Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

IGUALDAD DE GÉNERO EN POLÍTICA Nepal lucha por lograr la igualdad de género

mujeres con indumentaria tradicional de Nepal

Indrakala Yadav, segunda por la derecha, forma parte de una nueva generación de mujeres políticas en Nepal.

(swissinfo.ch)

La representación femenina ha aumentado de manera radical en el Parlamento nepalí en los diez últimos años. Es el resultado de un ambicioso sistema de cuotas de género que ha logrado que su Constitución sea una de las más progresistas de Asia. Aun así, las políticas y defensoras de los derechos humanos consideran que queda mucho para alcanzar la verdadera igualdad.   

“Todavía no resulta fácil hacer entender a la gente que las mujeres, al igual que los hombres, son ciudadanas respetables, que deben ser tratadas en pie de igualdad, que la sociedad debe tomarse en serio la creación de un entorno que garantice su participación”, dice Tham Maya Thapa, una de las tres mujeres del Gobierno federal de Nepal.

Como ministra para las mujeres, infancia y personas mayoresEnlace externo, su trabajo consiste en encontrar formas para superar las mentalidades patriarcales tradicionales que subsisten todavía en la sociedad. Tham Maya Thapa explica que, a pesar de las leyes que protegen a las mujeres de la violencia y la discriminación, esa mentalidad todavía prevalece. Lo cual incluye hacer la vista gorda ante cuestiones como el acoso sexual o el aislamiento menstrual. Mientras tanto, persisten las formas de violencia doméstica basada en el género y la discriminación.   

Tham Maya Thapa, ministra de mujeres, infancia y personas mayores en Nepal

Tham Maya Thapa, ministra de mujeres, infancia y personas mayores en Nepal.

(swissinfo.ch)

La ministra es una de la docena de personas defensoras de los derechos de las mujeres con las que hemos hablado en Nepal, y ha indicado que las reformas constitucionales y las medidas legislativas son necesarias, pero no suficientes para lograr los cambios sociales indispensables para conseguir una verdadera igualdad. A pesar de las medidas legislativas vigentes, la participación real de las mujeres en la toma de decisiones políticas sigue estando limitada.

Solo hace una década que la república del Himalaya ha encontrado la paz en forma de república. La nueva Constitución (aprobada en 2015) garantiza que a nivel nacional el 33% de los diputados del Parlamento sean mujeres. A nivel local, el 40% de todos los papeles destacados en la política deberían estar ocupados por mujeres. Se trata de un cambio considerable, ya que en 2007 solo el 6% de los miembros del Parlamento de Nepal eran mujeres.

No hay muchos otros países que hayan consagrado la participación política de la mujer en la Constitución y hayan hecho que su inclusión en la adopción de decisiones sea vinculante jurídicamente. Fue algo intencional, abordando la discriminación tradicional basada en el género y la casta (la posición de una persona en la sociedad). También apunta un alejamiento del pasado, cuando las mujeres, tradicionalmente, tenían menos oportunidades de hacer oír su voz.   

La Constitución exige que una mujer sea la presidenta o la vicepresidenta del país. Lo mismo ocurre en el caso de la presidencia del Parlamento y la jefatura del poder judicial. Asimismo, en los municipios una mujer debe estar al frente de la alcaldía o la tenencia de alcaldía. Cada distrito de cada municipio tiene que reservar dos escaños para las mujeres; y uno de ellos debe estar ocupado por una mujer de la casta dalit, una comunidad históricamente excluida de los puestos de liderazgo en la sociedad [“los intocables”].

La Constitución, además de las cuotas de género, establece un sistema democrático multipartidista, garantiza la celebración de elecciones libres e incluye disposiciones para salvaguardar diversos derechos humanos, como la libertad de prensa. Estos cambios han hecho que Nepal sea el segundo país asiático más progresista en términos del papel de la mujer en la política, después de Timor Oriental, según una reciente clasificación de la Unión InterparlamentariaEnlace externo y ONU MujeresEnlace externo [la entidad de la ONU para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer].

Más del 70% de la población del municipio de Katahari Palika, cerca de Biratnagar, son de la casta dalit. Algunas políticas locales con sus maridos. 

(swissinfo.ch)

Una nueva generación de mujeres políticas 

Según datos recogidos por el Centro para las Mujeres Dalit de NepalEnlace externo, de los 13 486 escaños obtenidos por las mujeres en las últimas elecciones locales de 2017, casi 7 000 corresponden a miembros de las comunidades dalit. Las reformas proporcionales han hecho posible que, por primera vez, las mujeres dalit participen en política.

Pero, a causa de las viejas formas de jerarquía social, en particular las personas de la casta dalit (la comunidad más marginada de Nepal) siguen sufriendo discriminación y violencia. Esta jerarquía social también agudiza la exclusión del nuevo grupo de mujeres políticas dalit y la discriminación a la que se enfrentan en sus cargos.   

Estas mujeres llevan a cabo duras batallas para ser escuchadas, respetadas y seguidas dentro de sus partidos políticos, gobiernos locales, comunidades locales, e incluso dentro de sus familias, tal y como observan las defensoras de los derechos humanos. El pasado mes de abril la Agencia Suiza para el Desarrollo y la CooperaciónEnlace externo (COSUDE) comenzó a apoyar un programa de liderazgo de mujeres de las zonas rurales para abordar estos problemas: She Leads NepalEnlace externo [Ella lidera Nepal].

Una de estas nuevas políticas dalit es Indrakala Yadav, teniente de alcalde del municipio rural de Laxminiya.  

Indrakala Yadav fue elegida tras prometer la construcción de nuevos refugios y carreteras y distribuir agua potable a mujeres pobres. Pero dice que el alcalde (un hombre) no ha querido trabajar con ella en el nuevo presupuesto para la política laboral local porque se muestra escéptico respecto a ella. Según señala, el presupuesto se redactó sin consultarlo con ella. El gobierno municipal tiene 15 miembros, y ella – la única mujer en el gobierno – fue excluida del proceso.

Indrakala Yadav, teniente de alcalde del municipio rural de Laxminiya.  

(swissinfo.ch)

Rita Kumari Mishra es otra teniente de alcalde dalit de la ciudad de Janakpur. Cuando la conocimos, nos habló del antagonismo que experimentó cuando logró sacar adelante una importante expansión de carreteras.

“Los hombres tardaron siete años en hacer el 20% del trabajo, pero yo hice el 80% restante”, cuenta. Sin embargo, sus dificultades se hicieron evidentes cuando Sudarsan Singh, un hombre que es una autoridad local, en una entrevista advirtió que “la teniente de alcalde necesita más educación y capacitación para su puesto”.

Estas actitudes probablemente no sorprenderían a Bimala Rai Paudyal, miembro de la cámara baja del Parlamento con quien nos reunimos en Katmandú. Explica que a menudo, cuando las mujeres quieren ser activas políticamente, se cuestionan sus habilidades y capacidades. A veces, cuenta, las mujeres necesitan convencer a sus familias hablándoles de beneficios económicos. Sin embargo, “la gente nunca cuestiona las capacidades de los hombres”, dice, incluso si las mujeres trabajan el doble de duro. 

Muchas de las defensoras explican que fijar el sistema de cuotas solo fue un primer paso. “La democracia no es suficiente para garantizar los derechos de las mujeres porque la democracia funciona con la voz de la mayoría”, manifiesta Indu Tuladhar, abogada y directora del grupo de defensa Himal Innovative Development and ResearchEnlace externo [Himal Desarrollo e Investigación Innovadores].

Queda mucho por hacer

Por lo que, aunque el país esté por delante de otros en la región, los defensores de los derechos de la mujer y quienes en dicho país se dedican a la política afirman que la sociedad nepalesa y el Gobierno deben hacer mucho más para promover la igualdad entre los géneros. Todas están de acuerdo en que el abuso y la violencia deben castigarse más severamente, implementarse y controlarse.

Bandana Rana, miembro del Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW)Enlace externo, dice que la Constitución de Nepal es una de las más progresistas del mundo. Pero añade que “Nepal se enfrenta a retos porque falta un mecanismo para supervisar a las víctimas y sobrevivientes de la violencia”.

La profesora Renu Adhikary, presidenta fundadora del Centro de Rehabilitación de MujeresEnlace externo (WOREC, por sus siglas en inglés), una ONG que trata de abordar la influencia limitada de las mujeres políticas en Nepal, apunta que la legislación no es suficiente. Las actitudes de la gente tienen que cambiar.

Renu Adhikary sostiene que “la violencia de género solo puede abordarse cambiando la mentalidad de las personas”.

Profesora Renu Adhakary en Nepal

Profesora Renu Adhakary de la ONG Centro de Rehabilitación de Mujeres

(swissinfo.ch)

La mayoría de los problemas comienzan en las familias y en círculos sociales pequeños, que son mucho más difíciles de cambiar que las cuotas electorales. Los casos de violencia doméstica o violación a menudo se mantienen en el seno de la familia, donde muchas veces pasan desapercibidos para un público más amplio, explica Chanda Chaudhary, miembro de la cámara baja.

El siguiente paso sería garantizar que las mujeres dispongan de los recursos y el tiempo necesarios para participar en la vida pública. Las mujeres siguen obligadas a cuidar de su familia y de sus hijos. Muchas mujeres políticas se enfrentan a problemas económicos y para presentarse como candidatas a cargos públicos, o incluso para salir de casa y viajar, a veces tienen que pedir permiso a sus maridos. A lo que hay que añadir que los partidos políticos están dominados por hombres. Chaudhary piensa que, para promover la participación, la independencia financiera y el apoyo familiar son factores clave.

Algunas activistas sostienen que cambiar la sociedad no solo es cosa de ellas, sino también de los hombres. “Los hombres también deberían ayudar a las mujeres y defenderlas para abordar los problemas y garantizar una mejor coexistencia”, dice Dil Kumari Panta, líder juvenil del Comité Central del Partido Comunista de Nepal.

Todas coinciden en que pasará mucho tiempo antes de que todos los nepalíes sean realmente iguales.

“Cuando después de su día de trabajo mi marido me pide una taza de té, se la preparo”, reconoce la diputada Bimala Rai Paudyal. “Pero, aunque después de mi día de trabajo esté agotada, yo preparo mi propio té”.

Mujeres en política

En el mundo, solo uno de cada cuatro parlamentarios es mujer. Y, según el estudio “Mujeres en la política 2019Enlace externo” de la Unión Interparlamentaria y ONU Mujeres, en solo tres de los 193 países (Ruanda, Cuba y Bolivia), las mujeres representan más del 50% de los parlamentarios.

Suiza no tiene un sistema de cuotas de género. Y, con una participación del 32,5% en la cámara baja y del 15,2% en la cámara alta, ocupa el puesto 37º a nivel mundial, de acuerdo con dicho estudio.

Sin embargo, se está llevando a cabo una amplia campaña popular para mejorar la representación de las mujeres en la política y reducir los desequilibrios de género en el lugar de trabajo. El 14 de junio, Suiza vivió una huelga de mujeres histórica. La igualdad de género es un tema de debate previo a las elecciones parlamentarias de octubre de 2019.  

Fin del recuadro
(eqda)

*Este reportaje se ha elaborado en el marco de En Quête d'Ailleurs [Más allá], un programa de intercambio entre periodistas suizos y de países en desarrollo.


Traducción del inglés: Lupe Calvo

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes