Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Inconveniente, un plan global de reactivación económica

Entre otras medidas, la Confederación destinará un fondo para la protección contra desastres naturales.

(Keystone)

Ante la recesión que se perfila, el gobierno anuncia un programa de acción. Se trata de medidas puntuales de estabilización más que de un plan general de reactivación. Dos economistas analizan la situación.

Los efectos de la crisis financiera en las economías se hacen cada vez más concretos. Ante un freno en el crecimiento, el Estado requiere un plan de reactivación y estimular la demanda.

Debe inyectar mil millones en ayudas y gastos, y reducir impuestos y tasas para estimular las inversiones y el consumo. Corre el riesgo de endeudarse, empero, recuperará su capital en periodo de prosperidad. Esa es la idea.

Hasta ahora, la Unión Europea no ha querido un plan continental. Pero Alemania, su primera economía, optó por una solución propia, con reducciones fiscales para los automóviles nuevos y préstamos a las empresas. China y Estados Unidos, por su parte, optaron por endeudarse.

En Suiza, el Ministerio de Economía es categórico. Está de acuerdo con la introducción de medidas sectoriales, pero rechaza cualquier paquete "que pesaría más sobre las finanzas federales y aportaría poco, como lo ha mostrado la experiencia", comentó Doris Leuthard, ministra suiza de Economía.

Leuthard y su colega de las Finanzas, Hans-Rudolf Merz, presentaron su estrategia el miércoles (12.11).

Fondos de protección

Sus "medidas de estabilización" incluyen hasta mil millones y medio de francos como máximo para 2009. Una suma que corresponde al margen de maniobra permitido por el presupuesto 2009. Lo que significa que la Confederación no va a aumentar su deuda.

El Estado federal anuncia ciertos gastos y descongelará los créditos en el seno de la administración, con gastos previstos para la protección en caso de riesgos naturales, las crecidas de lagos o ríos y la renovación energética de los edificios.

También inyectará fondos para la infraestructura ferroviaria y las carreteras nacionales. El proyecto de aligeramiento del sistema de contribuciones para las familias con niños debería acelerarse. Por su parte, las empresas que cotizaron en las reservas de crisis gozarán de 550 millones de francos.

"Medidas puntuales más que un plan de reactivación que implicaría un déficit presupuestario de la Confederación", estima Sergio Rossi, profesor de Economía Política de la Universidad de Friburgo.

"Esta acción apunta sobre todo a la psicología de los actores económicos, para mostrar que el Estado hace un esfuerzo. Hay que considerar también que la economía suiza no sufrirá tanto como la economía europea por la crisis financiera mundial y su impacto negativo en las actividades de producción".

Una pequeña economía abierta

Profesora e investigadora de la Escuela de Estudios Superiores de Comercio (HEC) de Lausana, Délia Nilles afirma que "todo el mundo comienza a aterrorizarse. Hay que mantener la calma. Con la globalización, ya no tendremos esas grandes recesiones del pasado. Después del primer gran choque petrolero, Suiza registró una tasa de crecimiento negativa del PIB casi del 6%. ¡Hablamos ahora de -0,5 o el 0,6%!"

Frente a la desconfianza actual, Délia Nilles considera que un plan de reactivación apenas tendría efecto. Una disminución de impuestos, por ejemplo, correría el riesgo de dirigirse al ahorro más que al consumo (el 60% del PIB en Suiza). Considera sobre todo que la economía suiza es demasiado pequeña y demasiado abierta para que un plan de reactivación sea eficaz.

"Los estudios lo han demostrado: incluso un plan de reactivación centrado en las grandes infraestructuras tiene impacto sólo durante un año. Su efecto (multiplicador) se difumina muy rápidamente. El esfuerzo se disuelve ampliamente a través de los intercambios con el extranjero. Y, se considera que un plan de reactivación debe tener efecto durante un período más prolongado".

Délia Nilles recuerda también una constante de la economía suiza: de cada franco gastado en Suiza, 60 centavos van al extranjero. Sólo un plan a escala europea podría funcionar pero se antoja muy hipotético.

Cerca del 5% del PIB

El costo de un plan eficaz es otro argumento "contra". "En Japón, por ejemplo, el plan de reactivación equivale a cerca del 5% del PIB (Producto Interior Bruto). Se necesitan gastos enormes para un plan de reactivación eficaz. El Estado suizo no tiene esos medios".

El equilibrio de las cuentas públicas explica también porqué Suiza no se dotó de tales planes desde la Segunda Guerra Mundial por lo menos, añade Sergio Rossi.

"La ideología fue más bien de dejar funcionar el mercado sin intervenir demasiado, el mercado debía autoregularse y buscar un equilibrio natural. (...) Pero hay que ver sobre todo que la ley fuerza al Estado al equilibrio presupuestario a medio plazo".

Aumentar el gasto para la estabilidad coyuntural exigiría aumentar los impuestos o reducir los eventuales despilfarros en los gastos públicos. Habría que reorientar esos gastos hacia los sectores generadores de crecimiento económico, lo que llevaría tiempo.

Una decisión de plan de reactivación exigiría un voto del Parlamento y su puesta en práctica dependería también de un referéndum eventual y popular.

Suiza no es China

Otra particularidad del sistema federalista suizo no facilita la tarea del Estado: el federalismo fiscal. "De manera esencia los impuestos son municipales y cantonales. Municipios y cantones tendrían que estar de acuerdo con un plan semejante porque Suiza no es China, donde el partido decide y hace aplicar..."

Es decir, el riesgo sería grande de no dar en el blanco y de llegar demasiado tarde: aumentar aún la demanda en el momento en el que el ciclo económico haya retomado aliento - con un riesgo de recalentamiento - más que influir en la coyuntura en el momento de la crisis, de manera anticíclica.

"El tiempo en que el dinero llegue a donde se piensa que debería llegar, la crisis habrá sido superada", estima Sergio Rossi. "Pero las medidas puntuales so pretexto de mala coyuntura son una buena cosa. Necesitamos sanear el parque inmobiliario, mejorar la eficiencia energética y soñar con un desarrollo sustentable". Preparar el futuro, como dice Délia Nilles.

swissinfo, Pierre-François Besson
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO

El gobierno aumentará el presupuesto en mil millones de francos, 341 millones de los cuales podrán ser puestos a disposición desde enero. El resto debe ser objeto de discusiones de aquí a febrero o marzo.

205 millones estarán disponibles para inversiones de los Ministerios de Justicia y Policía, de la Defensa y de la Economía.

66 millones serán destinados a la protección contra peligros naturales y crecidas (ríos, lagos) 20 millones para las construcciones civiles de la Confederación y 45 millones para la renovación energética de los edificios de utilidad pública.

Los medios para la promoción de las exportaciones helvéticas (Osec), ascenderán a 5 millones.

La segunda etapa se llevará a cabo a principio del año próximo y el gobierno pidió a la administración la presentación de proyectos cuya aplicación sea posible de manera expedita por unos 600 millones de francos.

Estos millones se destinarán sin duda a la infraestructura ferroviaria, las carreteras nacionales y el saneamiento energético de los edificios antiguos.

En paralelo, el gobierno desbloqueará las "reservas de crisis" (550 millones) desde el 1 de enero. Estos fondos, fiscalmente privilegiados, fueron constituidos a título facultativo por 650 empresas. La ley prevé la restitución de los importes a los interesados en caso de crisis.

La ministra de Economía pretende también finalizar lo más pronto posible los acuerdos de librecambio con Japón, Canadá y los Estados del Consejo del Golfo. Desea también avanzar las negociaciones iniciadas con la India particularmente y entablar negociaciones con China y Rusia.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×