Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La "Quinta Suiza" anima el debate sobre el porvenir de la educación helvética

La canciller de la Confederación, Annemarie Hotz, anticipó, en Zug, el uso futuro de Internet para ampliar la participación política de los suizos del extranjero.

(Keystone)

La realidad actual no pone en duda la eficacia del sistema educativo de Suiza, sino que le obliga a renovarse en función de los nuevos retos económicos, sociales y culturales de un mundo cada vez más interdependiente, fue el diagnóstico expresado en Zug.

Los disertantes y los 450 helvetas asistentes al 28 Congreso de los Suizos del Extranjero, en la ciudad de Zug, coincidieron -con algunos matices de enfoque - en la necesidad de dar dinamismo y competitividad a la formación profesional sin abandonar los postulados esenciales de la educación pública: igualdad de oportunidades, integración cultural, osadía y creatividad.

Los participantes abogaron igualmente por el mantenimiento del carácter federalista de la educación, ya que responde a las necesidades de cada uno de los 26 cantones. Esta labor será más positiva, precisaron, si todos ellos armonizan sus planes y programas de estudio, no sólo entre sí, sino con los de otros países en los que radican suizos emigrantes.

Argumentos de la economía

Suiza carece de recursos naturales y su "materia prima" valiosa es la educación y el "Know How". La fortaleza de su economía pública descansa en el rendimiento de la creatividad, aspecto que, si damos crédito a distintos estudios, no marcha al ritmo de la transformación global.

Con una media de exportación percápita de 14.000 francos, Suiza ocupaba, en 1996, el segundo lugar, inmediatamente después de Suecia y delante de Japón y Estados Unidos. Su exportación, cinco veces más que su importación, constituye entonces un factor vital para mantener su condición de uno de los países más ricos del mundo.

Las expresiones "E-commerce" o "E-bussiness" no son términos vacíos, sino proyectos concretos que adquieren dimensiones insospechadas, las fusiones empresariales se suceden y emplazan a nuestro Estado a dejar el clásico formato de sociedad industrial para transformarse en una sociedad de información y conocimiento científico. Estos son algunos de los argumentos señalados por el consejero nacional, Johannes R. Randegger en su disertación sobre el poder impulsor de la innovación.

Randegger reclamó inversiones sustanciales para la investigación y el desarrollo científicos, sobre todo en los ámbitos de micro y nano tecnología, medicina, biotecnología y creación de nuevos materiales. Propone además, cuidar el capital humano ofreciendo condiciones atractivas que impidan la fuga de cerebros.

Mejorar sin destruir los fundamentos del sistema

A su turno, el secretario de Estado de Berna, Charles Kleiber admitió la necesidad de reformas en las estructuras de las universidades, las escuelas Politécnicas y los centros de enseñaza superior, sujetándose a las exigencias actuales.

No obstante, puntualizó que "el sistema de formación e investigación en Suiza es bueno". Abogó por más medios financieros estatales y del sector privado para relanzar la dinámica de la creatividad en los estudiantes, despertar el interés por la innovación que comporta riesgos, consolidar la igualdad de oportunidades y edificar una red nacional e internacional de establecimientos de enseñanza superior.

Kleiber instó a "emplear la imaginación para resolver los problemas".

Escuela básica de integración e intercambio cultural

"La escuela debe conseguir que la persona mantenga el deseo de seguir aprendiendo aún después de haber abandonado las aulas" señaló la consejera de Estado de Ginebra, Martine Brunschwig Graf refiriéndose a la escuela del siglo 21.

Alentó a que las exigencias económicas de la actualidad no hagan mella en la formación personal del individuo porque, precisó, "el aprendizaje de la cultura general y el fortalecimiento de los valores aseguran una formación global del ser humano".

"Es importante aprender a sacar provecho de las derrotas y los errores" sostuvo Martine Brunschwig Graf.

A su turno, Thomas Straubhaar, catedrático de Economía en la Universidad alemana de Hamburgo, recalcó que la mejor manera de evitar la fuga de cerebros es creando márgenes de movilidad para los estudiantes suizos, evitando los aspectos burocráticos pesados y otorgando los medios financieros imprescindibles.

Casi todos los oradores en el panel de discusión insistieron en la importancia de fortalecer los valores fundamentales y sociales. Consolidando los principios de solidaridad y el intercambio cultural se combate la intolerancia y la aparición de brotes de xenofobia, anotaron.

En resumen quedó claro que la mundialización no debe crear élites ganadoras y masas perdedoras divididas por un abismo digital, sino más bien, coordinar un sistema de educación y de formación profesional coherente que aproveche todos los medios del avance tecnológico para ponerlo al alcance de todos.

Votación electrónica

El Gobierno Federal no estuvo representado esta vez por uno de sus siete ministros, sino por Annemarie Hotz, primera Canciller en la historia de Suiza, originaria del cantón de Zug.

En su mensaje a los 450 suizos del extranjero reunidos en el Congreso, destacó la importancia que reviste la participación política de los 580.000 helvetas radicados en los cuatro puntos cardinales del planeta y anunció el futuro funcionamiento del "e-vote", es decir, del voto electrónico por la red de Internet.

Informó que la Cancillería de la Confederación está afinando los detalles de un proyecto que facilitaría a los suizos del extranjero hacer uso de sus derechos políticos, vigentes desde 1992. La votación electrónica, elevaría, en un futuro mediato, la participación de la Quinta Suiza en la vida política de la Confederación. Actualmente, son 70.000 quienes ejercen ese derecho desde el extranjero.

La canciller de la Confederación resaltó además que el próximo Congreso de los Suizos del Extranjero, a realizarse el venidero año en Davos, consagre sus deliberaciones a la situación de Suiza y las Naciones Unidas.

En definitiva, los 450 helvetas que llegaron de 38 naciones a Zug vuelven a sus países de acogida tras haber participado en los debates de un interesante tema, como es la educación, aparte, claro está, de haber refrescado el contacto con su patria, practicado el idioma materno y disfrutado, esta vez, de algunos paisajes del cantón de Zug.

Juan Espinoza



Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes