Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La "guerra de precios", arma de doble filo

El consumidor suizo busca una adecuada relación entre el precio y la calidad.

(Keystone)

El 38% de los hogares suizos cruzó alguna frontera en 2005 para hacer sus compras; en respuesta Aldi, Lidl, Carrefour y Casino operan ya desde Suiza.

La ventaja: más variedad de productos a menor precio. El lado oscuro: unos 10.000 empleos podrían desaparecer en cinco años.

Los precios que acompañan a los productos de consumo cotidiano de los suizos "hablan" con más contundencia que cualquier discurso político: un kilo de solomillo suizo vale 53% más que en la media de los países de la Unión Europea (UE); uno de pollo, 35% más; un litro de aceite de cártamo, 54% extra; los mariscos, 37%, y las legumbres, aproximadamente 42%; todo según datos al 30 de septiembre del 2005 del Eurostat, la autoridad estadística de los vecinos europeos.

Esto explica que 38% de los hogares helvéticos hayan cruzado la frontera al menos una vez durante los últimos 12 meses para realizar sus compras de supermercado, una tendencia que crece de manera consistente del año 2000 a la fecha.

El destino principal: Alemania (20% de los cruces "hacer supermercado", seguido de Francia (12%); Austria (5%), e Italia (3%), de acuerdo con la empresa internacional especialista en sondeos ACNielsen.

El giro cassis de Dijon

El panorama de precios elevados -y la urgencia por homologarlos a los de los vecinos europeos expresada por la población- se sumó en 2005 a una iniciativa del Consejo Federal que creció desde la primavera como bola de nieve hasta lograr el respaldo del Parlamento.

Hace tres meses (23.09) se tradujo en un reporte concreto por parte del gobierno para poner en marcha en Suiza el llamado principio de "Cassis Dijon".

El objetivo: reventar la "burbuja de precios" en la que vive Suiza a través de la apertura unilateral a la entrada de bienes producidos en países de la Unión Europea, aun cuando éstos sean producidos también en territorio helvético.

Esta regla –que tiene validez legal en toda la UE- tuvo su origen en Alemania, en donde en 1979 una cadena de tiendas prohibió la comercialización del licor francés (cassis de Dijon), desatando con ello un conflicto bilateral que terminó en la corte, y que se resolvió a favor de la bebida gala.

La ventaja para los suizos del "cassis de Dijon" será un alivio para el bolsillo de entre 10 y 15% antes del 2007; reducción que se hará patente especialmente a través de los supermercados.

Las cadenas de casa

Las tres principales cadenas de supermercados de origen helvético que operan en Suiza son Coop, Migros y Denner.

Migros, la indiscutible número uno del comercio al menudeo suizo, posee 45% del mercado, 79.554 empleados y ventas anuales superiores a los 14.720 millones de francos suizos.

Para entrar a la lucha de los precios bajos lanzó su línea de productos M-Budget (de bajo costo).

Detrás de Migros está Coop, con sus 47.100 empleados y el 22% de las de alimentos del país.

También sacó una gama de productos a descuento que incluye desde un litro de leche hasta telefonía celular.

Y lejos, pero en el terreno de juego (8% del mercado), está Denner, quien adquirió las 146 sucursales de Pick Pay en el otoño (05.09), con objeto de fortalecer su presencia en Suiza.

Denner fue de hecho la pionera en materia de descuentos en Suiza, vocación que eligió desde 1969, cuando estableció en Zúrich su primera sucursal "de descuento".

Actualmente opera con 700 puntos de venta, y espera ganar entre 3 y 4 puntos del mercado antes de 5 años.

Los vecinos alemanes

Actualmente, cuatro cadenas extranjeras operan en el país, y pelean –en principio- por alrededor del 10% del mercado que les dejan libres sus tres competidoras nacionales.

Dos de ellas son de origen germano, las temidas "hard discounter".
La primera, Aldi, quien se instaló en octubre pasado (27.10) en Weinfelden, Amriswil, Altenrhein y Gebenstorf, y en menos de dos meses inauguró tiendas en Mels, Zollikofen, Altdorf, Herisau, Frauenfeld y Zürich-Oerlikon. El año que entra prevé otras 40 aperturas en la región italiana de Suiza.

Para ello se ha pertrechado en superficies de 900 metros cuadrados que ofrecen un mínimo de 700 productos distintos, todos ellos al menos 10% por debajo de los precios de Migros y Coop.

Lidl, por su parte, ya se estableció legalmente en territorio suizo y actualmente busca permisos de construcción y terrenos de entre 1.000 a 1.400 metros cuadrados en poblaciones de más de 10.000 habitantes, con facilidades para el estacionamiento de automóviles, para establecer sus primeras sucursales, como se puede apreciar en su página web. Y ofrece facilidades de contratación a los jóvenes que quieran hacer carrera en su compañía.

Los inquilinos franceses

En Suiza operan también dos supermercados de origen francés: Carrefour y Casino.

El primero llegó a tierra helvética en el año 2000, y actualmente tiene 12 tiendas en funcionamiento, con el proyecto firme de abrir una nueva sucursal cada dos años.

Y aunque su llegada al mercado helvético fue un aterrizaje forzoso que registró pocas ganancias e implicó enfrentarse a un mercado de consumidores muy distinto al francés, la compañía confirmó en 2005 que no tiene intención de dejar el mercado.

En 2005, sus ventas serán del orden de los 1.103 millones de francos suizos, y su oferta de productos de más de 450.000, con precios entre 7 y 9% inferiores a los de sus competidores suizos, lo que garantiza su supervivencia durante los próximos dos años.

En cuanto a Casino, apenas reconoce terreno en Suiza.
A principios del 2005, todas las tiendas el antiguo grupo helvético Magro desaparecieron para convertirse en supermercados Casino.

Un total de 35.000 productos son ofrecidos por esta marca, quien respetó las 450 plazas que tenía Magro y contrató a 40 nuevos empleados.

El lado oscuro

La llegada de nuevas firmas a Suiza tiene claras ventajas para los consumidores. La oferta de productos se amplía de forma importante y los precios se reducen.

De pronto, sobre los anaqueles de los supermercados pueden encontrarse 20 tipos distintos de pasta italiana o 45 de queso para fondues.

Ventajas que son cada vez más apreciadas por los suizos, pero que tampoco son aún un "paraíso" que les perturbe, pues están acostumbrados a preferir calidad sobre precio, y esa es una cualidad que no va a borrarse en unos cuantos meses, opina André Pantzer, investigador del Credit Suisse.

Los expertos del grupo financiero consideran, asimismo, que el comercio al detalle podría perder unos 10.000 empleos entre el 2005 y el 2010, como resultado de la llegada de los grandes supermercados de descuento extranjeros (sobre un universo de 255.000 empleados actuales).

Los "precios rotos" tienen pues un reverso de la moneda.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

· El 38% de los hogares suizos cruzaron la frontera al menos una vez en 2005 para realizar sus compras de supermercado en otro país, según datos de ACNielsen.

· Los precios helvéticos son 35% más elevados en promedio que los de los vecinos de la Unión Europea (UE).

· Migros y Coop concentran 77% del mercado del comercio al menudeo suizo actualmente.

· La competencia implicará una reducción de entre 10 y 15% en los precios que pagan los suizos por surtirse en el supermercado (antes de dos años).

· Simultáneamente puede implicar la desaparición de 10.000 empleos antes del 2010

Fin del recuadro

Contexto

· El Consejo Federal es partidario de aumentar la competencia a nivel de consumo al menudeo, razón por la que ha apoyado intensamente la aplicación del principio de "Cassis de Dijon", que tiene validez en toda Europa, y que permite la libre circulación de mercancías entre los distintos países.

· Los cuatro supermercados extranjeros más importantes que operan en Suiza son Aldi, Lidl, Carrefour y Casino, los dos primeros de origen alemán y los dos últimos de cuña francesa.

· Su llegada ha implicado una diversificación de productos y una reducción de precios benéfica para los consumidores.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×