Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La crisis climática potencia el conflicto social

Los problemas climáticos se acentúan en países emergentes como India.

(Keystone)

El ecosistema planetario está en cuarentena. La principal amenaza es el acelerado calentamiento climático. Y las víctimas más golpeadas son las poblaciones desfavorecidas del Sur.

Este ha sido el tema central del seminario internacional que organizaron el pasado viernes en Berna las ONG suizas Acción Cuaresma y Pan para Todos.

Cerca de doscientos participantes provenientes del mundo de la cooperación al desarrollo y de las organizaciones ecologistas participaron en el debate inaugurado por Moritz Leuenberger, ministro suizo de Medio Ambiente,

Al subrayar la responsabilidad principal de las naciones desarrolladas en la actual emergencia climática, Leuenberger señaló que para coadyuvar al mejoramiento de esta situación Suiza "se comprometió a reducir las emisiones de CO2 en un 20 % hasta el año 2020".

Asimismo recordó la importancia de promover biocarburantes y de crear "semáforos sociales" en la búsqueda de soluciones.

Estas opciones no deben "amenazar la alimentación de la población mundial", sujeta muchas veces, incluso, a "especulaciones financieras y bursátiles", enfatizó el ministro suizo.

Reconociendo la brecha creciente entre el Norte y el Sur, Moritz Leuenberger, apostó por "los esfuerzos para reducir el cambio climático sobre la base de una real solidaridad mundial".

"Justicia climática"

"El cambio climático es una de las causas principales de las catástrofes naturales en aumento y del caos producido por la inseguridad alimenticia", indicó a swissinfo la antropóloga costarricense Lorena Aguilar, consejera mundial de género de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Y ese cambio climático "no se mide solamente con los dos grados de temperatura media en aumento que amenaza al ecosistema, sino con los miles de millones de rostros humanos que lo padecen", subrayando el impacto de género de los cataclismos.

"Cuatro de cinco de las víctimas mortales en los desastres naturales en el Sur son mujeres. El 70 % de las personas más pobres también son mujeres", enfatizó.

Lorena Aguilar, una de las dos invitadas de América Latina y el Caribe que participaron en el seminario de Berna, habló de tiempos políticos. "Los acuerdos internacionales para proteger el clima avanzan muy lentamente, en tanto los efectos desastrosos golpean aceleradamente".

De ahí la necesidad de medidas muy concretas y a corto plazo. "En primer lugar, el respeto de los acuerdos internacionales asumidos a partir de Kyoto. En segundo lugar, la solidaridad activa con las víctimas de esta situación".

Para Aguilar "las naciones del Norte son las principales responsables de estos cambios climáticos, por lo tanto es a ellas de asumir las consecuencias directas para paliar los efectos.. .Un simple acto de justicia", recalcó.

Desastre climático y miseria social

Un concepto compartido por Alexandre Kettly, del directorio nacional del 'Movimiento Campesino Papaya' de Haití invitada al foro de Berna.

Para la dirigente social caribeña, "Estados Unidos, que por sí solo emite el 23 % del gas de efecto invernadero en el planeta", está a la cabeza de las naciones industrializadas promotoras de esta situación.

Sin olvidar a países emergentes, como China e India, "que acentúan los problemas climáticos". Se trata, en síntesis, "de un modelo de desarrollo que desprecia la salud atmosférica" y que penaliza, particularmente, a los sectores más desfavorecidos de la población del Sur.

"Los desastres naturales golpean especialmente a los países pobres. Si entre 2000 y 2004, 268 millones de personas fueron afectadas cada año por cataclismos climáticos, un 98 % de las mismas habitan países en desarrollo".

Haití es uno de los ejemplos más emblemáticos. En los últimos 30 años, "la frecuencia de los desastres naturales aumentó en un 40% con respecto a las décadas de los 40, 50 o 60".

"En los últimos 20 años, nos convertimos en el símbolo de la devastación ecológica , social y económica del hemisferio americano", enfatizó la portavoz del Movimiento Campesino Papaya.

Los desafíos globales

Ante la injusticia climática, los desafíos globales del conjunto del planeta son enormes y exigen una especial responsabilidad de los estados, así como la movilización de la sociedad civil mundial. Síntesis conclusiva del seminario internacional de Acción Cuaresma y Pan para Todos.

Para las dos ONG helvéticas –ligadas a las iglesias católica y protestante-
existe también una responsabilidad global hacia las 850 millones de personas que padecen actualmente hambre en el mundo.

"Si no logramos reducir las emisiones de gas de efecto invernadero y limitar a 2 grados el aumento de la temperatura mundial, el hambre, la sequía, y los conflictos serán incontrolables, y reducirán a nada los esfuerzos de desarrollo", recalcan en el documento de base del cónclave de Berna.

swissinfo, Sergio Ferrari, Berna

Contexto

Pan para Todos y Acción Cuaresma son dos de las ONG más importantes de Suiza.

Ambas promueven anualmente una campaña de sensibilización y recolección de fondos. La problemática del hambre en el mundo se presentó como el tema principal de la campaña de 2008.

Para ambas ONG, nada amenaza tanto la existencia humana y el equilibrio del ecosistema como el calentamiento climático, fenómeno producido fundamentalmente en el Norte, pero que golpea especialmente los sectores más desfavorecidos del Sur.

Para ambas organizaciones la cuestión climática está íntimamente ligada a la de la justicia social.

Fin del recuadro

Datos clave

El calentamiento climático es una realidad provocada por los seres humanos, aunque no todos tienen la misma responsabilidad.

Un europeo provoca una emisión de 8 toneladas de CO2 por año, cantidad ocho veces mayor que la de un africano.

Un estadounidense produce emisiones anuales que llegan a las 20 toneladas.

Fin del recuadro


Enlaces

×