Navigation

Skiplink navigation

Grupos antimonárquicos quieren que se juzgue a Juan Carlos I en Suiza

El rey emérito Juan Carlos I. Keystone / Daniel Ochoa De Olza

La entidad catalana Òmnium Cultural y la asociación Mujeres x la República han emprendido campañas de lobbying en Suiza para conseguir que se juzgue al rey emérito en el país alpino. Desconfían de la justicia española. Consideran que si Juan Carlos I fuera condenado en Suiza, se abriría una puerta para poder investigar en España otros casos de corrupción de la Casa Real.

Este contenido fue publicado el 27 octubre 2020 - 10:51

El rey emérito está siendo investigado en España por los presuntos delitos de corrupción, blanqueo de capitales y fraude fiscal. Y la fiscalía de Ginebra está investigando a varias personas del entorno del rey Juan Carlos.

Dos asociaciones intentan conseguir que se abra una investigación penal contra el rey emérito en Suiza. Se trata de Òmnium Cultural, una de las principales entidades independentistas en Cataluña, y la asociación Mujeres x la República, que defiende la celebración de un referéndum oficial en España sobre la forma de Estado.

¿Qué es Òmnium Cultural?

Òmnium es una asociación fundada durante el franquismo (1961) para defender la lengua y la cultura catalanas. Sin embargo, desde 2010 ha adoptado y promovido la separación de Cataluña del resto de España.

Junto con la Asamblea Nacional Catalana (ANC) está en la mayoría de las movilizaciones principales del independentismo. “En la actualidad, su posición es algo más moderada que la ANC, con mensajes menos beligerantes”, señala el profesor Xavier Arbós.

Se centra más en la lucha contra la represión que, según Òmnium, ejerce el Estado español contra el independentismo catalán y, muy particularmente, a favor de la liberación de su presidente, Jordi Cuixart.

En 2019, Cuixart fue condenado por el Tribunal Supremo a 9 años de prisión e inhabilitación por el delito de sedición en el juicio a los líderes del proceso independentista catalán.

Una condena que Xavier Arbós considera “desproporcionada”, aunque “esto no significa, al menos para mí, que la justicia española pueda ser descalificada en su conjunto”.

En julio de 2020, Òmnium presentó una querella criminal ante el Tribunal Supremo contra el rey emérito. La entidad independentista espera ser aceptada como acusación popular para que no prescriban los presuntos delitos de corrupción, blanqueo de capitales y fraude fiscal.

Òmnium Cultural tiene en la actualidad 183 000 socios.

End of insertion

¿Quiénes son Mujeres x la República?

En diciembre de 2018 se celebró la Consulta Popular Monarquía o República en varios municipios de Madrid para que los ciudadanos votaran qué forma de Estado preferían. Según Cristina Ridruejo, votaron  más de 23 000 personas, con una clara mayoría a favor de la república.

Mujeres x la República nació del grupo de mujeres que participaron en la organización de esta consulta popular y se define como un grupo “centrado en la participación ciudadana en la toma de decisiones y en el feminismo”.

End of insertion

En septiembre pasado, Mujeres x la República entregó una carta abierta al embajador de Suiza en España, de la que se enviaron copias a miembros del Parlamento y medios de comunicación en Suiza.

En ella las alrededor de cien firmantes afirman que la justicia suiza es la única que puede juzgar con imparcialidad e independencia el caso del rey emérito. En su opinión, "el sistema judicial español mira hacia otro lado cuando se trata de investigar supuestos delitos del monarca".

Bloqueo de las cuentas del rey emérito

Òmnium Cultural va más lejos. El 1 de julio de 2020 solicitó la congelación de las cuentas de Juan Carlos en Suiza. Las autoridades suizas lo rechazaron, porque no se da la situación extraordinaria que contempla la ley relativa al bloqueo y restitución de fondos de origen ilícito pertenecientes a mandatarios extranjeros, las denominadas personas políticamente expuestas (PEP).

En septiembre, el diputado Christian Dandrès presentó una interpelación parlamentaria sobre los fondos del rey emérito en Suiza. El diputado pregunta al Gobierno qué medidas han emprendido las autoridades helvéticas para determinar el origen de los fondos del exmonarca y cómo se prevé garantizar “el respeto del marco legal y la eventual restitución de fondos adquiridos de forma ilícita”.

“No he sido contactado directamente por Òmnium Cultural”, responde Dandrès por escrito a swissinfo.ch. El diputado colabora con activistas en la lucha contra el blanqueo de capitales en Ginebra y son estos los que tienen contacto con Òmnium Cultural.

No es inusual en Suiza que grupos de presión extranjeros intenten llegar a miembros del Parlamento con sus reivindicaciones para que estos las incluyan en la agenda política. No obstante, estas iniciativas no siempre están exentas de problemas, como demuestra el reciente “Caso Kazajistán”.

Dandrès, sin embargo, no teme ser instrumentalizado. Para él se trata de que la lucha contra el blanqueo de capitales en Suiza sea más eficaz. El caso Juan Carlos “es una cuestión que concierne a Suiza, aunque tenga una dimensión internacional”, afirma.

La falta de imparcialidad de la justicia española

Mujeres x la República espera que el rey Juan Carlos sea juzgado en Suiza. “Eso abriría una puerta a que se pudieran investigar en España otros casos de corrupción de la Casa Real”, indica Cristina Ridruejo, miembro de la entidad. “El sistema judicial español ha demostrado en incontables ocasiones que mira hacia otro lado cuando se trata de supuestos delitos del rey; por eso, lamentablemente, necesitamos la ayuda de otros países”.

Según Ridruejo, uno de los motivos de “esta incapacidad para juzgar al rey de manera imparcial e independiente es la falta de separación de poderes en España”.  Al igual que en Suiza, en España los jueces son nombrados con el apoyo de los partidos políticos.

También Òmnium Cultural duda de la imparcialidad de la justicia española. “Consideramos que España no juzgará nunca a la familia real de manera efectiva, independiente e imparcial, porque eso significaría reconocer que durante cuarenta años el país fue gobernado por una persona que ha vivido de la corrupción”, declara un portavoz de la entidad catalana.

Pese a las informaciones publicadas en la prensa suiza y a la investigación penal abierta por la fiscalía de Ginebra, “hasta ahora los tribunales españoles siempre se han negado a abrir un procedimiento contra Juan Carlos”, dice.

Según Òmnium Cultural, el sistema jurídico actual garantiza al rey una inmunidad muy amplia que, según la interpretación del Tribunal Supremo, cubriría también actos ilícitos hechos en su vida privada, sin ningún relación con su mandato – en contra de lo que dicen los tratados internacionales. “Pensamos que otro país, como Suiza, tiene la distancia y la capacidad suficientes para asumir esta investigación”, recalca el portavoz de la organización.

¿Qué buscan Òmnium y Mujeres x la República?

Para Mujeres x la República no se trata solo del enjuiciamiento del rey Juan Carlos. La organización cuestiona la Monarquía en su conjunto y señala que se multiplican las iniciativas en ese sentido en España. Según los resultados de una consulta popular celebrada en Madrid, la asociación asume que una clara mayoría de la población española prefiere una República a la Monarquía.

Turistas posando para la foto delante de una imagen de los reyes Felipe y Letizia frente a la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid. El caso Juan Carlos ha reabierto el debate sobre el futuro de la Monarquía en España. Keystone / Luca Piergiovanni

Òmnium Cultural es una entidad independentista catalana que defiende una República catalana. “El rey de España representa al Estado español, al que se oponen los independentistas catalanes”, explica el profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Zúrich Urs Saxer.

“Este rechazo se remonta a la caída de Barcelona [a manos de las tropas borbónicas] el 11 de septiembre de 1714 durante la Guerra de Sucesión. Con el enjuiciamiento del rey emérito Juan Carlos se pretende debilitar tanto a la Monarquía como al Estado español, en general”, afirma Saxer.

Partidarios de la independencia sostienen bengalas con los colores de la bandera catalana en Barcelona el 11 de septiembre de 2020. Celebran la 'Fiesta de la Libertad' en el Día de Cataluña. Keystone / Enric Fontcuberta

“El independentismo ha detectado en la monarquía el flanco más vulnerable de la democracia”, señala Xavier Arbós Marín, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona. “En la medida en que uno de sus argumentos para justificar la secesión es la baja calidad democrática del Estado español, la monarquía es un blanco lógico. Y más aún Juan Carlos I, por su reprobable comportamiento. De paso, se erosiona a uno de los símbolos del sistema político español nacido en 1978”, explica.

La internacionalización de la causa catalana

En su intento por incluir sus pretensiones en la agenda política de Suiza, los activistas catalanes buscan atraer la atención internacional sobre Cataluña – lo que les resulta útil a nivel nacional.

La internacionalización de un conflicto interno es una práctica recurrente, indica Saxer. “Los independentistas como los catalanes suelen buscar apoyo a su causa en el extranjero con la esperanza de que Estados u organizaciones internacionales presionen al Estado en cuestión”.

Para los independentistas, el éxito de su causa depende del reconocimiento por parte de la comunidad internacional. Una Cataluña independiente solo puede existir si cuenta con el apoyo de actores europeos clave, explica Saxer. “El ‘exilio’ [según los independentistas; prófugo de la justicia, según el Estado español] de Puigdemont en Bélgica y de otras políticas independentistas como Marta Rovira y Ana Gabriel en la Suiza francófona forman parte de esta estrategia de internacionalización”, dice el profesor de Zúrich.

El presidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri (izqda) y el entonces presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra (rechts), durante la Diadia del 11 de septiembre de 2020 en Barcelona. La entidad independentista colocó 2 850 sillas vacías en la calle. En cada una de ellas figura el nombre de un independentista que, a juicio de Òmnium, es perseguido por la justicia. Keystone / Enric Fontcuberta

“Que los independentistas actúen así en Suiza, ciertamente forma parte de la estrategia de internacionalización”, coincide Xavier Arbós. “Además, Suiza es considerado un país poco inclinado a colaborar con España en procedimientos de extradición, y menos inclinado a simpatizar con la actitud de los gobiernos españoles hacia el separatismo”.

Sus esperanzas podrían verse truncadas

Sin embargo, existe la duda de si Suiza responderá a las expectativas depositadas en ella. El Gobierno dispone de tiempo hasta la próxima sesión del Parlamento en diciembre para contestar a la interpelación citada más arriba.

Respecto al bloqueo de las cuentas del rey emérito en Suiza no cabe esperar sorpresas. “De hecho, las disposiciones de esta ley [Ley Federal sobre el bloqueo y la restitución de valores patrimoniales de origen ilícito pertenecientes a Personas Extranjeras Políticamente Expuestas] se refiere a otro tipo de situaciones, es decir, Estados donde la corrupción es notoria o que carecen de estructuras que funcionan”, puntualiza el profesor Saxer.

“Es evidente que esta situación no se da en España. Y es que España es un Estado de Derecho democrático y puede solicitar sin problema una comisión rogatoria que las autoridades suizas examinarán con toda normalidad y probablemente aprobarán”.

Compartir este artículo