Fundaciones: perfil bajo a pesar de los millones

Cultura, investigación, formación: las fundaciones están presentes en varios ámbitos. Keystone

Las fundaciones en Suiza gestionan una fortuna calculada en 30.000 millones de francos. Pero su funcionamiento no es muy transparente.

Este contenido fue publicado el 15 diciembre 2003 - 11:45

Para corregir la situación y dar mayor atractivo a las donaciones se está revisando la legislación correspondiente.

El diputado radical (derecha) Fritz Schiesser acudió a la iniciativa parlamentaria, en el año 2000, para pedir una revisión de la ley que rige el funcionamiento de las fundaciones.

El Parlamento debe tratar este asunto el próximo 18 de diciembre. El punto central es la deducción fiscal. La inicitiva parlamentaria de Fritz Schiesser y la comisión competente del Consejo de los Estados (senadores) piden que se deduzca 40% del ingreso tributable en la declaración fiscal del impuesto federal directo.

El gobierno y los cantones proponen 20%, frente al máximo de 10% vigente en la actualidad.

Las diversas fundaciones suizas y las ONG de obras sociales captan millones de francos y están sujetas a una legislación federal que es hoy en día objeto de revisión.

Pero se conoce muy poco de las actividades de este sector. Se sabe que las fundaciones gastan mucho del dinero obtenido gracias a la generosidad del público y de las empresas.

O que girar dinero a las fundaciones permite economizar impuestos y asignarlo al rubro gastos. Pero a diferencia de lo que pasa en Estados Unidos, las fundaciones en Suiza dan pocas informaciones sobre sus actividades.

“Las estadísticas concernientes a las fundaciones son muy raras”, recalca Christoph Degen, responsable de proFonds, asociación que agrupa a las fundaciones de utilidad pública en la Confederación.

Utilidad pública, común denominador

El punto central que une a todas las fundaciones es el destino de los fondos para obras de utilidad pública, porque si el aspecto comercial desempeña un papel importante, las donaciones son consideradas como patrocinio sujeto al impuesto al valor añadido IVA.

La revisión de la ley deberá precisar esta diferencia. Las empresas pueden, actualmente, hacer donaciones sin pagar IVA si no tienen fines publicitarios.

“Si el nombre de la empresa donante no es citada más de una vez, se considera que la donación es de utilidad pública”, explica Christoph Degen. El proyecto de revisión preve además que las donaciones que no son hechas en dinero efectivo (horas de trabajo, por ejemplo) puedan ser desontadas de los impuestos.

Christoph Degen y ProFonds representan los intereses de las fundaciones de interés público, principalmente de las que recurren a la recaudación de fondos para las obras que respaldadan.

Según la Supervisión federal de las fundaciones, unas 10.000 fundaciones de utilidad pública existen en Suiza .

El aspecto fiscal en el centro de la revisión

Todas las fundaciones tienen la misma proecupación: recaudar dinero. Para conseguirlo, las donaciones deben ser atractivas desde el punto de vista fiscal. En la actualidad, los donativos pueden ser deducidos en la declaración fiscal del impuesto federal directo.

Pero la deducción no puede representar más que un máximo de 10% del ingreso del donante. De ahí que la comisión parlamentaria respectiva ha propuesto, en los trabajos preparatorios, elevar esa deducción a 40% del ingreso tributable.

El Consejo Federal considera que esa propuesta va demasiado lejos. Comparte la opinión de añadir atractivo a las donaciones, pero no por encima de 20%. Aparte del impuesto federal directo, las donaciones pueden también ser deducidas en las declaraciones fiscales de los cantones.

Sin embargo, esas deducciones son “roñicas”, señala Robert Purtschert, profesor en el Instituto de gestión de sociedades y cooperativas, de la Universidad de Friburgo.

Independientemente del procentaje concedido al ingreso tributable, algunos cantones fijan un tope – en francos -, que no puede ser sobrepasado. En otras palabras, los eventuales donantes que deseen girar una contribución alta a una fundación suelen sobrepasar ese límite. Ante esta situación disminuye el atractivo de dar una donativo.

Ayuda para el Estado

Las deducciones fiscales se justifican en la medida en que las donaciones permiten respaldar también tareas asumidas por el Estado. Numerosas fundaciones están activas en los ámbitos de la cultura y la formación y actuan en sinergia con la Confederación, los cantones y las comunas.

Ese aporte podría ser tomado en cuenta durante la revisión de la ley federal en la materia. En efecto, lo que las fundaciones hacen por el bien común es, en última instancia, una tarea pública.

Además, su acción hace ahorrar a las cajas públicas.No obstante, el presidente de SwissFoundations, Benno Schubiger, relativiza esa contribución. A su juicio, el sector de las fundaciones es demasiado pequeño para pretender asumir tareas del Estado. Las fundaciones pueden tener un sólo papel de apoyo, de acuerdo al principio de subsidiaridad.

Suiza a la cabeza de la clasificación

En Suiza, las fundaciones absorben bastante dinero. Cada habitante del país dona una media de 1.500 francos por año. Por tanto, Suiza está a la cabeza en Europa. En comparación, cada habitante de Gran Bretaña dona una media de 800 francos por año a las fundaciones y cada alemán 530 francos.

De hecho, sólo el principado de Liechtenstein lo hace mejor con una contribución individual media de 18.000 francos. Pero la situación jurídica es muy distinta.

El Principado permite que las fundaciones sean anónimas y trabajen por cuenta propia. Tal sistema favorece el lavado de dinero y la evasión fiscal, y abre la posibilidad de que quien cree una fundación pueda disolverla y recuperar la fortuna.

Pero esta situación duraría poco. En efecto, la Unión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han pedido que Liechtenstein revise su legislación demasiado liberal.

Swissinfo, Alexandre Künzle
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

En Suiza hay unas 10.000 fundaciones de utilidad pública.
Gestionan una fortuna calculada en unos 30.000 millones de francos.
Este sector emplea a unas 108.000 personas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo