Navigation

Gorbachov previene contra el peligro de los arsenales

Mijail Gorbachov (izq) agradeció al presidente, Adolf Ogi (der) por las políticas de Suiza en materia de promoción de la paz. Keystone

"Las armas de destrucción masiva deben ser proscritas del planeta al ingresar en este nuevo milenio". Con estas palabras pronunciadas en el Consejo Nacional (diputados)de Suiza, Mijail Gorbachov abogó por la eliminación rápida de ese tipo de armas.

Este contenido fue publicado el 12 diciembre 2000 - 18:37

El antiguo presidente de la desaparecida Unión Soviética manifestó sus inquietudes con respecto a las ojivas nucleares esparcidas en el mundo. Una treintena de países está hoy en condiciones de crear armas atómicas, y esta proliferación implica el riesgo de ser incontrolable, advirtió el ex número uno soviético.

Armas químicas

Más grave aún: decenas de miles de toneladas de armas químicas, heredadas de la Guerra Fría, deben ser destruidas rápidamente. Rusia detenta todavía 40.000 toneladas de ellas. Su eliminación costaría entre 10.000 y 17.000 millones de francos, y Rusia no tiene los medios, precisó Gorbachov.

Estados Unidos, cuyos arsenales guardarían unas 32.000 toneladas de armas químicas, han eliminado 7.000 de ellas hasta ahora. Los gastos de su eliminación son calculados entre 25.000 y 34.000 millones de francos.

Sesión de autógrafos

Mijail Gorbachov agradeció el apoyo prestado por Suiza a la Cruz Verde Internacional, organización que bajo su presidencia persigue la finalidad de prevenir las catástrofes industriales y ecológicas.

Una sesión de autógrafos sucedió al discurso de Gorbachov. Como era de esperar, numerosos parlamentarios helvéticos se acercaron a pedir la rúbrica del ex mandatario soviético. "Suiza es un pequeño país, pero su influencia es inmensa" dijo Gorbachov a un grupo de estudiantes que visitaba el Palacio Federal.

Pero la presencia de Gorbachov no fue del agrado del partido de derecha Unión Democrática de Centro, UDC. Las filas ocupadas por los parlamentarios de esta agrupación mostraban escasa asistencia, actitud adoptada para demostrar su desacuerdo con la inclusión del discurso de Gorbachov en una sesión parlamentaria.

El ex presidente de la antigua Unión Soviética fue recibido por segunda vez en el Palacio Federal. La primera fue en 1993, ocasión en la que siguió los debates del Consejo Nacional desde la tribuna de diplomáticos, antes de entrevistarse con un grupo de parlamentarios.

swissinfo y agencias




Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.