Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Impera seguridad en acogida de ex reos de Guantánamo

La ministra suiza de Justicia Eveline Widmer-Schlumpf espera objetividad ante las votaciones sobre una iniciativa contra los alminares en Suiza.

(Pixsil)

La ministra suiza de Justicia Eveline Widmer-Schlumpf subraya que la eventual recepción de ex presos de Guantánamo no puede ocasionar problemas de seguridad en Suiza.

En entrevista exclusiva con swissinfo.ch dijo que espera un análisis objetivo del electorado sobre la iniciativa que pretende prohibir los alminares en Suiza.

swissinfo: Desde hace meses se discute a nivel administrativo, la posible acogida de algunos ex detenidos de la prisión estadounidense en Guantánamo. ¿Cuándo recibirá el gobierno estadounidense una respuesta?

Eveline Widmer-Schlumpf: La recibirá tan pronto como el Ejecutivo tome una decisión definitiva sobre la eventual recepción de uno o más ex reos de la prisión de Guantánamo.

swissinfo: ¿De qué países proviene esa gente?

E.W-S.: Eso no puedo decírselos ahora. No hay ninguna preferencia sobre los países de procedencia. No obstante, algunos países en específico no están en cuestión, pues se sabe que podrían generarse dificultades.

swissinfo: ¿Qué es exactamente lo que no entra dentro del perfil previsto?

E.W-S.: Obviamente, no podría ser una persona con antecedentes terroristas y que al mismo tiempo tenga relaciones con organizaciones en Suiza. Esto sería improbable. No podemos ni queremos tener problema de seguridad alguno.

swissinfo: En 2008, Suiza rechazó solicitudes de asilo de reos de Guantánamo. ¿Ha cambiado de opinión?

E.W.-S.: La negativa a las tres solicitudes de asilo fue fundamentada, debido a que no se cubrían los requisitos legales para que se reconociera a esas personas como refugiados.

Aún ahora, y visto desde el marco legal que regula el asilo, no se trata de refugiados, sino de presos puestos en libertad, que por razones humanitarias buscan un Estado que les acoja. Actualmente analizamos la admisión de algunas personas.

swissinfo: Una negativa a las autoridades estadounidenses no está en cuestión de cara a otros temas pendientes en la agenda de ambos países, como el del UBS...

E.W.-S.: Si los requisitos en base al marco legal –responsabilidad civil, integración y seguridad- no se cumplen, entonces deberemos responder con un "no".

Por lo demás, no se pueden mezclar esas cuestiones, que se analizan completamente por separado. En el caso de la eventual acogida de los ex reos, una vez que las condiciones estén dadas, decidiremos. Y naturalmente si esto contribuye a la buena disposición y al impulso positivo de las relaciones bilaterales, tanto mejor.

swissinfo: Ante otras solicitudes de protección, de asilo, usted se inclina por el endurecimiento. ¿Por qué?

E.W.-S.: Queremos ser consecuentes en ese aspecto, porque Suiza, en comparación con otros Estados vecinos, se ha confrontado con un gran número de solicitudes de asilo en años pasados.

swissinfo: En Europa se discute una distribución más equitativa de esa carga, como lo han solicitado países como Italia, Malta y Grecia. ¿Está usted a favor?

E.W.-S.: Si se incluye a Suiza en estas consideraciones, seguramente ya no nos significaría agobio alguno.

Creo que a mediano y largo plazo, se podrá llegar a un mecanismo de compensación. En Suiza tenemos experiencia en ello. Nosotros repartimos a los solicitantes de asilo en los cantones con base en el número de población.

swissinfo: Y con respecto a la iniciativa sobre la prohibición de alminares, que deberá ser evaluada en las urnas por el electorado suizo. ¿Cómo explica usted en el extranjero que esto pueda ser posible?

E.W.-S.: Se trata de la democracia directa. Las y los ciudadanos suizos acuden a las urnas para votar sobre alguna iniciativa constitucional. Yo apoyo ese sistema, aún cuando provoca discusiones muy difíciles, como ocurre con este ejemplo de los alminares.

Los derechos políticos por una parte, y el derecho fundamental, constitucional e internacional por otra, siempre implican un campo de tensión.

En Suiza declaramos una iniciativa como inválida, cuando irrefutablemente lastima el derecho fundamental. Y esto no se puede concluir en el caso de la iniciativa contra los alminares. Se puede discutir sobre esa petición, pero no puede anularse en un Estado de derecho con democracia directa.

swissinfo: Usted explicó en el Parlamento que tiene confianza en el electorado...

E.W.-S.: Tengo algunos años de experiencia en la política a nivel estatal y federal. Y en ese sentido compruebo que la ciudadanía está en la condición de juzgar de modo diferenciado sobre las consecuencias de un 'sí' o un 'no' a esta iniciativa.

Ya hemos afrontado varias confrontaciones difíciles. Espero que el análisis objetivo prevalezca, dejando de lado el debate emocional.

Geraldo Hoffmann und Eva Herrmann, swissinfo.ch
(Traducido del alemán: Patricia Islas Züttel)

Una política sin gran poder

La jurista de 53 años de edad nació en el cantón de los Grisones.

Fue elegida como una de los siete miembros del Ejecutivo suizo en 1998, como militante de la Unión Democrática de Centro (UDC), partido al que dejo de pertenecer en 2007.

El 12 de diciembre de 2007 fue elegida en lugar de su entonces compañero de partido Christoph Blocher.

A causa de confrontaciones interpartidistas por la sustitución de Blocher por Widmer-Schlumpf, un grupo de la UDC salió de ese partido, incluida la actual ministra de Justicia.
Poco tiempo después surgió de esa ala separatista de la UDC el Partido Democrático-Burgués, que actualmente ocupa 6 escaños en la Asamblea Federal helvética.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×