Fundan en Berna "Alianza suiza contra el hambre"

La parlamentaria Rosmarie Zapfl, presidenta de la 'Alianza suiza contra el hambre' swissinfo.ch

Mientras cientos de berneses se agolpaban en un festival del queso, en la Plaza de la Catedral de Berna se fundaba la 'Alianza suiza contra el hambre'...

Este contenido fue publicado el 16 octubre 2006 - 11:24

con "los mismos de siempre", comentó elocuentemente la colaboradora de una ONG participante en el acto de este sábado (14.10).

En total 37 instituciones suizas, organizaciones de ayuda, asociaciones y empresas, así como parlamentarios y personas particulares, integran la Alianza suiza contra el hambre, que se suma a las alianzas nacionales ya existentes en 40 países.

"El gran escándalo es que vivimos muy bien a costa del hambre de los pobres. La Alianza quiere cambiar esta situación" dijo su presidenta, Rosmarie Zapfl, en su discurso de fundación, el reciente 14 de octubre.

La también consejera nacional del Partido Demócrata Cristiano señaló que la Alianza, denominada 'Allied' (en inglés), nace para luchar en conjunto contra el hambre sin que para ello basten la buena voluntad o las puras declaraciones, sino una actuación en diferentes niveles.

El hambre mata...

El hambre mata e impide que las personas puedan desplegar sus facultades. Pero hay hambre porque los alimentos existentes están repartidos desigualmente, enfatizó Zapfl.

La mitad de los hambrientos son pequeños campesinos, gente sin tierras, 25% de ellos viven en barrios miserables de las grandes ciudades y buscan restos de comida en la basura, tampoco los pescadores encuentran algo en el mar.

Tras mencionar que las catástrofes naturales, los conflictos armados, la corrupción y el endeudamiento agravan la situación en muchos países, apuntó que el hambre también tiene mucho que ver con injustas estructuras del comercio mundial.

Precisó que se necesita condonar las deudas, más cooperación para el desarrollo y precios justos para las materias primas. "La pobreza y el hambre son señales de una desigual repartición en el mercado dentro de un país y a nivel internacional".

La opulencia también

Lo cierto, continuó, es que el hambre en el Sur está estrechamente ligado a nuestro estilo de vida, a nuestra opulencia en el Norte. "Los ingresos están distribuidos injustamente, la brecha entre riqueza y pobreza, ciudad y campo, se acrecienta"

En su mensaje, el Presidente Federal Moritz Leuenberger aludió a la misma brecha. "Mientras en las naciones ricas discutimos qué hacer contra la obesidad, millones de personas mueren de hambre en el mundo. La Alianza se encargará de visualizar esta miseria entre nosotros".

No somos indiferentes ante estas contradicciones. Muchos suizos aportan a organizaciones de ayuda siguiendo a su conciencia, cada vez más compran productos del comercio equitativo, así apoyan un sistema de comercio que garantiza mejores ingresos a los campesinos, a través de ello los consumidores tenemos poder político, continuó.

Pero se necesita más, una política internacional fuerte en este sentido, apuntó Leuenberger, quien se refirió además a algunas contribuciones suizas contra el hambre, las guerras, la corrupción y el cambio climático en el seno de las Naciones Unidas.

Sensibilizar a más suizos

La sensibilización de la población es central en esta Alianza, afirmó Ruth Gaby Vermont-Mangold, aún sabiendo que el hambre ya no sorprende más, o justamente por eso. "Las imágenes de niños y adultos famélicos están manoseadas y ya no las miramos".

Volver a cuestionar y encontrar respuestas a esta situación es tarea de la Alianza. Si queremos combatir el hambre debemos reconocer primero que ésta tiene que ver con nuestras formas de consumo, nuestra política de globalización, dijo la consejera nacional del Partido Socialista.

En su declaración oficial, el filósofo Hans Saner se refirió al hambre en Europa y en Suiza, que debe afectar alrededor del 10% de la población, lo que calificó de un escándalo.

A su vez, Rolf Blocher, ex presidente de la Unión de Municipalidades Suizo-Israelíes llamó a prestar apoyo a la Alianza, porque "cada ser humano al que podemos salvar del hambre es un pequeño paso hacia adelante y una esperanza para la humanidad".

Proyectos con mujeres, más sostenibles

Preguntada por swissinfo si antes no hubo suficiente coordinación entre las organizaciones suizas de ayuda, respondió que falta una conexión más fuerte, que tenga como objetivo claro asumir el problema mundial del hambre en conjunto.

La presidencia y muchos cargos directivos de la Alianza han recaído en mujeres ¿Abordan ellas el problema de otra manera que los hombres? "Así es, son las mujeres las que una y otra vez intentan que la vida continúe", respondió.

Los proyectos con mujeres son más sostenibles, lo demuestra la experiencia. Ayer, el ganador del Premio Nobel de la Paz 2006 (el economista bangladesí Muhamad Yunus) ha dicho con claridad que si los pequeños créditos se dan a mujeres, la inversión es sostenible, agregó.

Después de organizar su administración, Zapfl anunció que la Alianza va a planificar una acción "que moverá a toda Suiza".

"Pan", lema de fundación de la Alianza

Beat Kläy, vicedirector de la Asociación Suiza de Maestros Panaderos y Pasteleros dijo que participan en esta Alianza "porque el hambre está muy ligado al pan, uno de los alimentos más importantes en todo el mundo".

"Como el objetivo de la Alianza es formar una red, como asociación tratamos de que cada vez más miembros participen y den un buen ejemplo", señaló Kläy. La venta de los panes en la Plaza de la Catedral se destinaron totalmente a la Alianza.

Ruth Wenger, colaboradora de Intercooperation, señaló a su vez que esta organización se ha adherido a la Alianza "porque en la lucha contra la pobreza, en el logro del desarrollo, es decisiva la seguridad alimentaria, que ha sido olvidada en muchas agendas".

swissinfo, Rosa Amelia Fierro.

Contexto

- En la Cumbre Mundial de la Alimentación 1996 de la FAO, en Roma, 186 países, entre ellos Suiza, se comprometieron a hacer todo lo posible para combatir el hambre en el mundo.

- Esos países acordaron un plan de acción para que la cifra de hambrientos se reduzca drásticamente en los 10 años siguientes.

- El año 2002, los países miembros de la FAO llamaron a la formación de una alianza internacional contra el hambre.

- Estas alianzas contribuirán a reducir el número de hambrientos a la mitad, a más tardar hasta el año 2015, que es uno de los objetivos del Milenio de las Naciones Unidas.

- También fortalecerán la voz de los pobres y de los hambrientos.

End of insertion

Datos clave

- Mientras las naciones ricas no encuentran la forma de frenar la creciente obesidad de sus ciudadanos y las muertes por excesos, diariamente mueren en los países pobres más de 30.000 personas por hambre, la mitad de ellas niños.

- Más de 800 millones de seres humanos no tienen suficientes alimentos.

- Los suizos que hoy: 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación y del Pan, compren este producto, pagarán un pequeño suplemento a favor de la Alianza Suiza contra el Hambre.

- Unos 400 restaurantes de Suiza realizan una acción similar.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo