centrales no pueden hacerse cargo solos de los grandes problemas de la economía global. Solo si los gobiernos se comprometen a poner en marcha grandes reformas estructurales, como en el sistema de pensiones o la reducción del gasto, podrá amainar la tormenta.

Según David Puth, la volatilidad mermará la eficacia de los ‘valores refugio’ tradicionales, como el franco suizo, la divisa helvética seguirá atrayendo inversores cuando las cosas vayan mal en el mundo.

A su juicio, Suiza acumuló tal volumen de reservas internacionales, que hoy pueden resultarle contraproducentes. De ahí la necesidad de eliminar el tipo de cambio mínimo, pues “resulta imposible para una economía de la talla de la suiza ser un ‘valor refugio’ eficaz en un clima como el actual”.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes