AFP internacional

Una columna de humo se eleva en la distancia tras el disparo de mortero desde la localidad de Sabah al Jayr, a las afueras de la ciudad de Deir Ezzor, en el este de Siria, el 21 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La coalición contra el grupo Estado Islámico (EI) liderada por Estados Unidos negó este miércoles su responsabilidad en un bombardeo aéreo que el lunes dejó decenas de civiles muertos en la ciudad siria de Bukamal (este), bastión de los yihadistas cerca de la frontera con Irak.

La coalición indicó, sin embargo, que estaba verificando las informaciones que dan cuenta de víctimas civiles en un ataque en la provincia de Raqa (norte).

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó sobre los bombardeos del lunes en Bukamal, en la provincia de Deir Ezzor, en los que murieron 62 personas, entre ellas 42 civiles (11 niños y 14 refugiados iraquíes).

En un primer momento, el OSDH había evocado 30 muertos, pero luego aumentó el balance. Según esta organización con sede en Gran Bretaña, entre las víctimas figuran 20 yihadistas y sus familias.

En una declaración enviada a la AFP, la coalición precisa que llevó a cabo el domingo y lunes bombardeos contra unidades de producción de petróleo situadas a más de 50 kilómetros de Bukamal.

"Las informaciones que mencionan muertos civiles hacen referencia a objetivos en la ciudad misma, en donde no llevamos a cabo ningún bombardeo durante ese periodo", señala la coalición.

En cambio, agrega, "hubo bombardeos en Bukamal el 14 (de mayo) de países que no pertenecen a la coalición, así como el 15 por la mañana", agregó el comunicado, sin precisar de qué países se trata.

Las aviaciones siria y rusa ya llevaron a cabo bombardeos contra el grupo EI en Deir Ezzor, y en febrero la aviación iraquí bombardeó por primera vez a yihadistas en esta provincia, incluida Bukamal.

La coalición agregó que el domingo atacó la localidad de Al Akeryshi, en la provincia de Raqa, y que "transmitió para investigación las alegaciones sobre las víctimas civiles".

El OSDH informó sobre la muerte de 14 personas, de las cuales 12 mujeres, campesinas que regresaban de los campos en un convoy.

Las Fuerzas Armadas estadounidenses afirmaron en mayo que los bombardeos de la coalición en Siria e Irak provocaron la muerte "involuntariamente" de 352 civiles desde el comienzo de las operaciones contra el EI, en 2014.

Cifra que sería mucho mayor, según organizaciones de defensa de derechos humanos.

AFP

 AFP internacional