Reuters internacional

Francia intentaba evitar el sábado que un pirateo informático de correos electrónicos de la campaña de Emmanuel Macron influyera en el resultado de las elecciones presidenciales del país, advirtiendo que reproducir los datos podría ser constitutivo de delito. En la imagen, papeletas con los nombres de los candidatos presidenciales Emmanuel Macron (I) y Marine Le Pen cerca de urnas en la víspera de la segunda vuelta de las elecciones, en Tulle, el 6 de mayo de 2017. REUTERS/Regis Duvignau

(reuters_tickers)

Por Adrian Croft y Geert De Clercq

PARÍS (Reuters) - Francia intentaba evitar el sábado que un pirateo informático de correos electrónicos de la campaña de Emmanuel Macron influyera en el resultado de las elecciones presidenciales del país, advirtiendo que reproducir los datos podría ser constitutivo de delito.

    El equipo de Macron dijo que un hackeo "masivo" había colgado en internet mensajes de correo electrónico, documentos e información de financiación justo antes de que la campaña terminara el viernes y Francia entrara en un período de silencio que prohíbe a los políticos hacer comentarios sobre la filtración.

"En vísperas de las elecciones más importantes para nuestras instituciones, la comisión hace un llamamiento a todo el mundo presente en páginas de Internet y redes sociales, principalmente los medios de comunicación, pero también a todos los ciudadanos, para que demuestren responsabilidad y no comuniquen este contenido, para no distorsionar la honestidad de la votación", dijo la comisión electoral francesa en un comunicado.

    La filtración de datos se produjo mientras los sondeos pronosticaban que Macron iba camino de una cómoda victoria sobre la líder de la extrema derecha Marine Le Pen en las elecciones del domingo, con las últimas encuestas mostrando su ventaja ampliándose a alrededor del 62 por ciento frente a 38.

La comisión, que supervisa el proceso electoral, dijo después de una reunión convocada apresuradamente el sábado que los datos se habían obtenido fraudulentamente y que podrían estar mezclados con información falsa.

    Sin embargo, puede que sus reglas sean difíciles de aplicar en una era en la que la gente obtiene gran parte de sus noticias online, la información fluye libremente a través de las fronteras y muchos usuarios son anónimos.

Los medios de comunicación franceses cubrieron el hackeo de diversas formas, con el diario izquierdista Liberation dando a la noticia un espacio destacado en su web, mientras canales de noticias de televisión optaban por no mencionarla.

    

    DESESTABILIZACIÓN

    Hasta 9 gigabytes de datos fueron publicados por un perfil llamado EMLEAKS en Pastebin, una web que permite compartir documentos anónimos, el viernes por la noche.

No estaba inmediatamente claro quién fue el responsable, pero el movimiento político de Macron dijo en un comunicado que el pirateo era un intento de desestabilizar la democracia y dañar al partido.

"El movimiento En Marche! (¡En marcha!) ha sido víctima de un masivo y coordinado hackeo", dijo.

En Marche! dijo que los documentos divulgados mostraban sólo el funcionamiento normal de una campaña e incluían información sobre sus cuentas. Añadió que los hackers habían mezclado documentos falsos con auténticos para sembrar "duda y desinformación".

Francia es el último país en ver cómo unas importantes elecciones se ven eclipsadas por acusaciones de manipulación mediante ciberataques después de que las agencias de inteligencia de Estados Unidos dijeran en enero que el presidente ruso, Vladimir Putin, había ordenado hackear a partidos vinculados a la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, para influir en las elecciones a favor del republicano Donald Trump.

    El Kremlin ha negado estar detrás de tales ataques, aunque el equipo de Macron renovó las quejas contra medios rusos y un grupo de hackers que operan en Ucrania.

Las elecciones del domingo están consideradas como las más importantes en Francia en décadas, con dos puntos de vista diametralmente opuestos de Europa y el lugar del país en el mundo en juego.

    El Frente Nacional de Le Pen cerraría las fronteras y abandonaría el euro, mientras que el independiente Macron quiere una cooperación europea más estrecha y una economía abierta.

Reuters

 Reuters internacional