Intercambio intercultural a través del juego

El juego no tiene fronteras lingüísticas en el campamento. Marcel Giger/Play for Peace

Con su experiencia en la cohabitación pacífica de diferentes culturas, la Aldea Pestalozzi se ha convertido por dos semanas en la sede del campamento juvenil Jugar por la Paz.

Este contenido fue publicado el 19 agosto 2005 - 22:38

Sandro Giuliani, responsable del campamento y de los programas de la Fundación Pestalozzi en Centroamérica, conversa con swissinfo.

Del 13 al 27 de agosto de 2005, 180 jóvenes provenientes de Israel, los territorios ocupados de Palestina, Etiopía, Sudáfrica, Holanda, Alemania, Serbia y Montenegro, El Salvador, Guatemala, Honduras, Colombia, Indonesia, Sri Lanka, Brasil y Suiza se encuentran en Trogen.

Son los invitados de la Aldea Pestalozzi, anfitriona del campamento Jugar por la Paz, que se realiza en el marco de las actividades de Suiza durante el Año Internacional del Deporte.

El encuentro es patrocinado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y la Cadena de la Solidaridad, encargada de los costos del transporte.

El responsable del concepto es Sandro Giuliani, quien con el equipo de la Aldea y miembros de la organización Right for Peace, con sede en Toronto, se encargan de la metodología lúdica que se sigue durante las dos semanas del encuentro.

swissinfo: ¿Cuál es el objetivo del primer encuentro en la Aldea Pestalozzi de 180 niños venidos de diversos países y entornos?

Sandro Giuliani: La meta principal es que los niños y los jóvenes puedan vivir los valores sociales del deporte aquí, en Suiza, tales como la tolerancia, el respeto, el juego justo para después difundir lo que aprendieron en sus escuelas, con los padres de familia.

Por otra parte, algo elemental para nosotros en el Año Internacional del Deporte: Queremos sensibilizar a la gente en Suiza y en el extranjero sobre los valores sociales del deporte. No sólo destacar los asuntos negativos relacionados con él, como la competencia o el doping. Queremos que se vea que a través de deporte, del intercambio intercultural, se pueden vivir valores sociales muy importantes para la paz.

swissinfo: ¿Qué puede aportar especialmente Suiza a estos países?

Sandro Giuliano: Creo que Suiza con sus 700 años de democracia, de paz, de manejo de conflictos no violentos, tiene una experiencia que podemos compartir con otros países, que no tuvieron la suerte de tener un pasado tan pacifico como el de nosotros.

Así que queremos compartir con ellos los valores que tenemos, también la suerte que tenemos; y tratar, en un diálogo intercultural, de compartir y de aprender los unos de los otros.

swissinfo: Usted tiene la experiencia de conocer los países centroamericanos, donde la fundación tiene proyectos. ¿Cómo esos dos mundos distintos se pueden unir ahora en el juego?

Sandro Giuliani: Si vemos la situación en Centroamérica, hay dos puntos en donde queremos trabajar en Suiza. Uno es la educación. Los niños en Centroamérica tienen muy poca oportunidad de tenerla, que es la base elemental para su vida.

Y el otro punto es el manejo de conflictos. Por ejemplo, en Centroamérica la violencia juvenil, con las marras, una temática que es muy grande en esa región. Esas son cosas muy distintas a lo que tenemos en Suiza. Y por eso, como Fundación, trabajamos en la educación, en la cultura de la paz.

Creo que el deporte es un medio en donde los chicos se pueden encontrar sin tener barreras, sin tener que explicar mucho, pueden jugar todos juntos, se pueden tocar, es un medio para reunir a todos y allí, todos son iguales, todos tienen las mismas reglas, las mismas oportunidades. Eso es algo muy importante, que aquí todos deben tener los mismos "chances" para poder participar y para poder desarrollar su personalidad y su vida.

swissinfo: ¿Cuál es el papel de Adolf Ogi en este encuentro de dos semanas?

Sandro Giuliani: Adolf Ogi ya estuvo aquí en la aldea y él, junto con Walter Fust, director de la COSUDE, tuvo la idea de hacer un campamento en Suiza para muchos niños y jóvenes de otros países para que vinieran aquí y compartieran con nosotros. Así que el era como el espíritu de este campamento.

swissinfo: ¿Cuáles son las temáticas en este programa?

Sandro Giuliani: Hay tres niveles. Para nosotros, la interculturalidad inicia con la persona misma. Se tiene que conocer a sí mismo, el "yo", qué es mi cultura, qué es mi nombre, quién soy yo. Esos han sido los primeros dos días.

Los otros tres días van a dirigirse al "tú", lo otro, lo extraño. Qué cosas me dan miedo. Qué son las otras culturas, qué hacen las otras personas.

Con base a eso, al final se puede hacer el tema "juntos". En esos tres días se tienden los puentes para conectar las culturas, para ver las diferencias y para ver qué tenemos en común.

swissinfo: ¿Qué niños han venido?

Sandro Giuliani: Son niños beneficiados por proyectos de nosotros, de la Fundación Pestalozzi, de la COSUDE, o de la oficina de Adolf Ogi. También tenemos jóvenes beneficiados de Right to Play, una contraparte que trabaja con nosotros en la metodología del deporte. Esto quiere decir que son todos niños que ya se benefician de proyectos sociales, de desarrollo de esas cuatro contrapartes.

swissinfo: Al concluir estas dos semanas los jóvenes participantes recibirán un título de embajadores...

Sandro Giuliani: Sí. Recibirán el título de embajadores y también vamos a realizar una Carta en el que podremos definir cuáles son los valores más importantes que aprendimos en estas dos semanas.

Esta Carta se la daremos al señor Walter Fust, director de la COSUDE, y él la entregará en la conferencia de Magglingen, la conferencia a finales del año en donde todos los actores de la cooperación internacional se van a reunir para ver que se hizo en el Año del Deporte y qué se quiere hacer en el futuro.

Ahí queremos sembrar nuestra semilla, dar nuestra Carta, para que realmente lo que hacemos vaya un poquito más allá de Suiza, que llegue a Naciones Unidas y que allá se pueda decir ¡Sí, esa es la contribución de 180 niños de muchos países del mundo!

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Datos clave

Right to Play, una organización internacional sostenida por atletas, es la responsable del programa en el campamento.

Adolf Ogi, consejero especial de la ONU para el Deporte como herramienta del desarrollo y la paz y Walter Fust, director de la COSUDE, son los impulsores del campamento en Trogen.

Al finalizar el campamento, los participantes entregarán a Walter Fust una carta con principios redactados por ellos mismos.

El documento será entregado en la Conferencia de Magglingen Deporte y Desarrollo II que tendrá lugar del 4 al 6 de diciembre de 2005.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo