Juegos Olímpicos, balance de François Carrard

François Carrard durante una conferencia de prensa en la capital griega. Keystone

Los Juegos de la XXVIII Olimpiada de la era moderna concluyeron este domingo (29.08) en Atenas.

Este contenido fue publicado el 30 agosto 2004 - 10:07

En suelo griego desde su inicio, el ex director general del Comité Olímpico Internacional (COI), François Carrard, analiza el acontecimiento, en particular, el desempeño helvético.

Entre los Carrard hay una tradición familiar de estudio de la abogacía, pero también hay un amor por los viajes, la música, el deporte. Doctor en Derecho, presidente del festival de Jazz de Montreux y director general del CIO durante 14 años, François es un ejemplo.

A 66 años, el antiguo brazo derecho de los presidentes Juan Antonio Samaranch y Jacques Rogge (1988 a 2002) cedió su plaza en el Château de Vidy (Lausana) a Urs Lacotte.

Actualmente a la cabeza de su despacho, este abogado de Lausana se mantiene como consejero jurídico principal del COI. ¡Impensable cortar completamente los lazos con ese organismo!

Indiscutible también su presencia en Grecia para los más recientes Juegos Olímpicos, justo en el sitio en el que nacieron y fueron reinventados en 1896.

Para swissinfo, François Carrard pasa revista a lo ocurrido en el plano olímpico durante las dos últimas semanas.

Lapso de 17 días en el que los ‘dioses’ del deporte reemplazaron a los dioses del Olimpo y dieron la nota. Aunque bajo una estrecha vigilancia, 17 días en los que la ciudad de Atenas se presentó a los ojos del mundo entero con sus mejores atuendos, como para resucitar aún mejor.

swissinfo: François Carrard, ¿cómo ve usted la obtención de cinco medallas (una de oro, una de plata y tres de bronce) por parte de Suiza?

François Carrard: En mi opinión, ese balance refleja una cierta posición de Suiza en la sociedad y en el mundo. Suiza está un poco atrás aún cuando se esfuerza. Y hay que reconocer que el mundo que nos rodea avanza... y avanza mejor y más rápido que nosotros. Eso no sólo es válido para el deporte y pienso que tenemos que estar conscientes de ello.

Muchas medallas suizas fueron logradas por atletas cuya preparación no fue óptima. ¿Cuáles son sus conclusiones al respecto?

Para mí, una sola cosa es segura, es necesario invertir más en recursos humanos y financieros en el deporte suizo. Los esfuerzos se hacen, pero eso requiere tiempo.

Luego de 14 años en el COI, usted vive sus primeros Juegos Olímpicos sin ser el director de ese organismo. ¿Qué impresión general guardará usted de Atenas 2004?

El regreso de los Juegos a Grecia fue magnífico y estoy feliz por los griegos y por el movimiento olímpico puesto que eso era muy importante. Grecia tiene la cultura de los Juegos Olímpicos. Aquí, la comprensión y el interés son verdaderamente particulares y la magia opera.

Además, los griegos sorprendieron a todos aquellos que esperaban algún tipo de dificultades merced a los problemas iniciales en la organización. Pienso que es importante subrayar la extraordinaria calidad de todos los que participaron en estos Juegos.

Grecia es una nación inteligente y sus habitantes dieron prueba de flexibilidad, de vivacidad, y de una muy grande capacidad de adaptación. Lograron siempre encontrar soluciones clarividentes a los problemas que surgieron.

De acuerdo con usted, ¿Atenas ganó la apuesta de evitar el gigantismo de los Juegos?

Atenas supo aprovechar esta Olimpiada. Era una ciudad muy caótica. El desarrollo de los Juegos Olímpicos en su suelo le permitió dar un paso extraordinario en lo que toca a sus infraestructuras, sus medios de transporte y su industria hotelera.

Es otra ciudad también en el aspecto arquitectónico. Sin embargo, el empleo de algunas instalaciones deportivas luego de los Juegos Olímpicos no es aún muy claro.

No estoy muy seguro de que los griegos hayan logrado planificar totalmente sus acciones posteriores. Su error puede ser esa manera de acabar las cosas en el último momento. Corren el riesgo de tener problemas de mantenimiento aquí o allá, pero es difícil evaluar eso por ahora.

Durante las competencias, más de 20 atletas fueron hallados positivos en las pruebas para el control del insumo de productos prohibidos, es decir, un récord para los Juegos Olímpicos. ¿Qué nos comenta al respecto?

En materia de lucha contra el dopaje, los Juegos de Atenas constituyen una verdadera revolución. Pasamos de un periodo en el que se intenta identificar el fenómeno y armonizar la lucha a una zona en la que la caza de los tramposos es realmente intensiva.

Cada caso de dopaje descubierto, denunciado y juzgado es una nueva victoria en esta difícil batalla. Personalmente, advierto un gran cambio cultural en el tratamiento del dopaje, no sólo de parte del público sino también –y eso se nota en las audiciones en las que participo en el marco de algunos asuntos- de parte de los atletas y de su entorno. Siento que ahora existe una voluntad de general de avanzar aún más y la victoria es colectiva.

Los Juegos de Atenas también fueron los más vigilados de la historia, ¿esa situación afectó el desarrollo de las competencias?

Nunca dudé de los griegos en materia de seguridad. Los países confrontados de manera permanente a esa preocupación han aprendido a manejar esa situación desconocida. Al final, y a pesar del gran dispositivo de seguridad, las restricciones respectivas no fueron mayores que las de años anteriores.

De aquí a Beijing 2008 habrá nuevos deportes en el mundo olímpico?

La Comisión del Programa de Deportes efectúa un profundo trabajo sobre el particular. No habrá más disciplinas en Beijing puesto que el límite de 10.500 atletas no puede ser superado.

El programa olímpico es como un autobús completo. Si se quiere hacer montar a un nuevo pasajero, hay que hacer descender a otro. Si algunos deportes fueran tachados de la lista, esa sería su condena a muerte.

Es necesario tomar las decisiones adecuadas y confío en el presidente Jacques Rogge así lo hará. La reunión prevista para el año próximo para abordar el desarrollo de los Juegos de Atenas, permitirá tener una visión más clara.

swissinfo, Mathias Froidevaux
Traducción, Marcela Águila Rubín

Datos clave

François Carrard nació en Lausana el 19.01.38.

Doctor en Derecho, fue director general del CIO de 1988 al 2002.

Funge como consejero jurídico principal del COI.

En otro renglón, es presidente del Festival de Jazz de Montreux.

End of insertion

Contexto

Medallero suizo en Atenas:

Sven Riederer, bronce en triatlón masculino
Bruno Risi y Franco Marvulli, plata en Madison-ciclismo
Patrick Heuscher et Stefan Kobel, bronce en voley playa
Karin Thürig, bronce en ciclismo-contrarreloj
Marcel Fischer, oro en esgrima

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo