Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Impuestos en Suiza El valor del alquiler: impuesto real por ingresos ficticios

Fila de casas

En Suiza, vivir entre cuatro paredes propias influye en los ingresos que hay que declarar.

(Keystone / Walter Bieri)

En Suiza, si se habita en una vivienda propia los impuestos son más altos. La tributación de lo que la jerga fiscal denomina “valor del alquiler” es una peculiaridad helvética. Hasta ahora han fracasado varios intentos para acabar con este sistema. Una cuestión que ha resurgido y promete desatar un encendido debate.     

A la hora de hacer la declaración de impuestos, los residentes suizos que habitan en  una vivienda de su propiedad (casa o apartamento) deben rellenar la casilla denominada valor del alquiler. Se trata de un ingreso ficticio correspondiente a la renta que los propietarios obtendrían si arrendaran dicha propiedad.

Recuerdo de la Primera Guerra Mundial

Estos ingresos ficticios se suman a las ganancias reales que el contribuyente obtiene. El resultado es una base impositiva mayor, por lo que debe pagar más impuestos.     

El valor del alquiler se creó durante la Primera Guerra Mundial. Su objetivo era compensar los aranceles aduaneros de la Confederación, desplomados como consecuencia del conflicto.

Esta estimación, que inicialmente se diseñó para ser provisional, se fue prorrogando regularmente hasta que, en 1958, se convirtió en definitiva.

Igualdad de trato

El valor del alquiler también tiene por objeto establecer cierta igualdad de trato entre todos los contribuyentes (propietarios o inquilinos), ya que en la declaración de impuestos estos últimos no pueden deducirse las cantidades abonadas por el arrendamiento de la vivienda.

A cambio de la tributación del valor del alquiler, los propietarios tienen derecho a deducir de sus rentas los intereses de la deuda hipotecaria, así como los gastos de mantenimiento o renovación de la propiedad.

Entonces, ¿el valor del alquiler representa una carga fiscal adicional para quienes poseen su vivienda? Todo depende de la situación.  

Para un propietario de avanzada edad que ya no tiene una carga hipotecaria importante y que, por ejemplo, ya no hace ningún trabajo de mejora, el valor del alquiler claramente es una carga fiscal adicional que puede percibirse como injusta. 

En cambio, para aquel propietario con una deuda hipotecaria significativa o cuya propiedad necesite importantes reformas, el sistema puede resultar favorable, e incluso reducir la carga fiscal, si el pago de los intereses o de la obra supera el importe del valor del alquiler.

Expediente delicado

Cada cierto tiempo surgen voces exigiendo que el valor del alquiler se elimine. Entre los agravios comparativos citados con más frecuencia está el hecho de que aumenta de manera ficticia e injusta la carga fiscal de los propietarios. Y también de que su deuda se incrementa. Un problema sobre todo si se tiene en cuenta que la población suiza está entre las más endeudadas del mundo. Debido, en especial, al préstamo para la compra de vivienda.      

Pero todos los intentos realizados hasta ahora, tanto en el Parlamento como en las urnas, han fracasado. La última votación popularEnlace externo se llevó a cabo en 2012. Y entonces la ciudadanía se negó a eliminar el valor del alquiler para los propietarios jubilados.     

La Comisión de Asuntos Económicos y Fiscales del Consejo de los Estados [la cámara alta del Parlamento] ha vuelto a la carga con un nuevo proyecto que pretende suprimir este impuesto. La propuesta solo implica a las residencias habituales y en el caso de las secundarias no cambiaría nada. El proyecto, que pretende ser armónico, presenta distintas variantes.

En esta cuestión tan sensible, el equilibrio es, de hecho, la clave del éxito. En un país en el que en torno a dos tercios de la población residen en viviendas de alquiler, conviene sobre todo no dar la impresión de que es un “regalo” para los propietarios. El diputado socialista y presidente de la Asociación Suiza de Arrendatarios (ASLOCAEnlace externo), Carlo Sommaruga, ya ha advertido de que su organización va a vetar un proyecto que sea desfavorable para los arrendatarios.

Satisfacer a todos será imposible. Y eliminando el valor del alquiler habrá ganadores y perdedores.  

En este momento el proyecto se encuentra en proceso de consulta. Acto seguido será debatido en el Parlamento y posiblemente sometido al veredicto de la población. No cabe duda de que, durante unos meses, la cuestión del valor del alquiler acaparará la política helvética.


Traducción del francés: Lupe Calvo

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes