Navigation

Inaugurado el mundial de esquí en Saint-Moritz

El colorido y la alegría inaugural da paso a dos semanas de emoción en el Mundial de Esquí 2003 RTS

Alternando la modernidad con el respeto a la tradición grisonesa, el acto de apertura del Campeonato del Mundo de Esquí tuvo gran colorido.

Este contenido fue publicado el 01 febrero 2003 - 22:55

A pesar del frío glacial, miles de personas presenciaron el espectáculo animado por el artista suizo DJ Bobo.

"Eau decler ils championnedis da ski alpin 2003 scu avierb", el presidente de la Federación Internacional de Esquí, Gian-Franco Kasper pronunció estas palabras en la lengua romanche, del cantón del los Grisones en Suiza, al declarar "abierto" el Campeonato del Mundo de Esquí 2003.

Esta frase enmarcó el cierre de una ceremonia oficial destacada por la serenidad y la complicidad entre la cultura grisonesa y la apertura al futuro.

La puesta del sol de este sábado (01.02) en el noble centro turístico de Saint-Moritz tuvo el ritmo de un espectáculo perfectamente planificado, que fue retransmitido en directo por las diferentes cadenas de la televisión nacional de Suiza (alemana, francesa e italiana).

Con un decorado de tarjera postal y una temperatura cercana a 20 grados bajo cero, el 'show' laser, los discursos oficiales, el himno nacional, el coro infantil y los ritmos desenfrenados de DJ Bobo acentuaron la nota durante una hora, que culminó con un majestuoso espectáculo de fuegos de artificio sobre el lago congelado.

"Let's come toegether"

Los miles de en las tribunas provisionales o al borde del campo de polo grisonés entonaron en coro el himno de este Mundial: "Let's come toegether".

Cerrando el desfile de los portaestandartes de las 61 delegaciones asistentes al evento, entró la esquiadora de descenso valesana, Corinne Rey-Belley, con la bandera suiza. Llegaba a su fin un momento mágico.

"Viva Saint-Moritz 2003", exclamó el presidente de la Confederación Helvética, Pascal Couchepin, al concluir su alocución. Todo pareció unirse para dar belleza a la gran fiesta del esquí.

Unos 400 atletas de diferentes latitudes del mundo compiten hasta el próximo 16 de febrero por una de las preseas codiciadas: oro, plata o bronce.

16 años después de Crans-Montana

Dieciséis años después de Crans-Montana y 29 años después de haber organizado estas justas por última vez, Saint-Moritz vuelve a ser la Meca del esquí mundial.

No obstante, los sabores de las victorias y de los fracasos en las pistas - comenzando por la del Super-G masculino, a 2.645 metros de altitud - darán la verdadera dimensión a este Campeonato Mundial de Esquí. Nos espseran dos semanas de emoción pura.

Swissinfo, Mathias Froidevaux, Saint-Moritz
(Traducción y adaptación, Juan Espinoza)

Datos clave

Unas 10.000 personas vivieron la inauguración en Saint-Moritz.
El evento cuenta con 400 atletas y un presupuesto de 80 millones de francos.
La emoción del deporte invernal mundial epilogará el 16 de febrero.

End of insertion

Contexto

La ceremonia inaugural de los Mundiales de Saint-Moritz tuvo lugar en el estadio de polo del conocido centro turístico suizo. El presidente de la Confederación, Pascal Couchepin, y los de la Federación Internacional de Esquí, Gian-Franco Kasper y de Swiss-ski, Duri Bezzola pronunciaron los discursos oficiales.

El capítulo reservado al espectáculo corrió a cargo del conocido cantante suizo DJ Bobo. Una fantástica gala de juegos artificiales sobre el lago congelado puso el epílogo a la ceremonia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.