Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La adhesión a la ONU, favorable a Suiza

Cornelio Sommaruga se pronuncia por el ingreso de Suiza a la ONU.

(Keystone Archive)

Para Cornelio Sommaruga, ex presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), un eventual ingreso a la ONU no afecta la neutralidad Suiza.

"Yo no veo problema alguno para la neutralidad suiza en caso de adhesión de nuestro país a la ONU el 3 de marzo", afirmó el ex ministro helvético, oriundo del cantón del Tesino.

En su opinión, la elección de los suizos durante las votaciones del año próximo que decidirán si Suiza entra o no a las Naciones Unidas, es un asunto de solidaridad de cara al resto del mundo.

Sin embargo, aduce que la integración también sería interesante para Suiza que no puede permanecer al margen de la comunidad internacional.

Al frente del organismo humanitario multinacional, Sommaruga ha participado desde su retiro en dos comisiones de la ONU.

Mantenimiento de la paz

Una de ellas elaboró el informe Brahimi, sobre la reforma de las operaciones de mantenimiento de la paz y la otra redactó el informe Sahnoun-Evans en torno a la intervención y la soberanía de los Estados.

Ambas comisiones analizaron las actividades de las Naciones Unidas en el sensible terreno de la intervención militar. En ese marco, Cornelio Sommaruga se reunió con numerosos interlocutores en diversas capitales.

Ferviente partidario de la ONU, el ex secretario de Estado descarta que la integración a la ONU pueda afectar la neutralidad helvética.

Por el contrario, dice, "ofrecería a Berna la posibilidad de proponer activamente sus buenos oficios. Participando en todos los círculos de negociación, podríamos ofrecer más fácilmente nuestra mediación".

Clara delimitación

En su informe sobre las fuerzas de mantenimiento de la paz, Sommaruga y sus colegas establecieron claramente los límites de una intervención de los cascos azules. Una estrategia semejante sólo puede tener lugar si hay cese al fuego y un acuerdo de paz previos.

La ONU no debe imponer una solución por la vía de la fuerza. Carece de los medios necesarios para hacerlo. En caso de que se requiera una intervención semejante, puede desplegarse una fuerza militar regional, estima el ex presidente del CICR.

En Afganistán las Naciones Unidas actuaron con base en las experiencias obtenidas en Bosnia y Ruanda. No intentaron interponerse militarmente entre las facciones sino que instrumentaron en Bonn una solución política transitoria a la que asociaron a todos los actores principales.

La ONU debe continuar su trabajo para consolidar la paz en Afganistán mediante un esfuerzo de reconstrucción económica, el reforzamiento de la seguridad y la continuación de la ayuda humanitaria.

"La respuesta únicamente militar no es suficiente. Hay que actuar de tal modo que los terroristas no tengan medios para actuar y encontrar soluciones a los problemas más graves: la pobreza, el deterioro ecológico, las pandemias, las transferencias de armas", declara Sommaruga.

"Como lección del 11 de septiembre la comunidad internacional debe buscar resolver sus problemas de manera más enérgica y más coherente", añade Sommaruga.

Considera que en los últimos años la ONU se ha reforzado bajo el impulso de Kofi Annan, quien ha favorecido un importante trabajo de reflexión sobre el funcionamiento del organismo.

swissinfo y agencias

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes