Navigation

La informática para mejorar resultados olímpicos

Un ejercicio gimnástico analizado por el programa de Dartfish. Dartfish

Una tecnología producida por una fábrica helvética podría mejorar el rendimiento de los atletas en los Juegos de Atenas.

Este contenido fue publicado el 03 agosto 2004 - 11:12

Una empresa de Friburgo, Dartfish, especializada en electrónica, abastece ya cerca del 90% de los equipamientos deportivos en Estados Unidos.

La gran mayoría de los telespectadores todavía no conoce su nombre. Pero los aficionados de los deportes ya vieron ciertamente en acción el invento tecnológico de Dartfish.

Su primera invención, SimulCam, apareció en efecto en las pantallas de la televisión a fines de los años 90. Permite sobreponer la trayectoria de varios deportistas en competición, en este caso esquiadores.

Hoy, este programa de imágenes electrónicas es utilizado en un gran número de deportes, que van del salto de esquí a las carreras de auto de Fórmula 1.

A pesar de su éxito, SimulCam representa actualmente sólo el 15 % de la cifra de negocios de la empresa de Friburgo.

Una tecnología accesible

De hecho, es otro el programa informático que constituye la mina de oro de Dartfish. Este programa combina la SimulCam y Stromotion, es decir, que produce una imagen estroboscópica de los movimientos del atleta.

El estroboscopio es un instrumento que permite ver como lentos o inmóviles objetos que se mueven de forma rápida y periódica, mediante su observación intermitente.

Esta tecnología no necesita grandes instalaciones: solamente una pequeña videocámara y un ordenador portátil.

Gracias a este equipo, es posible sobreponer cada secuencia del movimiento de un atleta en el momento del entrenamiento, lo que permite mejorar su técnica.

La gran ventaja de este equipo, según Jen-Marie Ayer, el director ejecutivo de Dartfish, es su sencillez. "Esperamos que nuestro producto pueda mejorar notablemente los resultados de los atletas. Es en todo caso una técnica perfectamente legal", afirma.

De hecho, el programa ya es utilizado por 5.000 deportistas de alto nivel. Y la sociedad de Friburgo apuesta en los Juegos Olímpicos de Atenas por promover sus ventas.

Pero esto no es todo. La empresa tiene previsto diversificar su oferta abriéndose hacia el sector de la educación. Así en Gran Bretaña, 350 escuelas secundarias ya adoptaron el programa. Los alumnos no procuran convertirse en dioses de los estadios, sino que simplemente mejorar su aprendizaje del deporte.

Un producto de marca

Al mismo tiempo, Dartfish continúa comercializando su primer programa, el SimulCam, que hace las veces de tarjeta de visita. En Atenas, siete cadenas de televisión lo adoptaron. "Nuestra presencia en Atenas nos permite llegar a los entrenadores y vender nuestro nuevo producto”, señala Manuel Reusens.

El simulador, SimulCam, representa en sí un gran potencial de crecimiento, según este directivo de Dartfish.

"Recibimos un gran número de consejos de productores de emisiones televisivas para mejorar nuestro primer programa, lo que no siempre conseguimos”, precisa. "Pero el recién nacido de nuestros productos tiene la ventaja de que puede ser fácilmente actualizado", concluye.

swissinfo, Scott Capper
(Traducción: Alberto Dufey)

Contexto

La empresa Dartfish fue creada a fines de 1998 en el cantón de Friburgo.
Cerca de 18 millones de francos han sido invertidos.
En 2004, las ventas deberían alcanzar 7,5 millones de francos.
Emplea a 25 personas, 8 en los Estados Unidos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.