Navigation

Investigación agrícola para evitar el hambre

Imagen de folleto de COSUDE 'Llenando el tazón de arroz en Laos'. COSUDE

"Sin inversión en la investigación agrícola no se podrá resolver el problema de la seguridad alimentaria", aseguró Achim Dobermann, director del Instituto Internacional de Investigación sobre el Arroz e invitado de la conferencia anual de la ayuda al desarrollo de Suiza.

Este contenido fue publicado el 23 agosto 2008 - 09:01

La ministra suiza de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey, advirtió, por su parte, que el hambre "ha adquirido un estatus político".

La ciudad suiza de Friburgo fue sede este viernes (22.08) de la conferencia anual de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), en pleno proceso de la reestructuración que realiza su nuevo director, Martin Dahinden, sucesor de Walter Fust.

Será el 1° de octubre que la reestructuración -que comprende medidas de naturaleza política y también la redefinición de tareas en el terreno- entre en funcionamiento.

"A principios de mayo solicité a COSUDE la definición de una política y de programas a mediano plazo que respondan a los dos desafíos mundiales que representa la seguridad alimenticia y el cambio climático", dijo en su discurso de apertura de la conferencia la ministra Micheline Calmy-Rey.

De nuevo la mirada al campo

"El hambre ya no se reduce a una cuestión de compasión y de donativos dirigidos a obras de caridad; ha adquirido un estatus político. De acuerdo al Banco Mundial, 33 países están amenazados por una penuria alimenticia", recordó la ministra helvética.

La figura central en la jornada de COSUDE fue la región asiática a orillas del río Mekong, donde hace algunos meses explotó un alza del precio del arroz. Un fenómeno que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) calificó como "el tsunami silencioso".

COSUDE respalda, hace ya más de tres décadas, proyectos en favor de la seguridad alimentaria, tales como la investigación agrícola en la zona asiática.

Desde hace 16 años, Berna sostiene el presupuesto del programa que el gobierno de Laos y el Instituto Internacional de Investigación del Arroz emprendieron para alcanzar, con éxito, la autosuficiencia en la producción del grano.

"Suiza ha invertido a largo plazo en el tema. Actualmente hay importantes proyectos que financia, cubre alrededor del 5% de nuestro presupuesto total, lo que es muy significativo para un país tan pequeño, de lo que estamos muy agradecidos", comentó a swissinfo Achim Dobermann, director del Instituto Internacional de Investigación del Arroz.

Dobermann advirtió, como lo ha hecho en un sinfín de ocasiones, que el desafío sigue siendo cubrir las necesidades de una creciente población: Para el año 2025 hará falta producir casi el doble de arroz que hoy se requiere. Por ello, sus desvelos se centran en hacer más eficaz la productividad de su cultivo y elaborar un banco con los diversos tipos del grano en la región asiática, para salvaguardar la biodiversidad.

Reducciones al agro a un tercio

"Por el lado científico, la investigación sobre el grano de arroz esta pensada para encontrar y ofrecer nuevas formas de tecnología y formas de cosecha para que la producción sea sostenible y para asegurar la producción respetando criterios ecológicos; pero hay que subrayar que la investigación agrícola es un proceso largo. Después se requieren de 5 a 7 años hasta que un nuevo tipo de cultivo se establece. Hay que invertir en capacidades, convencer a los jóvenes del valor de la investigación, tanto en países desarrollados como en los en vías de desarrollo. Sin inversión en la investigación agrícola no se podrá resolver el problema de la seguridad alimentaria en el futuro".

Dobermann explicó la crisis actual como consecuencia del olvido de políticas agrícolas y de la reducción en el presupuesto para la investigación en el sector.

Un hecho al que también la ministra de Exteriores aludió en su discurso:

"Hace 25 años, los países industrializados consagraban cerca de 6.200 millones de dólares anuales a la agricultura; las inversiones en ese sector se redujeron de tal modo que actualmente tan sólo alcanzan 2.300 millones".

swissinfo, Patricia Islas Züttel, Friburgo

Contexto

El arroz es el recurso vital de Asia. Más del 90% de la cosecha total de todo el mundo -casi 520 millones de toneladas- se produce en Asia y proporciona a los 3.100 millones de habitantes de la región más de una tercera parte de su consumo total de calorías.

Como la población asiática está aumentando en torno a 56 millones anuales de personas, se prevé que la demanda de arroz llegue a 770 millones de toneladas para el 2025.

La preocupación de los especialistas en arroz y de los encargados de elaborar las políticas es cómo lograr ese incremento. De mantenerse las tendencias demográficas actuales, en 20 años casi ningún país será autosuficiente en este cereal y el tradicional tazón de arroz asiático se colmará cada vez más con importaciones.

Fuente: FAO

End of insertion

Datos clave

La ayuda suiza al desarrollo se concentra en 12 países:

Benin

Malí

Níger

Chad

Burkina Faso

Mozambique

Tanzania

Bangladesh

Nepal

Región del Mekong

Bolivia

América Central

(Y en Latinoamerica, al programa especial para Cuba)

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.