Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

innovación Bienvenidos al Valle de los Drones

drone in volo.

La mayoría de los drones que nos sobrevuelan tienen el aspecto de una araña gigante con cuatro hélices, lo que explica que se les llame cuadricópteros.

(Keystone)

Suiza es líder en materia de investigación y desarrollo de drones. Escuchamos cada vez más el término “Valle de los Drones”, zona que se sitúa entre la escuela politécnica de Lausana y la de Zúrich. Más de 80 empresas emergentes se han establecido ahí. Pero, ¿qué factores explican el éxito del lugar y cómo evitar un caos en el cielo?

“(Suiza) es el mejor lugar en Europa para desarrollar la robótica y transformar las ideas en realidad”, dice Kornatowski Przemyslaw. “Somos tan buenos en este sector que hay empresas que abandonan Estados Unidos para venir a establecerse en lo que hoy se considera el Valle de los Drones”, añade Maximilian Boosfeld. Ambos emprendedores fundaron y dirigen varias empresas suizas emergentes. Kornatowski Przemyslaw, por ejemplo, lanzó al mercado un dron resguardado por una jaula que permite transportar paquetería de talla pequeña.

En tanto, Maximilian Boosfeld es director de Wingtra, firma que en 2017 lanzó un dron especializado en la realización de cartografías y relieves topográficos. Una empresa que hoy tiene 45 empleados.

La innovación conquistó al mercado

WingtrEnlace externoa, producto de un proyecto de investigación realizado en el seno de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZEnlace externo), debe su éxito a que logró un despegue vertical, típico de los helicópteros, pero también un vuelo horizontal como el de los aviones. “Atributos que nos permiten dejar atrás a la competencia”, explica Maximilian Boosfeld y añade: “nuestro dron de alas fijas cubre superficies más amplias que un cuadricóptero tradicional y es capaz de tomar imágenes de alta resolución, porque está equipado con cámaras de la más alta sofisticación”. El dron Wingtra es utilizado en el mundo entero, por ejemplo, para sobrevolar grandes obras de ingeniería civil, o en las minas a cielo abierto, para dar seguimiento a los trabajos de construcción y excavación para la extracción de materiales.

un drone arancione a terra.

El “WingtraOne” despega verticalmente como un helicóptero, pero es capaz de volar horizontalmente como un avión.

(wingtra.com)

Por su parte, el dron Kornatowski Przemyslaw fue creado en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFLEnlace externo). Por ahora, la empresa emegente DronisticsEnlace externo emplea a siete expertos en robótica para su trabajo diario. “Nuestro aparato puede ser tomado en las manos incluso cuando está volando, sin riesgo de que sus hélices provoquen heridas”, explica el director de la empresa. La caja protectora que tiene, elaborada en fibra de carbono, protege las mercancías que transporta y al llegar a su destino, se abre como un paquete. Tras llegar a su punto final (con correspondencia, medicamentos de primeros auxilios, o alimentos) el dron está programado para regresar solo a su partida gracias a una aplicación desarrollada por investigadores de la EPFL. “Cuando termina de usarse, este ‘dron de paquetería’ se compacta sobre sí mismo y puede almacenarse fácilmente en un bolso o un cajón”, dice Kornatowski Przemyslaw. ,Y agrega: “nuestra idea gusta y despierta el interés de algunos clientes”.

Un uomo sta controllando un drone, prima del decollo.

El ‘dron de paquetería’  de Dronistics vuela rodeado por una caja protectora hecha a base de fibra de carbonato que evita que quien lo recibe sea dañado por sus hélices.

(2017 EPFL)

Tres razones explican el éxito

Este éxito no es producto del azar. Se observa un florecimiento de empresas emergentes en el llamado “Valle de los Drones”, la franja terrestre que une a la Escuela Politécnica Federal de Lausana con su homóloga de Zúrich. Durante los últimos años, alrededor de 80 empresas han sido creadas y generan 2.500 empleos. Varios factores favorecen dicha evolución. “Suiza dispone de dos excelentes escuelas de robótica, que son parte de las mejores de Europa y, posiblemente, del mundo entero. Y una empresa emergente debe reunir mentes brillantes para transformar una idea en un producto exitoso. Esto es posible en Suiza”, dice Maximilian Boosfeld.

“Hay programas y estructuras como InnosuisseEnlace externo que apoyan proyectos innovadores y a las empresas emergentes”, agrega Kornatowski Przemyslaw.

Es gracias a su pragmática legislación, que ofrece una gran libertad a los investigadores, que Suiza es líder en materia de tecnología de drones en la actualidad. “El gobierno quiere preservar su rol de pionero y desea desarrollar cada vez más esta industria. Para quienes trabajan en este sector, esto significa poder colaborar con un sector legislativo que muestra una gran apertura con respecto a las necesidades que tienen los sectores de la investigación y el desarrollo, evitándoles cargas burocráticas inútiles”, dice el director de Wingtra.

El término “dron”, sin embargo, no existe aun formalmente en la legislación helvética. Estos aparatos sin piloto son considerados como meras maquetas de equipos voladores, aun cuando pueden hacer mucho más que volar. Pero la Oficina Federal de Aviación Civil (OFAC) ya comenzó a trabajar en una profunda revisión de las normas en vigor para adaptarlas a esta nueva realidad.

El cielo, un espacio por compartir y administrar

Mientras la OFAC elabora un nuevo método de evaluación de riesgos relacionados con el uso de estos equipos, el sector se rige con un sistema alterno. Se trata de un procedimiento llamado » SORAEnlace externo, que proviene del acrónico en inglés de “evaluación de riesgo específico de operación”, un sistema de análisis que sienta precedente y gana terreno a nivel mundial. Pero, adicionalmente, está previsto crear un registro de drones que permita identificar al propietario de cada uno de ellos. Así, tras su adquisición, todo propietario tendría que registrar su equipo y sería dotado de un dispositivo que permite identificar al piloto. De esta forma será posible localizar y castigar a los responsables de actos ilegales, como la violación de la esfera privada.

Los drones son una realidad que hace cada vez más patente sobrevolando nuestras cabezas. En Suiza, se venden alrededor de 22.000 drones al año y ya hay más de 100.000 que surcan los cielos. “Hay suficiente lugar para todo el mundo -las aves, los helicópteros, los aviones, los parapentes-, pero hay que encontrar una estrategia que les permita cohabitar”, opina Maximilian Boosfeld. Y es por ello que la organización Asociación Global UTMEnlace externo, con sede en Lausana, creó un sistema para la gestión del tráfico de drones a escala nacional. Este sistema es similar al llamado U-SpaceEnlace externo, que puso en marcha SkyguideEnlace externo, para coordinar la operación de todos los vuelos civiles y militares, el nuevo sistema de la Asociación Global UTM tiene por objeto regular el tráfico de drones que sobrevuelan, particularmente, las zoznas más pobladas y las cercanas a los aeropuertos.

Una vez más… ¡Un proyecto para Europa, que nace en Suiza!

Drones con exámenes de laboratorio

Desde marzo del 2017, La PosteEnlace externo (el servicio postal suizo) propone en Lugano lo que se convirtió en el primer servicio de drones a nivel mundial que se especializan en la transportación de resultados de laboratorio. Los cuadricópteros vuelan a una velocidad de 36 kilómetros por hora entre dos hospitales de esta ciudad del Tesino. En caso de que experimenten una avería que les impida seguir volando, los drones están equipados con un paracaídas que se abre de forma automática.

Además de la primicia de Lugano, en junio pasado también fue posible observar drones transportistas que durante un lapso de 10 días llevaron exámenes de laboratorio desde el Hospital de Tienfenau hasta el Hospital de la Isla (Berna). En Zúrich, en contrapartida, la fase experimental de transporte de muestras de sangre entre la Clínica Hirslanden y el Laboratorio Cantonal tuvo un destino menos afortunado, fue interrumpida solo 24 horas de haber iniciado. La razón: los habitantes de las zonas aledañas se quejaron de ruido que producía el vuelo y aterrizaje de los drones.

Fin del recuadro


Traducción del francés: Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes