Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Imágenes distorsionadas Aumenta el número de jóvenes infractores

En una sala obscura, una niña consulta un teléfono inteligente

La temprana exposición a la pornografía puede distorsionar la percepción de la sexualidad, señalan expertos.


(© Keystone / Gaetan Bally)

Cada vez más jóvenes son condenados por delitos sexuales, que van desde la posesión de material ilegal hasta la agresión, según las estadísticas publicadas por varios periódicos dominicales.

De acuerdo con un análisis de Le Matin Dimanche y SonntagsZeitung, el número de casos se incrementó considerablemente en la última década.

En 2009, anotan, unos 455 menores fueron acusados de infracciones sexuales; en 2018, 727. Más de la mitad de los acusados eran menores de 15 años.

La mayoría de los casos se referían a la posesión o difusión de pornografía ilegal, cuya mayor frecuencia obedece a la amplia disponibilidad de la tecnología, según un abogado entrevistado por los periódicos.

Sin embargo, también aumentan los delitos físicos graves: el año pasado, 53 jóvenes fueron acusados de violación, mientras que otros 167, de actos sexuales con niños; más que el número total de casos que involucran a personas mayores de 50 años.

Enrico Violi, un funcionario de prevención de la violencia del cantón de Zúrich, dijo a los dominicales que se observa una tendencia de infractores cada vez más jóvenes. “Hace quince años, se trataba principalmente de adultos cuyas víctimas eran los niños. Ahora, tales crímenes también son cometidos por personas de la misma edad, del mismo círculo social”.

Violi y otros psicólogos y expertos entrevistados subrayaron la incidencia de la pornografía a la que cada vez más jóvenes están expuestos.

“[La pornografía] promueve una imagen distorsionada de la sexualidad”, indicó Violi. En ella, explicó, el hombre es mostrado de manera activa y la mujer, pasiva. Eso proporciona a tanto a las niñas como a los niños, una falsa comprensión de los roles, lo que puede conducir a resultados peligrosos.

Tanto la prevención como la cura son complicadas, según el informe. Para impulsar una conciencia sexual más sana entre los jóvenes, se necesita una mejor comunicación -especialmente con los padres- y un uso más consciente de las redes sociales.

En cuanto a las penalizaciones, mientras que los adolescentes pueden ser encarcelados hasta cuatro años en Suiza, los menores de diez años (algunos de los cuales figuran en las estadísticas) no pueden ser castigados legalmente.

swissinfo.ch/dos

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes