Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La economía respira; pero el franco sigue su "vuelo"

Las exportaciones suizas, el primer rubro que sufre los efectos de un euro débil.

(Keystone)

El primer semestre del 2010 arrojó un balance positivo para la economía suiza: el desempleo cedió, la actividad productiva remontó y la deuda pública se redujo.

En contrapartida, el franco suizo sigue una escalada que el banco central dejó momentáneamente de contener. La Unión Sindical Suiza se inquieta y estima que dicha apreciación podría cobrar hasta 30.000 empleos.

Suiza es una de las economías que mejor ha librado los estragos de la crisis y cuya recuperación en 2010 avanza con mayor solidez.
No obstante, aunque el primer semestre cerró en una situación mucho más sólida que la de los vecinos, persiste un problema cambiario que, de no resolverse, comprometerá la recuperación.

El franco, la migraña suiza

En 12 meses, el euro ha perdido ya 22 centavos frente al franco.
El pasado 30 de junio, el tipo de cambio se ubicó en históricos 1,30 francos suizos por euro, el nivel más bajo que ha tenido la divisa europea desde su creación hace más de una década.

La Unión Sindical Suiza (USS) abrió fuego de inmediato y solicitó (01.07) al banco central una nueva intervención para contener lo que llama una “apreciación destructiva”.

La organización que enarbola el interés de los trabajadores helvéticos afirma que las exportaciones suizas corren el riesgo de frenar en seco, lo que implicaría eventuales cierres de empresas y la pérdida de hasta 30.000 empleos.

A título institucional, la USS explica a swissinfo.ch que “la competitividad de la industria exportadora se degrada frente a sus competidores, y la presión sobre los salarios se acentúa, lo que provocará despidos y la deslocalización de plantas de producción que encontrarán que Suiza es demasiado cara para seguir produciendo aquí”.

Defender o no la moneda

“Debido al rol de moneda refugio que juega en Europa, el franco suizo ha sido constantemente presionado durante los últimos meses. Y las razones son claras: la existencia de fundamentos macroeconómicos sólidos, un crecimiento económico que superará al de la zona euro en 2010 y 2011, y la existencia de finanzas públicas ordenadas (en materia de déficit y endeudamiento)”, afirma a swissinfo.ch Christoph Riniker.

Y para el Jefe Investigación Estratégica del banco Julius Baer es previsible que la relación franco suizo-euro se mantenga estable (en los niveles actuales) durante los próximos meses.

Cabe recordar que una divisa reacciona como cualquier otro bien en el mercado internacional, esto es, a mayor demanda de petróleo, oro o algodón, más elevado será su precio. Esto es justamente lo que ha sucedido con el franco.

Esta semana, el mercado cambiario ha tomado un respiro. El lunes (05.06) la paridad se ubicó en 1,33 francos suizos por euro, un nivel que alarma menos que el de los días previos, pero que se mantiene lejos de la tasa ideal de 1,48 francos por euro que anhelan los exportadores.

El BNS ha trabajado intensamente desde que inició el 2010 en mantener una paridad cercana a los 1,42 francos suizos por euro, un objetivo que ha implicado que desembolse más de 70.000 millones de francos suizos destinados a la compra de euros y otras divisas extranjeras.

Sin embargo, y sin entrar en detalles, Thomas Jordan, vicepresidente del banco central anunció hace unos días (17.06) que el banco central abandonó temporalmente dicha estrategia de rescate.

En la experiencia internacional, no hay reservas internacionales que resistan una embestida de volatilidad de la talla de la experimentada por Suiza.

Exportaciones, PIB y empleo avanzan

Pese a los temores de cierre de empresas y pérdida de empleos de la USS, no todo son malas noticias. De hecho, los resultados macroeconómicos que ha presentado

Suiza durante la primera mitad del año son en general positivos.
El PIB avanzó 2,2% durante el primer semestre con respecto al mismo lapso del 2009, según cifras preliminares de la Secretaría de Estado de Economía (Seco).

Por su parte, las exportaciones aumentaron 10% durante el primer semestre del año, y, particularmente, durante el bimestre mayo-junio avanzaron 12%, revelan los primeros datos de Administración Federal de Aduanas (AFA).

En tanto, el desempleo, el indicador que más inquieta a la población, cede de forma consistente. Tras alcanzar una tasa máxima de 4,5% en enero, se redujo a 3,7% en junio, lo que implica la creación de al menos 25.000 nuevas plazas entre enero y junio.

De acuerdo con la Seco, el desempleo se reduce en prácticamente todos los cantones, incluidos aquellos en donde este problema se ha acendrado durante los últimos años, como Ginebra, Neuchâtel, Vaud, Jura o el Tesino.

Y a diferencia de los meses previos, los jóvenes de entre 15 y 19 años se perfilan como uno de los grupos que más oportunidades laborales encontraron en 2010, ya que su tasa de desempleo es de 2,2% actualmente, mientras la media nacional es de 3,7%.

Durante el segundo semestre del año, estima la Seco, Suiza avanzará por mérito propio, pero no estará exenta de retroceder si la fragilidad de los vecinos continua.


El primer semestre del 2010 se inscribió en el terreno de lo positivo; el segundo, aún titubea sobre la dirección que tomará.

EN DEUDA, SUIZA ALECCIONA A EUROPA

El 5 de julio del 2000, La Confederación Helvética decidió poner freno a su endeudamiento público y consiguió reducirlo a 111.000 millones de francos suizos el pasado 30 de junio, lo que equivale a 40% del PIB.

La zona euro, en contrapartida, se endeudó a gran escala durante la misma década y los pasivos de esta región económica ascienden en promedio a 85% del PIB, un nivel inmanejable para los gobiernos.

Confrontados a este problema, algunos países de Europa, con Alemania a la cabeza, estudian el modelo suizo y los instrumentos de los que ha echado mano el gobierno helvético para reducir sus deudas.

Fin del recuadro

CONTEXTO

La Unión Sindical Suiza (USS), integrada por un total de 16 sindicatos que representan a su vez a un total de 360.000 miembros, defiende los intereses de los trabajadores frente al gobierno y las empresas.

La bolsa de valores suiza también tuvo un buen desempeño entre enero y junio. Se trata de un mercado defensivo capaz de enfrentar con solidez los malos tiempos. De hecho, según Julius Baer, sólo las economías emergentes de Asia tuvieron un mejor desempeño bursátil que Suiza.

Empresas suizas con una gran presencia comercial en Asia y Norteamérica, como Nestlé, Swatch, Roche o Zurich Financial Services, sobrellevarán mejor los efectos negativos de un franco excesivamente fuerte.

Entre las noticias negativas del primer semestre, Suiza enfrentó 3.137 quiebras empresariales, 26,2% más que el año previo, con lo que se convirtió en un dato histórico para el país.

El principal índice de la bolsa de valores suiza (SMI) ha avanzado 11,2% durante el último año, sinónimo de una recuperación paulatina y consistente.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes