Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La cruz, símbolo universal y emblema de Suiza

La exposición en Einsiedeln.

(Keystone)

Cuando se cruzan dos líneas en forma rectangular, nace un símbolo genial: la cruz. Artistas, hombres de letras y de la Iglesia reflexionan en una exposición sobre la universalidad de esta emblemática figura.

Suiza tiene una relación íntima con la cruz. Por un lado el país helvético ostenta la cruz blanca sobre un fondo rojo como símbolo de su bandera nacional. Por otra parte, la cruz roja sobre fondo blanco es el indicativo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), organismo humanitario, con sede en Ginebra, con todas sus sociedades nacionales en los cinco continentes del planeta.

Los iniciadores de la muestra 'Las cruces del presente - Interpretación y Visiones', presente en la sala de exposiciones de la sociedad Panorama en Einsiedeln, analizan el carácter universal de la cruz, que por cierto rebasa el contenido religioso del mismo. Einsiedeln es un santuario de la Iglesia Católica ubicado en la parte central de Suiza.

Es cierto que la cruz identifica al cristianismo desde el siglo IV. Pero los 33 artistas que se ocupan del tema en la exposición de Einsiedeln, muestran con imágenes, instalaciones, textos, videos y eventos, la inusitada pluralidad y riqueza del símbolo de la cruz. El Budismo, el Islamismo, el Judaísmo y el Cristianismo conocen la figura de la cruz y la interpretan en formas muy variadas.

La cruz es genial y trivial al mismo tiempo. Se trata de una manifestación arcaica conocida desde que nuestros antepasados dibujaron figuras geométricas sobre piedras de algunas cuevas. Desde entonces la cruz ha aparecido en contextos muy diversos y contradictorios. Significa sufrimiento, muerte, tortura, erotismo, protección, misericordia, redención.

También se ha utilizado como símbolo de orden y para la orientación geográfica. La cruz aparece en las matemáticas, en la geometría, en la arquitectura y en el arte. Son muy famosos los iconos del pintor Salvador Dalí y sus visiones de Cristo.

Este símbolo es además una manifestación de la madre tierra. Pueblos primitivos en diferentes partes del mundo la usan en sus ritos y danzas para provocar tempestades y para pedir lluvia y fecundación de los campos de cultivo.

La cruz ha atravesado los siglos y hoy se utiliza fuera de un contexto religioso como marca y producto comercial. En la modernidad la multiplicación de la cruz no tiene límites y representa tal vez la antípoda más radical a la línea perfecta, que es el círculo. El círculo une, la cruz divide.

La exposición en Einsiedeln, 'Las cruces del presente - Interpretación y Visiones', acaba de abrir y dura hasta octubre. El evento está acompañado de simposios y presentaciones artísticas durante todo el periodo.

Erwin Dettling, Zúrich


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×