Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mineros chilenos en huelga bloquean una ruta fuera de la mina de cobre Escondida, a unos 145 km al noreste de Antofagasta, el 8 de marzo de 2017

(afp_tickers)

La economía chilena creció 0,1% en el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo de 2016, el peor resultado desde 2009, lastrada por la fuerte contracción de la minería, anunció este jueves el Banco Central.

Por su parte, la inversión se contrajo un 2,4%, una tendencia que vive por tercer trimestre consecutivo, también arrastrada por la caída de la construcción y otras obras.

Sin embargo, en términos desestacionalizados, el producto interno bruto (PIB) registró un alza con respecto al trimestre previo, señala la institución.

En el cuarto trimestre del 2016 la expansión interanual del PIB fue 0,5%, aunque en su medición desestacionalizada anotó una baja de 0,4%.

El mayor revés para el PIB provino de la minería, que registró una contracción del 13,8% en el primer trimestre, en particular el cobre, cuya producción se desplomó un 14,4%, aunque el resto de la minería también se redujo en un 7,3%.

La huelga de 43 días que paralizó Escondida, la mayor productora de cobre del mundo en febrero y marzo, fue la principal causante de este descalabro.

A ello se suma la menor ley del mineral, es decir, la cantidad de mineral que se obtiene en algunos yacimientos, recuerda la institución.

Chile es el principal productor mundial de cobre, con casi un tercio de la oferta, equivalente a unas 5,6 millones de toneladas anuales y la minería contribuye a cerca del 10% del PIB.

Frente a la contracción de la minería y en menor medida la caída de los servicios empresariales, el Banco Central destaca el dinamismo de la actividad pesquera, el comercio y los servicios personales.

En su informe sobre Cuentas Nacionales, el instituto emisor señala que el gasto interno aumentó en los tres primeros meses del año un 2,9%, impulsado principalmente por el consumo de hogares y de gobierno y, en menor medida, por la inversión.

La actividad industrial creció 0,9%, luego de tres trimestres consecutivos de caídas, gracias a la contribución positivia de la industria alimenticia y metal mecánica.

En cuanto al comercio exterior de bienes y servicios, las exportaciones registraron una caída del 4,9% (la segunda caída trimestral consecutiva), mientras que las importaciones crecieron 4,2%.

En ambos casos el resultado "reflejó el desempeño del componente de bienes, particularmente de productos mineros en el caso de las exportaciones, e industriales manufacturados en el de las importaciones", señala la institución.

- Economistas optimistas -

Aunque la economía chilena ha registrado la peor expansión interanual en ochos años, "se distinguen hechos positivos, como el mayor incremento del gasto interno y de las importaciones", dicen los economistas del Banco Santander en un análisis tras el anuncio de los resultados.

En pleno año electoral para reemplazar a la presidenta socialista Michelle Bachelet -las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en noviembre-, los analistas consideran que "lo peor ya pasó en términos de actividad" y la "recuperación será gradual".

Los analistas del banco vaticinan un crecimiento para este año del 1,5%, en el mismo rango que las previsiones del Banco Central: 1%-2%.

El pasado año, la economía chilena creció 1,6%, su tasa más baja en siete años.

AFP