Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Guerra Fría Ejército secreto: confirman desaparición de documentos

Un soldado en un búnker

Durante un recorrido de la prensa en 1990, un soldado muestra el búnker utilizado por el grupo paramilitar encubierto P-26 durante la Guerra Fría.


(Keystone)

Una comisión parlamentaria confirmó este martes la desaparición de documentos sobre el P-26, un encubierto grupo paramilitar suizo constituido durante la Guerra Fría. El grupo lamentó que el Ministerio de la Defensa no hubiera podido encontrar los documentos y dio por concluida su investigación.  

El pasado 20 de diciembre, el Ministerio de la Defensa entregó a los Archivos Federales todos los documentos concernientes al P-26 que logró reunir, incluida una lista de los nombres de los miembros de la secreta organización armada, de acuerdo con el informe divulgado este martes por la delegación parlamentaria.

Durante una audición efectuada en noviembre pasado, un funcionario del Consejo Federal encargado del enlace con la comisión investigadora declaró que no había razón para pensar que los documentos hubieran sido destruidos en aquella época y no descartó que hubieran sido archivados años atrás.

El grupo, denominado ‘Projekt 26’ o P-26, se inició en la década de 1950, cuando los militares suizos comenzaron a armar una fuerza de estilo guerrillero para resistir una eventual invasión comunista. El P-26 se disolvió en 1990 tras de que las revelaciones sobre su existencia provocaran un escándalo público.

En febrero de 2018, el periódico ‘Tages-Anzeiger’ Enlace externoinformó que el Ministerio de Defensa no pudo encontrar 27 carpetas y expedientes inéditos de una investigación de hace tres décadas sobre el grupo.

Se teme que los documentos hayan sido destruidos o intencionalmente extraviados para ocultar detalles embarazosos sobre los subrepticios avances de Suiza, neutral, en dirección de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) o acerca de lazos clandestinos con agencias de espionaje extranjeras.

“Hay tres posibilidades: los documentos fueron triturados, ocultos o perdidos, en ese orden de probabilidad”, indicó entonces Josef Lang, historiador y exparlamentario de izquierda. “Pero incluso en la opción más inocente, se trata de un escándalo”.

‘Intolerable’

En tiempos de la Guerra Fría no eran infrecuentes en Europa grupos secretos como el P-26. La OTAN temía un ataque del Pacto de Varsovia (URSS y siete otros países socialistas) y organizaban unidades ‘stay-behind’ (permanecer detrás) con órdenes de operar detrás de las líneas del enemigo en caso de una invasión soviética.

La red paramilitar fue apoyada principalmente por Estados Unidos y Gran Bretaña e incluía unidades en Italia, Bélgica, Francia, Grecia, Alemania Occidental y los Países Bajos, según los historiadores.

Suiza no es miembro de la OTAN Enlace externo, aunque se unió a la Asociación para la Paz en 1996 y se convirtió en miembro del Consejo de Asociación Euroatlántico en 1997.

En 1991, la investigación de Suiza sobre el P-26 concluyó que, si bien el grupo no formaba parte de ninguna “red de resistencia internacional”, tuvo vínculos inusualmente intensos con agentes británicos desde 1967.

“Aunque la lealtad de los exjefes nunca estuvo en duda, es alarmante que los servicios británicos supieran más sobre el P-26 que el Gobierno suizo”, escribió el Gobierno en ese entonces y calificó de “intolerables” las iniciativas militares unilaterales sin supervisión civil.

Lang sostuvo que puede haber mucho más en los documentos faltantes que los escasos detalles que se han publicado. Por ejemplo, la eventual intención del P-26 de intervenir en los asuntos internos suizos.

“El P-26 ejemplifica la histeria de la Guerra Fría que, al menos parcialmente, socavó las instituciones democráticas suizas”, subrayó Lang.

Keystone-SDA/jdp

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes