Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La CIA contornea el secreto bancario suizo

El Banco Nacional Suizo integra el grupo de supervisores de la SWIFT.

(Keystone Archive)

Estados Unidos confirmó haber espiado transacciones internacionales financieras, incluyendo aquellas en y de Suiza, durante casi cinco años.

El gobierno suizo mantiene la calma pero expertos en protección de datos y abogados helvéticos se muestran inquietos.

Al confirmar las informaciones publicadas el viernes (23.06) por el 'New York Times', el secretario del Tesoro estadounidense, John Snow defendió el programa secreto, realizado por esa dependencia y la Agencia Central de Información (CIA), calificándolo de una ayuda invaluable en la lucha contra el terrorismo.

Dijo que desde poco después de los ataques del 11 de septiembre del 2001, el Tesoro había estado revisando los registros de la Sociedad de Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT, en sus siglas en inglés).

"La base legal es rutinaria y absolutamente clara", dijo el subsecretario del Tesoro, Stuart Levey en rueda de prensa convocada de último momento. Lamentó que el programa de vigilancia hubiera sido revelado, pero agregó que seguiría.

SWIFT, cooperativa que reúne 7,800 instituciones financieras de más de 200 países, reconoció haber transmitido un "número limitado" de datos a las autoridades estadounidenses.

Levey dijo, a su vez, que decenas de miles de transacciones que habían pasado por SWIFT habían había sido examinadas.

Zona gris de la ley

El asunto levantó ámpula. En Estados Unidos, organizaciones de defensa de las libertades se inquietan. El Departamento del Tesoro subraya que las restricciones de acceso a las transacciones financieras no se aplican a la red SWIFT, considerada como un prestador de servicios y no como un banco.

El diario estadounidense 'New York Times' cita a responsables que consideran más bien que las informaciones evolucionan en una 'zona gris' de la ley. En Suiza, la primera institución bancaria del país, el UBS, declaró el domingo que "el secreto bancario no había sido perjudicado"

El Ministerio de Justicia de Bélgica pidió la apertura de una investigación al servicio de inteligencia de su país así como un análisis jurídico para determinar si el derecho belga había sido lesionado.

En Suiza, el encargado de la protección de datos se inquieta también. Hanspeter Thür considera que no hay ninguna base legal para transmitir informaciones sobre clientes y agrega que éstos deberían ser informados.

"Vamos a entrar en contacto con los servicios europeos de protección de datos con el fin de coordinar nuestra reacción", declaró al periódico suizo de expresión alemana, Neue Zürcher Zeitung.

En esa misma edición dominical, Marco Pieth, profesor de derecho penal del cantón de Basilea, califica de problemática la situación, pero explica que SWIFT "vulnerable a las presiones" y que las autoridades estadounidenses pueden fácilmente bloquear su funcionamiento haciéndole retirar su licencia en ese país.

Ninguna infracción del derecho suizo

La prensa estadounidense dio cuenta de presiones gubernamentales para impedir la publicación de estas informaciones. Cuando, no obstante, éstas aparecieron, la propia embajada de Estados Unidos se puso en contacto con el gobierno suizo.

Este último consideró que no había infracción del derecho suizo y que el asunto incumbía al Banco Nacional (BNS), que a su vez declaró que no tenía "ningún poder de control jurídico en Bélgica".

El Departamento del Tesoro, por su parte, aseguró que la vigilancia financiera fue limitada a las transacciones de personas sospechosas de tener lazos con el terrorismo.

"Siguiendo flujos de capital, Estados Unidos fue capaz de localizar a activistas y a sus financieros, localizar redes terroristas, contribuir a llevar a sus miembros ante la justicia y salvar vidas", declaró Snow.

El banco de datos de la SWIFT, según el New York Times, permitió la captura de Riduan Isamuddin, alias Hambali, considerado como el cerebro de los atentados que costaron más de 200 muertos en Bali en el 2002.

swissinfo

Contexto

Creada en 1973 en Bélgica, la SWIFT administra un sistema de mensajerías para 7800 instituciones financieras en 200 países, con un volumen de transacción de 6000 mil millones de dólares por día.

En Suiza, reagrupa a 99 bancos y 254 institutos financieros y las transacciones alcanzan 200.000 millones de francos por día.

Dos de los 25 asientos del consejo de administración están ocupados por suizos: Yves Mass (Credit Suisse) y Stephan Zimmermann (UBS), elegido recientemente vicepresidente.

Desde los años 80, el Banco Nacional Suizo (BNS) forma parte del grupo de los bancos nacionales (g-10) que supervisa a la SWIFT.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×