Josef Ackermann inculpado en el caso Mannesmann

Josef Ackermann lleva nueve meses al frente del Deutsche Bank. Keystone Archive

La fiscalía de Düsseldorf inculpó este lunes a seis personas en el caso vinculado a la venta de la operadora alemana a la británica Vodafone.

Este contenido fue publicado el 17 febrero 2003 - 17:24

Uno de ellos es el suizo Josef Ackermann, presidente del Deutsche Bank, el mayor banco comercial de Alemania.

Los investigadores sospechan que hubo estafa con agravantes o complicidad en fraude de los seis miembros del entonces directorio de Mannesmann en la espectacular venta hace tres años de la empresa alemana, cuyos altos ejecutivos cobraron más de 100 millones de euros por concepto de primas e indemnizaciones.

Entre los acusados figura, además del suizo Josef Ackermann, el ex presidente de la compañía alemana, Klaus Esser, y el entonces presidente del sindicato de los trabajadores metalúrgicos de Alemania IG-Metall, Klaus Zwickel.

El fiscal preparó un documento de más de 600 páginas que será entregado en los próximos días a los acusados, después de determinar si hace lugar al juicio y en qué fecha.

Este proceso por delitos económicos sería, de confirmarse, el más espectacular en la historia de la República Federal de Alemania. Los acusados han reiterado repetidamente su rechazo a las acusaciones.

Ackermann no dimite

El Deutsche Bank (DB) declinó este lunes comentar la decisión de la fiscalía de elevar la acusación contra Ackermann y otros cinco imputados.

Al parecer el suizo no considera que deba renunciar de su cargo por esta situación, según declararon funcionarios de la entidad bancaria a comienzos de febrero, al presentar el balance anual del DB .

Hasta ahora, Ackermann, de 55 años, ha recibido con tranquilidad las informaciones sobre la posibilidad de que fuera acusado por el caso Mannesmann.

En la misma conferencia de prensa a comienzos de febrero el alto ejecutivo suizo señaló que los pagos efectuados hace tres años al entonces presidente de Mannesmann, Klaus Esser, eran "absolutamente correctos", como lo atestiguaban numerosos peritajes realizados al respecto.

Además, afirmó que varios políticos alemanes le habían aconsejado no dejarse impresionar por una acusación del fiscal.

Nueve meses al frente del DB

Ackermann, formado en economía en la prestigiosa Universidad de San Gall, de cuyo cantón es oriundo, es el primer extranjero que preside del directorio del Deutsche Bank, entidad que reformó radicalmente en menos de un año de estar en el cargo.

El ejecutivo helvético, quien ingresó al directorio en 1996, tras haber trabajado en el Schweizerische Kreditanstalt (SKA), hoy Credit Suisse Group (CSG), asumió la presidencia del Deutsche Bank hace nueve meses, en medio de una de las peores crisis de la institución crediticia alemana.

Sin desprenderse de muchas participaciones en empresas, pero con masivos despidos de personal, el banco comercial más importante de Alemania logró arrojar cifras positivas en sus negocios y prepararse para una revitalización de la coyuntura económica, reduciendo drásticamente sus costos y aumentando sus ventas multimillonarias.

swissinfo, Juan Carlos Tellechea, Berlín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo