Inusual tono duro en la campaña electoral suiza

Stefan Anderegg

Los partidos gubernamentales no se andan con pamplinas. Para acaparar votos en los comicios legislativos de octubre no dudan en recurrir a la aspereza de lenguaje e imagen contra sus adversarios.

Este contenido fue publicado el 17 septiembre 2007 - 08:26

El politólogo Wolf Linder explica porqué se ha endurecido el tono en la lucha por conquistar un escaño parlamentario y ha bajado el nivel.

swissinfo: ¿Qué caracteriza la actual campaña electoral?

Wolf Linder: En primer lugar, hay una mayor polarización entre la izquierda y la derecha, lo cual no tiene por qué ser negativo en sí. Lo que ocurre es que la polarización es también la expresión del cambio de estilo en la campaña electoral.

swissinfo: ¿En qué ha cambiado el estilo de hacer campaña respecto a años anteriores?

W.L.: Es un estilo más duro y también más grosero. Me refiero por ejemplo a los afiches electorales de la Unión Democrática del Centro (UDC) con las ovejas que expulsan de Suiza a la oveja negra, afiches que sobrepasan los límites.

Otro ejemplo es el afiche del Partido Socialista Suizo (PSS) con un avión que se estrella contra una central nuclear. Son cosas que, a diferencia del estilo político al que estábamos habituados, sobrepasan todos los límites.

swissinfo: ¿Por qué cree que el estilo de hacer campaña ha tomado este rumbo?

W.L.: Hay varias razones. La UDC es un partido que no sólo acostumbra abordar temas considerados tabú, sino que también se caracteriza por un estilo político que busca el enfrentamiento.

Además, la UDC tiende a ridiculizar en cierto sentido las instituciones en las que le gustaría estar al frente. Estos son elementos de un populismo político.

swissinfo: A diferencia de Estados Unidos o Francia, en un sistema de democracia de concordancia como el suizo los políticos que se enemistan durante la campaña electoral tendrán que trabajar juntos. ¿Cómo caminan por esta cuerda floja?

W.L.: Efectivamente, los partidos caminan por una cuerda floja. Forman parte del gobierno y a la vez quieren movilizar a sus electores con miras a incrementar el número de votos.

La solución es una simple cuestión de tiempo. Durante la campaña electoral el principio de concordancia pasa a un segundo plano –siempre ha sido así– y cada candidato va a lo suyo. Concluidos los comicios vuelven a congregarse para trabajar juntos.

swissinfo: La Unión Democrática del Centro (UDC) domina la campaña electoral. ¿Cómo explica que nadie consiga arrebatarle el protagonismo?

W.L.: La UDC ha adoptado tonos duros, trata de polarizar para destacarse sobre los demás partidos. En cierta medida lo hace también el Partido Socialista.

En cambio, la polarización no beneficia a los partidos de centro que confían en el sentido común y madurez política de los electores. Así que en el caso del centro no procede adoptar actitudes agresivas ni defender propósitos que carecen de credibilidad.

De cara al futuro cabe preguntarse si esta polarización permanente gusta o disgusta a los electores. Conoceremos la respuesta solamente a fines de octubre.

swissinfo: Esta campaña se caracteriza por los golpes bajos. Se han perdido las buenas formas. ¿Es señal de que los partidos carecen de temas?

W.L.: A escala nacional es verdad que predominan las discusiones superficiales. Hay algunos políticos que abordan temas interesantes, pero me sorprende que no se hable de temas candentes y trascendentales.

Un ejemplo: la región del Seeland de Berna (cantón de Berna) se inundó cuatro veces, pero el cambio climático sólo parece preocupar a los Verdes. No hay argumentos a favor o en contra sobre cuestiones políticas de envergadura a escala nacional: cada uno defiende lo suyo y nadie formula soluciones.

A escala cantonal, en cambio, hay debates interesantes, por ejemplo sobre las escuelas, los problemas de tráfico o la integración de la población extranjera.

En mi opinión, no es casual que se haga campaña con asuntos de índole cantonal. Y es que las elecciones a las cámaras federales son al mismo tiempo unas elecciones cantonales para ingresar en el Parlamento nacional.

swissinfo: ¿Ha entrado la campaña electoral en la era digital?

W.L.: Es un aspecto que me parece sumamente interesante: la era de Internet ha entrado en la campaña electoral. Vemos no sólo los sitios Web de los partidos, de los candidatos, sino también diarios que abren diferentes blogs y foros de discusión.

O también 'smartvote', una iniciativa privada que presenta las posiciones de los candidatos y las candidatas sobre diferentes temas políticos. Así los electores pueden elegir al candidato o candidata que más se corresponde con sus ideas.

swissinfo: ¿Qué espera de estos comicios legislativos?

W.L.: Para mí hay una pregunta crucial: ¿Respaldan los electores la polarización de los últimos diez años o ya están saturados?

Si apoyan la polarización, la UDC no obtendrá un peor resultado del que registró hace cuatro años. Y también los socialistas conservarán su proporción de votos. El centro se erosionará en favor de los verdes.

Si en cambio los electores muestran señales de saturación, serán los partidos de centro los que salgan reforzados de estas elecciones.

swissinfo: Nunca antes hubo tantos candidatos de la denominada Quinta Suiza, es decir suizos que viven en el exterior. ¿Tienen posibilidades reales de que por primera vez resulte elegido un candidato de sus filas?

W.L.: Es posible. Aunque, personalmente, opino que esto podría ocurrir solamente en un cantón grande como el de Zúrich.

Si bien los suizos del exterior constituyen una voz importante, su número tiene un peso mínimo en la mayoría de los cantones como para obtener suficientes votos en una elección por sistema proporcional.

Entrevista swissinfo: Christian Raaflaub
(Traducción del alemán: Belén Couceiro)

Contexto

El 21 de octubre los suizos (dentro y fuera del país) eligen a los miembros del Consejo Nacional (cámara baja, 200 escaños) y casi la totalidad del Consejo de los Estados (44 de 46 escaños). En los cantones de Zug y Appenzell Rodas Interiores ya se han celebrado los comicios a la cámara alta.

Los ciudadanos con derecho a voto sólo pueden dar su sufragio a un candidato en su cantón de residencia. Los suizos del exterior votan en el cantón en cuyo registro electoral estén inscritos. Este año varios miembros de la denominada Quinta Suiza aspiran a ocupar un escaño en el Consejo Nacional.

Las elecciones son importantes también para la configuración del gobierno nacional (Consejo Federal). Una de las primeras tareas del nuevo Parlamento será ratificar la configuración actual del gabinete o votar una nueva.

End of insertion

Datos clave

La última encuesta electoral que ha realizado el Instituto gfs.ch por (resultados de las elecciones de 2003):

Unión Democrática del Centro (UDC): 26,2% (26,7%)

Partido Socialista Suizo (PSS): 22,8% (23,3%)

Partido Radical Democrático (PRD): 15,8% (17,3%)

Partido Demócrata Cristiano (PDC): 15,2% (14,4%)

Partido de los Verdes: 9,5% (7,4%)

Previsible participación electoral: 49% (45,4%)

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo