Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

John McCain, aún en la pelea

Aunque las encuestas lo perfilan como perdedor, John McCain podría dar una sorpresa.

(Keystone)

Pese a todos los sondeos que dan la victoria a Barack Obama, John McCain aún puede ganar. Se mantiene la gran incógnita sobre si los estadounidenses están realmente dispuestos a tener un presidente de raza negra.

En vísperas del escrutinio presidencial, Obama sigue a la cabeza de todas las encuestas. Pero su ventaja sobre McCain oscila de un sondeo de opinión a otro, y va desde una decena de puntos hasta uno solo.

"La victoria de Barack Obama es un hecho", afirma a swissinfo Alfred Defago, antiguo embajador de Suiza en Estados Unidos y con la nacionalidad de ambos países.

"Pienso que Obama ganará probablemente con un margen un poco más estrecho del que indican los sondeos, pero que ganará", agrega el actual profesor de Relaciones Internacionales en las universidades de Florida y Wisconsin.

Margen de error

¡No tan rápido!, parecería advertirle Jim Scherrer, jefe de empresa y presidente de una asociación suizo-estadounidense en Filadelfia, Pensilvania, uno de los estados indecisos que podrían determinar la identidad del próximo inquilino de la Casa Blanca.

"Esta elección se mantiene en el margen de error de los sondeos", afirma JimScherrer, que apoya a John McCain y que predice incluso su victoria. "En el filo de la navaja, pero habrá una victoria republicana, en Pensilvania, y a escala nacional", declara.

John McCain mismo cuestiona los numerosos sondeos que dan una cómoda ventaja a Barack Obama. "Hemos disminuido la distancia", insiste el candidato republicano quien predice también que va "a ganar el 4 de noviembre".

Los políticos en campaña electoral suelen minimizar los sondeos y expresar su confianza en la victoria. Pero la encuesta realizada por el Instituto Zogby para la agencia de noticias Reuters, una de los más recientes, muestra efectivamente un cierto acercamiento en la justa por la Casa Blanca.

¿Entonces, John McCain puede todavía ganar? "La probabilidad es escasa", responde Alfred Defago que votó mediante boletín anticipado por Barack Obama en Boynton Beach, Florida. Pero la probabilidad existe a pesar de todo.

Acontecimiento imprevisible

"Sería necesario un acontecimiento totalmente imprevisible", estima el profesor. Una crisis internacional de gran amplitud podría permitir a John McCain surgir como el candidato con más posibilidad de tranquilizar al electorado dada su mayor experiencia.

Un escándalo de última hora en el campo Obama podría también invertir la situación, así como una conspiración de asesinato contra el senador negro que no pudiera ser desactivada, contrariamente a las descubiertas recientemente por la policía en Colorado y Tennessee.

Otros casos hipotéticos que podrían permitir a John McCain ganar: los indecisos, entre 5 y 10% del electorado antes del escrutinio, que se decidieran en su favor o una participación de los nuevos inscritos que fuera menos elevada de lo previsto para Barack Obama, como fue el caso para John Kerry en 2004.

En el escrutinio presidencial estadounidense, que es una serie de 50 elecciones locales y que funciona por sufragio indirecto, existe también el escenario en el que John McCain podría ganar el voto en el colegio electoral y no el voto popular, gracias a una combinación de victorias en Estados estratégicos en virtud de su alto número de asientos en el colegio electoral, como Florida, Ohio o Pensilvania.

El factor racial

Finalmente, "es posible que los sondeos se equivoquen porque la gente quiere ser políticamente correcta al hablar con los encuestadores y no dice que no votará por un negro", destaca el jefe de empresa Jim Scherrer.

La reacción, el día del escrutinio, de los electores estadounidenses ante la perspectiva histórica de un presidente negro se mantiene como la gran incógnita de esta elección presidencial.

"El racismo latente en el electorado estadounidense podría llevar a algunos blancos a preferir votar contra sus intereses económicos, optando por John McCain, y eso ya se produjo en elecciones anteriores", explica Alan Berger, miembro del Comité editorial del diario 'Boston Globe'.

Justo antes del escrutinio, la proporción de electores que reconocen no querer un presidente negro gira en torno a un 5%. Hace algunos meses, se situaba entre 10 y 13%. La mayoría de los encuestadores, incluido el muy respetado Andrew Kohut, director de Pew Center, considera que incluso al 13% está por debajo de la realidad.

'Efecto Bradley'

La historia electoral de Estados Unidos se distingue también por una gran degradación en el apoyo en favor de un candidato negro, a algún puesto electivo, entre el período preelectoral y el escrutinio.

Los politólogos denominan ese fenómeno como 'el efecto Bradley', del nombre de un alcalde negro de Los Ángeles, que en 1982 perdió la elección para gobernador de California, cuando todos los sondeos lo proclamaban vencedor.

Muchos simpatizantes de Barack Obama temen un 'efecto Bradley' y les inquieta que un buen número de electores pueda desvelar su racismo sólo en la casilla electoral, lo que podría, si el desfase entre las intenciones de voto y los sufragios efectivamente expresados fuera importante, otorgar la victoria a McCain.

swissinfo, Marie-Christine Bonzom, Washington
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Datos clave

Se estima en aproximadamente un millón 200 mil el número de suizo-estadounidenses.

La mayoría de los estadounidenses con raíces suizas viven en California, Nueva York, Ohio, Wisconsin y Pensilvania.

A finales de 2007, 73.978 suizos estaban registrados en Estados Unidos.

52.415 de ellos son binacionales.

Fin del recuadro

La elección

La elección del nuevo presidente estadounidense tiene lugar el 4 de noviembre. También serán electos los delegados en los estados.

Son éstos los que dan el vencedor. En numerosos estados, el vencedor de la elección obtiene todos los grandes electores.

Un candidato que tiene más votos no gana pues, inevitablemente.

Es lo que sucedió en 2000 a Al Gore contra George Bush: este último obtuvo menos votos, pero ganó con 271 grandes electores contra 266 por el demócrata.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×